Archivo de la etiqueta: Universidades en el Conurbano

Revive el proyecto para crear la Universidad de Hurlingham

HURLINGHAM- (Por Rody Rodriguez) El proyecto de que Hurlingham tenga su Universidad pública volvió a reflotarse el pasado 12 de mayo, cuando en la Casa de la Cultura de Hurlingham, se realizó una reunión de vecinos con ese propósito.

Motorizado por el ex concejal Víctor Stefanoni, la iniciativa de creación de la Universidad Nacional de Hurlingham tiene su antecedente más inmediato la ordenanza aprobada por unanimidad, el 11 de mayo del 2001, en el Concejo Deliberante en la que “…se declaraba de Interés Social y Municipal el proyecto de creación de la Universidad Nacional de Hurlingham…”.

La ordenanza fue elaborada por el entonces Presidente del Bloque Alianza UCR-Frepaso, Víctor Stefanoni, junto al entonces concejal José Luís Nanoia, también de la Alianza. El Proyecto contó con la adhesión de los concejales de ese momento como el hoy intendente Luis Acuña y la ahora senadora María Esther Barrionuevo.

Ese proyecto nació en mayo del 2001, un año tristemente célebre para la Argentina. Con esa crisis que sufrió el país gobernado por Fernando de la Rúa resultaba imposible pensar en la concreción de un proyecto de esa naturaleza. En una época en la que se derrumbaban todas las instituciones no existía la más remota posibilidad de crear una institución universitaria.

Luego se sucedieron otros gobiernos y la iniciativa propuesta en su momento por el vecino Enrique López, quedó en la nada.

Ahora el mismo López, más Alberto Portillo y Víctor Stefanoni, junto con las autoridades de la Casa de la Cultura de Hurlingham, retomaron la idea de la Universidad local y comenzaron a tener reuniones con el fin de sumar adhesiones para ese objetivo.

El primer paso fue la integración de una Comisión Pro Creación de la Universidad Nacional de Hurlingham, en la que, además de Stefanoni, López y Portillo, participan Diego Bur, Juan Manuel Castellanos, Erika Escudero, Patricia Fernández, Daniel Ferreiro, Claudio Larriviere, Víctor Hugo Oviean, José Luis Parada y Alberto O. Quinteros.

Las universidades en el Conurbano

Es probable que la idea de la Universidad de Hurlingham haya estado enmarcada (aunque con algunos años de atraso) en la creación de varias universidades públicas en el conurbano a fines de los 80 principios de los 90: (La Matanza y Quilmes en 1989; San Martín 1992, General Sarmiento en 1993; Lanús, y Tres de Febrero en 1995), pero luego esa tendencia se detuvo, hasta convertirse en inviable.

Luego de varios años de paralisis, comenzó a experimentarse una recuperación económica, iniciada durante el gobierno de Néstor Kirchner, y con continuidad en la gestión de Cristina Fernández. Fue durante su gobierno que en muchos distritos del Gran Buenos Aires nacieran universidades públicas. 

Sólo en el 2009 se crearon las universidades de Avellaneda, Moreno, Merlo, Florencio Varela y José C. Paz. También hay oferta universitaria en Ezeiza (en este caso es una Universidad Provincial).

Es decisión del gobierno nacional de alentar la creación de universidades en el conurbano puede favorecer a los promotores de Hurlingham.

Porque también es cierto que cada nueva universidad creada contó con respuestas favorables. Los números son contundentes. Son casi 150 mil alumnos que pueblan estas nuevas casas de altos estudios.

En su casi totalidad, esos estudiantes pertenecen a familias que jamás habían llegado a la universidad. El crecimiento de matrícula de las universidades suburbanas es constante, en detrimento de la UBA o de la Universidad de La Plata en las que el número de ingresantes baja año tras año.

El ministro de Educación de la Nación, Alberto Sileoni, defiende las universidades nacionales creadas en el conurbano bonaerense asegurando que “tienen sentido y sostenibilidad porque responden a la necesidad de muchos estudiantes que son la primera generación de universitarios en sus familias y que de no haber tenido esta posibilidad no hubieran seguido estudiando”.

No obstante están los que sostienen que esta oferta debe tener límites y que no es cuestión que cada municipio tenga su universidad, sobre todo si existen alternativas en distritos vecinos.

En el caso de Hurlingham los jóvenes con deseos de cursar una carrera universitaria hoy tienen la posibilidad de hacerlo en Caseros (Universidad de Tres de Febrero), en San Miguel (la de General Sarmiento) o en San Justo (la de La Matanza), aunque una gran cantidad de pibes de Hurlingham intentan seguir sus estudios en la Universidad de Morón, que es privada aunque con costos más bajos que otras casas privadas. 

En ese sentido es necesario analizar profundamente el comportamiento y el camino que emprenden los egresados de las escuelas secundarias locales (públicas y privadas) y sería positivo pensar  en una Universidad que tenga una oferta de carreras que no estén en las universidades de los distritos cercanos.

Share Button