Justicia legítima se constituirá orgánicamente como Asociación

BUENOS AIRES- Los encuentros por una Justicia Legítima celebrados ayer y antes de ayer en la Biblioteca Nacional tendrán su réplica el próximo 31 de mayo en la Ciudad de La Plata, donde quedarán «constituidos orgánicamente» como asociación.
El objetivo será el de profundizar aún más el debate sobre cómo democratizar el sistema judicial, eje principal de los que convocaron a más de dos mil asistentes en la Biblioteca Nacional.
La noticia fue confirmada por el fiscal federal Félix Crous, uno de los organizadores de las jornadas y quien fuera recientemente nombrado como responsable de la nueva Procuraduría de Narcocriminalidad (PROCUNAR), y que también bregó porque la discusión se «replique en todas las provincias» del país.
«Hemos concluido dos días de encuentros, deliberaciones y conclusiones sumamente productivas; esto es un hito dentro de un proceso que comenzó hace mucho tiempo y se concretó con la publicación de nuestro primer documento», celebró Crous, tras finalizar la lectura de las conclusiones que arrojaron los cuatro talleres realizados en el día de la fecha.
Por su parte, la Defensora General de la Nación, Stella Maris Martínez, afirmó al realizar un balance en diálogo con la prensa, que «hay puntos que han quedado claros como el ingreso irrestricto al sistema judicial mediante examen, la transparencia, la necesidad de participación ciudadana, de jueces que sean realmente independientes de todos los factores de poder y que se nutra del apoyo del pueblo para tener esa independencia».
«Nosotros no somos un grupo disidente. Formamos todos parte del sistema de administración de justicia, y estamos expresándonos», sostuvo.
Y agregó: «Acá no hay ningún grupo disidente, acá hay gente que le parece que hay que cambiar las cosas en el Poder Judicial, y que se cambió mucho, se hicieron cosas muy buenas, se avanzó, pero creemos que hay que avanzar un poco más, y quizás en ciertos temas hacerlo más rápido».
Los cuatro talleres, que se llevaron a cabo en distintos auditorios de forma simultánea y organizados en ejes más concretos sobre el concepto de democratizar el Poder Judicial, arrojaron en el final del encuentro las conclusiones que fueron compartidas durante el cierre en el Auditorio Jorge Luis Borges.
Estas también fueron acompañadas por una reflexión del jurista portugués Antonio Cluny, único expositor internacional en los encuentros por una Justicia Legítima.
Las deliberaciones sobre «Mecanismos de Ingreso, Promoción y Disciplinarios de los Poderes Judiciales y Ministerios Públicos» derivaron en una ratificación de que el ingreso a la administración debe hacerse por examen y que «esta sea la única vía posible de ingreso» de acuerdo a la Constitución que «pide que sólo se cuente con idoneidad para ocupar cargos públicos».
También se hizo hincapié en la necesidad de «abolir la precarización laboral» dentro del Poder Judicial, al igual que insistir que éste «no es un problema presupuestario, sino que es un problema de decisión de creación racional de vacantes».
Otro de los puntos giró en torno a la «creación de un escalafón calificado y público para que todos tengan acceso del conocimiento de quienes están en condiciones de ser promovidos» y que se ponga en consideración «no sólo la antiguedad, sino también la capacitación» de los aspirantes a los cargos, teniendo en cuenta su compromiso con los Derechos Humanos.
La periodicidad de los cargos, mejorar los mecanismos de control de la gestión y la necesidad de definir «el perfil del juez, que tiene que entender que está brindando un servicio», fue otra temática.
El taller sobre «Independencia Judicial» abordó la relación entre la administración de Justicia y los grupos de poder, algunos de ellos enquistados en el sistema desde la última dictadura; el aumento de la participación ciudadana y la «falta de horizontalidad del Poder Judicial» que podría resolverse mediante la supresión de jerarquías.
«Hay prácticas que se concentran en el interior del Poder Judicial y que generan mecanismos de subordinación, sometimiento y de obediencia, que son muchas veces difíciles de resistir. Existe una subcultura de grupo muy potetente que no se iniciaba dentro del poder, sino que tenía que ver con la formación que recibían quienes ingresaban a la administración de justicia desde las facultades de derecho», subrayaron.
Los «mecanismos autoritarios» heredados del paso del terrorismo de Estado en la Argentina y su efecto en el Poder Judicial; la necesidad de elaborar un lenguaje más claro que permita a la ciudadanía informarse mejor sobre sus resoluciones y transparentar el sistema acercándolo a la ciudadanía, fueron otros de los temas desprendidos de las deliberaciones en todos los talleres, como el de «Gestión Democrática y Participación Ciudadana» y «Recursos, Política de Transparencia y Rendición de Cuentas».