Iniciativa para implementar el juicio por jurados

Un proyecto de ley que introduce la figura del juicio por jurados en el proceso penal en la provincia de Buenos Aires fue presentado en la Legislatura bonaerense por el presidente del bloque del PJ en el Senado, Osvaldo Goicoechea, y su par de Diputados, Raúl Pérez, que serviría para incorporar en el Código Procesal Penal bonaerense el juicio por jurados.

Establece que el jurado estará integrado por doce miembros titulares y seis suplentes que habiten en la provincia de Buenos Aires y que deberá reflejar los diversos sectores existentes en la comunidad.

Serán de competencia del tribunal de jurados los delitos de homicidio, abuso sexual, corrupción de menores, privación ilegítima de la libertad y homicidio en ocasión de robo, entre otros.

En el proyecto se aclara que el juicio por jurados no resultará aplicable a imputados sujetos al fuero de la responsabilidad penal juvenil.

El juicio será presidido por un magistrado del Tribunal en lo Criminal, que deberá determinar la calificación legal del delito y la pena para el juzgado, en el caso en que el jurado lo considere culpable.

Plantea que para ser jurado es necesario ser argentino nativo o naturalizado con no menos de cinco años de ciudadanía, tener entre 18 y 65 años, estar domiciliado en el departamento judicial del tribunal competente, haber completado los estudios primarios y no tener condena por el delito de falso testimonio.

Establece que no podrán ser miembros del jurado quienes se desempeñen en cargos públicos en los Poderes Ejecutivo y Legislativo o entes descentralizados, quienes ejerzan la magistratura u otras funciones en el Poder Judicial, integrantes de las fuerzas de seguridad, abogados, escribanos y procuradores.

La lista de personas que integrarán el jurado será determinada por sorteo público entre los miembros del padrón electoral correspondiente a los partidos del departamento judicial que entienda en el caso.

Al comenzar el juicio, el juez informará a los miembros del jurado que a partir del juramento que deberán prestar al efecto quedan en situación de incomunicados y que no podrán comentar el caso ni escuchar o leer o ver noticias sobre el caso a decidir hasta la emisión del veredicto.

Determina que el juez no podrá, bajo pena de nulidad, interrogar a testigos, peritos e intérpretes y el incumplimiento de esta prohibición constituirá falta grave. Una vez finalizado el debate, el jurado deliberará en sesión secreta y continua, en la que para un pronunciamiento de
culpabilidad requerirá del voto afirmativo de ocho de sus miembros.

En caso de no alcanzarse esa mayoría, la cuestión será debatida hasta tres veces y, de mantenerse la situación, se absolverá al acusado.

En los fundamentos del proyecto, se expresa que “este sistema de enjuiciamiento pone a nuestro país y a la provincia de Buenos Aires a la altura de las legislaciones más avanzadas de Occidente”.

Se determina, además, que “incorpora al pueblo en la administración de justicia penal y garantiza su participación en la resolución de los casos más graves” y se explica que “facilita el acercamiento del pueblo a la justicia y coadyuva en la construcción de un ejercicio responsable de la ciudadanía”.

“Permite que el acusado sea juzgado por sus pares, lo cual proporciona directa legitimidad democrática al veredicto de culpabilidad o no”, reza la iniciativa y aclara que “no limita en modo alguno las garantías procesales del imputado, sino que las potencia”.

Fuente: (InfoBAN)