«Pensé que se había desmayado de los nervios», dijo el novio de la joven asesinada en un colectivo en Merlo

Aviso publicitario
banner dia verde moron

MERLO- El novio de Jenifer Vallejos, la chica asesinada en el colectivo durante un asalto en la localidad de Pontevedra, dijo que podría reconocer al hombre que inició el tiroteo dentro del transporte, al que acusó de haberle arruinado la vida.

En la puerta del Hospital Simplemente Evita, donde falleció su novia, Pablo explicó en el hecho también resultó herido su hermano, de 16 años, quien recibió un tiro en la ingle izquierda, por la que fue operado y se encontraba fuera de peligro.
«(Los delincuentes) querían robar y salió un viejo atrás del colectivo, entró a disparar y le dio un tiro a mi hermano y un tiro a mi novia», relató a la prensa el joven llamado Pablo.
«Pensé que por los nervios se me desmayó nomás, no pensé que tenía un tiro», dijo el joven respecto de Jenifer, y añadió que «le decía `mi amor, te amo, dale levantate, vamos al hospital`», tras lo cual la trasladó a un centro asistencial de González Catán.
Luego, agregó que, al llegar al lugar una médica de la guardia, le pidió que la ayudara a sacarle la campera y entonces notaron que «tenía un tiro en la cabeza».
El muchacho relató que cuando luego derivaron a Jenifer al hospital Simplemente Evita él la acompañó en la ambulancia y vio que en la guardia se encontraba uno de los delincuentes del colectivo, que había ingresado con tres heridas por roces de bala provocadas por el hombre que disparó.
«Vine con ni novia en ambulancia (al hospital Simplemente Evita) y entré por guardia y había un tipo que le habían dado un tiro en el ojo. Me llamó el jefe de policía y me preguntó `¿éste es?` y le dije `sí, ese hijo de puta es`», aseguró respecto a cómo lo reconoció de inmediato.
Sobre el hombre que inició el tiroteo, aseguró que su hermano «también lo vio», que tras el hecho «salió corriendo», lo describió como un «viejo canoso, con anteojos, narigón, feo» y que no tendría dificultades para reconocerlo si lo volviera a ver.
«Lo que no entendí es por qué empezó a disparar, si era policía tendría que haber sido más pillo», dijo en referencia a la posibilidad de que el hombre fuera un efectivo de seguridad, aunque las autoridades hasta esta tarde descartaban esa línea de investigación.
Finalmente, Pablo describió a Jenifer, con quien estaban de novios desde hacía «un año y medio», como una chica hermosa, buena, estudiaba, todas las calificaciones bien, una buena persona, compañera».
De igual forma se expresó la madre de la víctima, de nombre Marcela, quien aseguró que la chica era «muy vivaracha» y su «cómplice» y que como quería que su hija «viva en otras personas y darle la oportunidad a otras madres que están sufriendo porque sus hijos se están muriendo» decidió donar sus órganos.