En la semana mundial de la lactancia materna refuerzan las ideas de su importancia

 

BUENOS AIRES- Contención familiar, licencia laboral de al menos seis meses, lactarios y guarderías en los lugares de trabajo e información sobre los beneficios de la lactancia son clave para que la mujer pueda sostener el amamantamiento, aseguraron especialistas en el marco de la Semana Mundial de la Lactancia Materna.

«Los beneficios de la lactancia materna son innumerables. Durante la primera infancia será menos susceptible a infecciones respiratorias, gastroenteritis, intolerancia digestiva (en prematuros), otitis media aguda y tendrá mejor visión», indicó a Télam el médico neonatólogo Miguel Larguía.

Larguía, presidente de la Fundación Neonatológica, añadió además que «el bebé amamantado a pecho será un adulto con menos riesgo de sobrepeso, diabetes, algunos tipos de cáncer, celiaquí­a y enfermedad inflamatoria intestinal».

Por estos y otros beneficios es que especialistas y la Organización Mundial de la Salud recomiendan que los bebés sean alimentados exclusivamente con leche materna durante los primeros seis meses de vida y que la lactancia se extienda al menos hasta los dos años como complemento de los alimentos.

«Para que la mujer que lo desea pueda llevar adelante este esquema, es necesario que cuente con una serie de apoyos que van desde el plano familiar hasta el laboral y social», aseguró María Luisa Ageitos, médica pediatra y asesora de UNICEF.

Y continuó: «Durante el embarazo y después del parto la mujer necesita de cuidados especiales porque ha atravesado profundas transformaciones en su organismo y en este contexto el apoyo de su entorno es fundamental no sólo desde lo afectivo, sino desde lo operativo: hacer los mandados, la comida, atender a los hijos mayores, entre otras cuestiones».

«Criar un niño es una responsabilidad compartida entre padres y madres desde el primer día. El hombre debe reclamar su derecho a presenciar el parto y compartir esta primera hora, que llamamos la `hora de oro`, junto a su compañera», indicó, por su parte, Antonio Morilla, presidente de la subcomisión de Lactancia Materna de Sociedad Argentina de Pediatría (SAP).

En este sentido, Morilla observó que «la mayoría de las campañas sobre los beneficios de la lactancia están dirigidas a las mujeres  y esto es un error porque se genera una presión exclusivamente sobre la mujer, como si fuera sólo su responsabilidad en lugar de asumir que se trata de una tarea de toda la sociedad».

«El hombre no puede dar la teta, pero puede hacer todo lo demás de la casa y también acompañar el amamantamiento. Una acción que nosotras incentivamos es que ayude a la prendida al pecho, ya que  para la mujer con un sólo brazo es más difícil», comentó la puericultora Laura Krochik, directora de la Asociación Civil Argentina de Puericultura.

«En el plano laboral, el trabajo en negro o las presiones para que la mujer regrese pronto a su puesto hacen que las licencias sean inexistentes o cada vez más cortas», remarcó la doctora Ageitos, quien aseguró que la licencia no debería ser inferior a seis meses, lo que sucede sólo en algunos lugares del país por legislación provincial o municipal.

Y añadió que «por más que haya cada vez más información sobre los beneficios, no hay una valoración social de la lactancia y ni siquiera hay una conciencia sobre el beneficio económico ya que  la mujer que da la teta faltará menos por enfermedad de su hijo».

«Con el regreso al trabajo sostener la lactancia es muy difícil pero no es imposible. Algo que ayudaría en el ámbito laboral sería la existencia de lactarios, que no necesitan gran espacio, sino un cuarto, un sillón cómodo y una heladera donde poder guardar lo extraído», señaló por su parte Sandra Ullua, madre líder de la Liga de la Leche Argentina, que organiza para el sábado 4 de agosto la 6° Teteada del Oeste (Teatro Don Bosco, Ramos Mejía).

«Sin embargo -prosiguió- la existencia de estos espacios es escasa y la mujer termina teniéndose que sacar leche en el baño, el lugar más sucio de todo edificio, parada, y frente a otras personas. Esto va haciendo que la producción de leche disminuya».

Según los datos del último estudio de Situación de la Lactancia Materna en Argentina de 2011, elaborado por el Ministerio de Salud de la Nación, el 60% de los bebés de dos meses se alimenta con leche materna exclusivamente, proporción que se reduce al 45% al cuarto mes y al 30% a los seis meses de edad.

La Semana Mundial de la Lactancia Materna, que se celebra entre el 1 y el 7 de agosto, se conmemora este año bajo el lema «Lactancia Materna: un triunfo para toda la vida» y en cada país se desarrollarán una serie de actividades en pos de difundir sus beneficios.