La salud reproductiva y el derecho de la mujer a decidir en la provincia de Buenos Aires

En la provincia de Buenos Aires se ha avanzado muchísimo en los derechos reproductivos y en la salud de las mujeres, aunque aún hay deudas pendientes.
De esto y otros temas más se puede leer en el libro recientemente publicado Salud reproductiva y derecho a decidir – Experiencias sobre ligadura de trompas en la provincia de Buenos Aires.
Este libro muestra riesgos, daños y sufrimientos evitables que las leyes no sólo no evitaban sino que promovían; y muestra también que las leyes pueden ser condición necesaria, pero no suficiente para que los sujetos – en este caso, las mujeres y las parejas -, accedan a los medios para poner en práctica aquello que les permite proteger su salud.
Cuenta parte de la historia y de este presente en relación con la ligadura tubaria en el marco más general de los derechos y prácticas de salud de las mujeres, y de la perspectiva desde los servicios y políticas de salud.
El libro está escrito como un encuentro de pensamientos y perspectivas producto de estudios, investigación y reflexiones que surgen del compromiso de quienes integran sus páginas, la compilación y parte de los trabajos ha sido realizada por Liliana Siede, con prólogo del Dr. Mario Pecheny, la Dra. Florencia Luna y el Dr. Ricardo Algranati.
Por su parte, la Dra. Patricia Urbandt, pionera en el campo de la bioética en esta problemática, aporta su perspectiva representando al equipo de salud, y el prestigioso Comité de Bioética del Hospital de Comunidad de Mar del Plata en su conjunto, contribuye con la mirada de quienes fueron testigos claves en el cambio que se produjo en la relación médico-paciente, que pasó de la indicación terapéutica otorgada por el médico al reconocimiento del derecho de la mujer a decidir por sí misma al menos en este punto, que son los comités de bioética cuyo rol fue clave en la década de los noventa y parte del dos mil, para cerrar, con las palabras del Dr. Luis Guillermo Blanco, otro pionero argentino en el campo de la Bioética, los derechos humanos y el Derecho.
El libro tiene el gran mérito de haber incursionado en la temática en tiempos en que la ley restrictiva constituía el marco político y regulatorio que impedía o dificultaba para la gran mayoría de las mujeres el acceso a la ligadura y a ejercer el derecho a decidir sobre su propio cuerpo, invitándonos en la actualidad, a pensar en el cómo continuar ahora que la ligadura «es legal» y que ya ha pasado cierto tiempo, llevándonos también, a pensar y reflexionar en otro colectivo de mujeres jóvenes, que fallecen por abortos clandestinos y la necesidad de la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo.
La ligadura tubaria y la anticoncepción quirúrgica en general ponen en tensión la idea de sexualidad hegemónica, al menos aquella que legitima la sexualidad en la medida en que está vinculada con la procreación. Este tipo de anticoncepción implica aceptar una vida sexualmente activa pero permanentemente cerrada a la posibilidad de tener más hijos.
El acceso a la ligadura para las mujeres y las parejas que lo deseen y/o lo necesiten es un instrumento que la técnica anticonceptiva moderna brinda y que no está todavía garantizado universalmente. Este libro, desde sus múltiples miradas, aporta luz sobre una prioridad de la salud sexual y reproductiva de nuestro país.
El derecho de las mujeres a decidir sobre su propio cuerpo se nutre hoy de la memoria colectiva que muchas mujeres de la provincia de Buenos Aires fueron construyendo desde sus necesidades expresadas en cartas personales, dirigida a instituciones como hospitales públicos y Jueces y que hoy, desde una perspectiva histórica se visibilizan con una identidad de orden público, devenidas en una comunidad de mujeres bonaerenses, con un pasado e identidad común, transformándose de esta manera en agentes sociales cuya sumatoria de acciones se transformó en una acción política que impulsó y contribuyó a lograr cambios en el Estado, como la promulgación de la ley 26130, a través del reconocimiento de su derecho a decidir, sin paternalismos.
Por ello, interrogar nuestro pasado histórico, desde el presente, nos permite comprender, valorar y aprender de sus experiencias pero ya no como población vulnerable sino como hacedoras de cambios, culmina la reseña del presente trabajo.