Con distintas actividades se recordará a los fallecidos en las inundaciones ocurridas hace un año en La Plata

 

LA PLATA- La Comisión por la Memoria de la provincia de Buenos Aires (CPM) inaugurará el viernes la muestra “Inundación y después” en el Museo de Arte y Memoria

A partir de las 18 habrá una charla abierta a cargo del juez Luis Arias, el defensor penal juvenil Julián Axat y el copresidente de la CPM, Hugo Cañón.

Se trata de una muestra construida con el aporte de la comunidad, de fotógrafos que cubrieron la inundación del 2 de abril de 2013 y los días siguientes, y la participación de artistas y colectivos artísticos de La Plata.

Sandra Raggio, directora general de promoción y transmisión de la memoria de la CPM, explicó que “generar un espacio de elaboración de lo que sucedió hace un año en La Plata, Berisso y Ensenada tiene que ver con pensar las políticas de la memoria no sólo ligadas a la dictadura, sino también al presente”.

“Son situaciones que alteran nuestra cotidianeidad y nos hacen pensar en ciertas dimensiones de la vida social, política, cultural que antes no habíamos pensado. Esta muestra es una forma de reparación de esa experiencia traumática para el conjunto de la sociedad: generar un espacio donde volver a narrar y reflexionar lo que pasó”, precisó.

Agregó que “es para pensar las huellas que nos deja en nuestra subjetividad, las cosas que quisiéramos transformar a partir de lo que pasó, el impacto que las múltiples dimensiones de la vida social”.

La muestra, que podrá visitarse en calle 9 Nº 984, estuvo pensada en torno a los ejes: hechos, solidaridades, sensibilidades.

En tanto, Helen Zout, fotógrafa de la CPM y curadora de la muestra, explicó que “la idea fue cubrir todos los momentos de la inundación y el después de la tragedia, la solidaridad, la organización barrial, el rechazo a la impunidad ante el desastre”.

Destacó que “se recibieron trabajos de reporteros gráficos de medios de comunicación y también registros caseros”.

Por su parte los maestros de los colegios platenses acompañaron a los niños que se encontraban en estado de shock tras la inundación del 2 de abril porque «como docentes, queríamos que los nenes exteriorizaran todo lo que tuvieran adentro, sus miedos», contó Cintia Dellacasagrande, maestra de 4to grado de la Escuela Nº 16.

Los días posteriores a la tragedia «hicimos charlas en las aulas, cada uno contó lo que le había sucedido, su experiencia y dónde se refugió esa noche”, contó la maestra a Télam.

“Como docentes, queríamos que los nenes exteriorizaran todo lo que tuvieran adentro. También les propusimos que pintaran. Algunos dibujaron muertos en el agua, autos dados vueltas y ellos subidos arriba de techos junto a sus familias”, relató.

La docente, que junto a sus compañeras realizó colectas de comida, útiles, ropa y muebles, detalló que “las primeras semanas nos ocupamos de lo urgente, íbamos a las casas de los nenes que no estaban asistiendo a entregarle comida y ropa para que puedan volver, y les dábamos desayunos en el colegio”.

“Para tranquilizarlos siempre les decimos que no volverá a volver a pasar. Ante la posibilidad de una tormenta, los nenes se asustan y hay que explicarles que es sólo una pequeña tormenta”, contó.

De todos modos, graficó que “por las dudas, la gran mayoría de los niños no asiste a clase los días de lluvia porque vive en barrios de difícil acceso” y aseveró que “temen volver a perder sus cosas, desde la carpeta hasta su cama… son chicos de recursos limitados y lo poco que tenían se los llevó el agua”.