Los industriales festejan las reformas laborales que quitan derechos a los trabajadores

08-11-2017

CAPITAL FEDERAL- La conducción de la Unión Industrial Argentina (UIA) expresó su respaldo “a la filosofía y las líneas principales” de la reforma tributaria y laboral que impulsa el gobierno y que perjudica notablemente a los trabajadores. Aunque ya avisaron que pedirán todavía más.

Los integrantes de la Junta Directiva de la UIA se reunieron con los ministros de Trabajo, Jorge Triaca; de Hacienda, Nicolás Dujovne, y de Producción, Francisco Cabrera, en la sede de la entidad, en el centro porteño.

Los ministros presentaron los aspectos principales de las reformas tributaria y laboral anunciadas la semana pasada por el presidente Mauricio Macri, diseñadas, según afirmaron, teniendo en cuenta el trabajo previo realizado con los sectores productivos para escuchar sus necesidades, y ayudarlos a ser competitivos y crear más empleo.

Las propuestas de reformas fueron “claramente bien recibidas” afirmó a la prensa el presidente de la UIA, Miguel Acevedo, tras el encuentro en el que estuvieron representadas todas las provincias y los sectores productivos de la entidad, convocados en el salón del primer piso del edificio de la UIA.

“Para el sector industrial las reformas que se están debatiendo hoy son trascendentales, fomentan la inversión en tecnología y la generación de trabajo. Solamente podemos avanzar si articulamos consensos entre todos los sectores: empresarios, trabajadores, y Estado”, expresó Acevedo.

Los representantes sectoriales y regionales ponderaron la importancia de impulsar medidas como las propuestas para una morigeración en la carga y una modificación en la estructura impositiva que enfrentan las empresas, promover una reducción de la informalidad y de la litigiosidad en el ámbito laboral, e impulsar la inversión productiva y la generación de empleo.

En particular, se destacó la posibilidad de recuperar en seis meses el IVA de las inversiones realizadas, la reducción del Impuesto a las Ganancias sobre utilidades no distribuidas y la eliminación del Impuesto a los Débitos y Créditos (pago a cuenta de Ganancias).

Si bien los industriales plantearon sus preocupaciones por el impacto que tendrá una modificación al alza de impuestos internos para las producciones y economías regionales, Acevedo admitió que “los ministros no se comprometieron a revisar los anuncios, simplemente tomaron nota de las observaciones”.

“Los reclamos se orientaron a los impuestos a las bebidas y productos regionales como el vino, las bebidas azucaradas y con alcohol, y a lo que se sumó la situación del bioetanol”, reseñó Acevedo sobre el anuncio de incrementos de impuestos internos para vinos, espumantes, cervezas y bebidas azucaradas.

A pesar de los planteos de los representantes de las economías regionales, el titular de la UIA explicitó la reacción de los funcionarios: “No se comprometieron a nada. Esos eran los puntos que pensaban debían tener los impuestos y sólo quedaron en verlos”.

Para aclarar supuestas interpretaciones sobre los beneficios que tendrán las reformas, resaltó que “no son solamente son para las empresas, conforman un cambio que lleva a tener mayor cantidad de participantes en el pago de tributos, esto mejora a la producción en la Argentina y es a la vez una mayor posibilidad de más empleo y mejores condiciones de esos empleos”.

Daniel Funes de Rioja, uno de los vicepresidentes de la entidad, entendió que en las medidas hay “un gradualismo de aplicación de la parte de beneficios contra una aceleración en lo que hace a cargas previsionales y la eliminación del crédito fiscal que tienen impacto en las economías regionales ligadas a las producciones y sus cadenas”.

“Propusimos continuar ese diálogo para buscar los consensos básicos que propuso encontrar el presidente, pero hay preocupaciones concretas”; admitió el también titular de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (Copal).

También consideró que las reformas apuntan a resolver “la patología de los altos impuestos al trabajo, cuestiones de eficiencia en la regulación, burocracia excesiva para el empĺeo y esta reforma que va hacia el blanqueo y la simplificación es en favor de la microempresa y el empleo de calidad en un país en el que hay un 35 por ciento de argentinos en no registrado”.

En los pasillos de la sed de la UIA se destacaba como primer dato positivo que se pudiera estar discutiendo de las reformas impositiva y laboral, algo que el sector venía reclamando como necesidad para dar competitividad a la industria y a la economía argentina.

Así como hay medidas que acompañan hay puntos en los que pidieron reflexión y cuya revisión los industriales guardan esperanzas de poder modificar a partir del anteproyecto que está haciendo circular el gobierno, previo al debate parlamentario.

 

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *