Venta por internet de anteojos: Una estafa para la población y una degradación para el profesional óptico

27/03/2017
VENTA X INTERNET

BUENOS AIRES. Por ENRIQUE MUJICA-  La venta en internet de anteojos de sol es un fenómeno que crece y afecta a los pacientes que requieren algún tipo de lentes ya sea para lectura como para prevenirse del sol, pues, como advierte el Colegio de Ópticos de la Provincia de Buenos Aires (COPBA), la venta por internet pone en juego la salud visual de la población, pues no hay ninguna seguridad que detrás del anteojo vendido por la web tenga el control de un óptico matriculado.

La salud visual

Es lógico que se puedan vender desde un terreno hasta una un par de zapatos, pero vender anteojos de sol o lentes de lectura es algo peligroso. Lo que se debe tener en cuenta es que está en juego la visión de la población, y por tanto es necesario lograr una legislación que regule esta actividad que conlleva riesgos para la ciudadanía.

De todas formas hay que recordar que la ley provincial 12.239 plantea que “la venta de lentes debe realizarse únicamente en comercios de ópticas habilitados por el Colegio de Ópticos y el Ministerio de Salud y contar con un profesional del rubro óptica”.

Hasta el momento, lo más habitual de encontrar en internet es la venta de anteojos de sol. Al respecto, Judith Pizzatti, presidente del COPBA, señala que “en la práctica se confunden con anteojos a esos elementos que se venden en locales que no son ópticas habilitadas por el Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires, sin un profesional matriculado en nuestro Colegio. Esos elementos son un adorno, no son anteojos de sol. El anteojo de sol es algo más complejo, tiene ciertas normas y requisitos que cumplir y son cristales oftálmicos tallados con filtros que el profesional podrá asesorar al paciente”.

Hay que advertir a la población que una gran cantidad de los anteojos que se ofertan en las tiendas virtuales se desconoce su procedencia y habría que ver si tienen la calidad técnica para proteger de los rayos del sol”. Por su parte, Adrián Peralta, tesorero del COPBA, explica que “los anteojos que sí pueden protegernos del sol son aquellos que tienen los filtros UV, que frenan y protegen de los rayos ultravioletas (UV) que emanan del sol” y destaca que “sólo el profesional óptico es aquel que tiene el conocimiento suficiente para saber qué anteojos tienen la protección UV”.

Competencia desleal y esquive a la cuestión fiscal

Es sabido que el fenómeno de la venta por internet tiene un crecimiento fuera de la común. Tanto en Europa como en América latina, se estima que el crecimiento en el último lustro rozó el 30% anual promedio, según coinciden diversas consultoras que miden las ventas en la red.

En este sentido este fenómeno es una competencia desleal porque degrada y hasta elimina al profesional óptico, quien estudió cuatro años para lograr un título, otro tiempo importante para desarrollar e invertir un capital para abrir la puerta de su óptica y mantener la capacitación permanente ante los diversos avances que presenta la ciencia y la industria óptica.

Comprar en las tiendas virtuales sin dudas es desconocer que se compra un anteojo que no se sabe por quién fue aprobado y por quien es comercializado.

También la comercialización virtual de los anteojos de sol o armazones (hasta el momento) para lentes de lectura presenta otra arista más de su competencia desleal. Quienes comercializan en las redes virtuales en la mayoría de los casos esquivan la inversión de un local de exposición, el montaje del taller, la sala de trabajo y todos los costos que implican tener una óptica con un profesional matriculado y los cumplimientos fiscales ante los organismos competentes.

 

Una vez más “el COPBA alerta a la población a que no adquiera anteojos por internet, y se disponga a visitar a su óptico de confianza porque nuestra visión no es uniforme. Cada uno tiene una vista diferente, y por esto se requiere el trabajo de un óptico profesional. Y, además, llamamos a las autoridades a regular este fenómeno porque en el medio está en juego la salud visual de la población”.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *