Hurlingham: Se burlan de los más humildes para molestar a un concejal

HURLINGHAM- La crisis política de Hurlingham tras la ruptura del bloque de concejales oficialistas, está generando un clima extraño y consecuencias inesperadas.
El primero que sufrió consecuencias ajenas a la política fue el concejal Miguel Quintero, al que le prendieron fuego el auto el pasado 17 de abril.
Ahora te tocó el turno al concejal Ernesto Benítez, al que le hicieron una “picardía” política cuyos costos lo sufrieron sectores humildes del barrio en el que vive el concejal.
En el día de ayer (martes 30 de abril), desconocidos repartieron volantes anunciando que “EL DIA 1° DE MAYO ESTARESMOS ENTREGANDO CHAPAS, COLCHONES, FRAZADAS, GUARDAPOLVOS, ETC. TRAE TUS NECESIDADES, TE DAREMOS RESPUESTAS. ESTAREMOS EN ALVAREZ PRADO Y SANTA CLARA EN EL KIOSCO ‘LOS ABUELOS’ DEL CONCEJAL ERNESTO ‘PELUSA’ BENITEZ. A PARTIR DE LAS 9 DE LA MAÑANA. ES HASTA AGOTAR EL STOCK”. El volante lleva la firma de Juanchi Zabaleta Conducción y del concejal Ernesto Benitez del Bloque FPV Hurlingham con Cristina.
El volante “trucho” fue confeccionado con el obvio objetivo de generar malestar entre los vecinos que fueran a buscar esos elementos prometidos y no encontraran respuesta.
La “picardía” apuntaba a colocar el concejal Benitez en una situación más que incómoda al no poder afrontar la demanda de la gente. Lamentablemente, el más perjudicado no fue Benitez, si no la gente humilde que fue utilizada para la chicana política interna.
Ernesto Benítez comentó lo sucedido a El Ciudadano, y relató que “mi señora abre el negocio (un kiosco ubicado dentro de la propia casa) a las 9 de la mañana y empezó a venir gente porque habían panfleteado en el barrio y en los alrededores con volantes que decían que íbamos a repartir chapas, colchones, guardapolvos y otras cosas, y la gente venía y pedía esas cosas y le decían que iban a venir a casa a las cuatro de la mañana para empezar a hacer colas y mucha gente se fue enojada, porque a algunas personas cuando mi señora le decía no era verdad, se iban enojados”.
Benítez asegura que “todo esto comenzó cuando me separé del intendente, tampoco lo puedo acusar porque yo no lo sé, pero desde que decidimos separarnos del bloque pasan estas cosas, le prendieron fuego al coche del concejal Quintero, a mi me amenazaron y ahora esto”.
Con respecto a las amenazas recibidas, Benítez comentó que “A mi el domingo me amenazan desde una moto, me amenazaron y me gritaron y ‘a vos te dimos de comer, te matamos el hambre”. Nada es casualidad”.
Ernesto Benítez, junto a otros cuatro concejales (Hilda López, Mario Palleiro, Miguel Quintero y Carmen Cittadino) abandonaron el oficialismo conducido por Luis Acuña y decidieron quedarse en el kirchnerismo conformando el bloque Frente para la Victoria, Hurlingham con Cristina.
En la entrevista con El Ciudadano, Benítez se descargó diciendo: “Miré, desde que cuatro concejales y yo decidimos cambiar el rumbo político, nos pasa esto. Yo de mi vida hago lo que quiero, no le pido permiso a nadie para hacer lo quiero. Es más, te voy a decir algo que todavía nunca lo había dicho porque yo tengo códigos, una semana antes (de abandonar las filas oficiales) yo lo había hablado con Nito (Bertinat) y él me dijo que estaba todo bien “es tu destino, es tu futuro, yo no puedo decirte nada” me dijo. Hasta ahí estaba todo bien, por eso digo, yo le avisé, no es que me fui por atrás. Yo trabajé políticamente quince años para este hombre (Luis Acuña), quince años trabajé para el intendente. Yo venía de trabajar en Martín y Martín (empresa recolectora de residuos contratada por la Municipalidad), me bañaba, estaba un rato con mi mujer y después iba a abrir la Unidad Básica. Quince años así, y ahora andan diciendo que me mató el hambre y que me regaló no sé qué cosa. A mí nadie me regaló nada, la casa en la que vivo, yo me anoté y salí sorteado con el número 018. Por eso digo, no me regaló nada. Mi hija que también tiene una casa en otro barrio y la tiene porque pagó puntualmente la chequera cada mes. Yo le agradezco la oportunidad que me dio, pero al hombre yo le pagué con trabajo político. El que me conoce, sabe que yo toda la vida milité en política, y ahora decidí buscar otro rumbo político. ¿A quién mate?”
Ernesto Benítez no ocultó su bronca por lo sucedido y siguió diciendo: “de golpe somos importantes, ahora somos importantes. Antes éramos cinco concejales más. Ahora que decidimos tomar decisiones políticas empezaron los problemas. A Miguel Quintero le prendieron fuego el auto a la vuelta del Concejo Deliberante, en la puerta de un colegio. Después dijeron que fue un corto circuito, todos saben que es mentira. Hay vecinos que vieron cuando desde una moto colorada le tiraron una piedra a la ventanilla y después le tiran una botella adentro, los bomberos y nosotros que después estuvimos ahí y vimos la botella, por eso digo, no fue un corto circuito. ¿qué es?, ¿otra casualidad?.”
Y se siguió preguntando “¿qué vamos a hacer?, ¿qué vamos a esperar?, ¿qué les pase algo a los otros concejales?, ¿hasta cuándo?. Mirá, si te tienen que ganar en las urnas que te ganen, pero no así. A mí me enseñaron que el que gana conduce y el pierde acompaña. Si el hombre gana yo voy a ser el primero que voy a felicitarlo, porque yo no pretendo nada ni tengo nada malo contra nadie. Pero que no se metan con mi familia ni con mis nietos. El daño material lo recuperás pero el daño psicológico de los chicos y mi esposa no, no es fácil. A mí me pueden putear como hicieron en el Concejo Deliberante, donde nos tiraron cosas, nos insultaban, por eso digo, a mi podes putearme todo lo que vos quieras, pero eso sí, yo no le robé la plata a nadie ni estafé a nadie, no hice nada más que cambiar el rumbo político, sólo elegí otra cosa. Yo en este momento quiero seguir trabajando para Cristina. Y hago política y no me meto con su familia, ni con su hijo, ni con su nieto, ni nadie de su familia, sólo espero que nadie se meta con mi familia”.
Con respecto a los vecinos que se acercaron atraídos por el volante apócrifo, Benitez dice que “le explicamos que nosotros no tenemos ni chapas ni colchones para repartir, para eso esta acción social de la Municipalidad, pero algunas personas lo entendían bien, pero algunos otros se van muy enojados”. “A mí me da bronca por que se burlan de la gente pensando que me hacen mal a mí”, concluyó.