19.7 C
Buenos Aires
domingo, 20 enero, 2019

Valorada rutina

Por GABRIELA CHAMORRO. Para mí amanece a las seis. En invierno cuesta por el frío y la noche cerrada pero ahora que los días empezaron muy...

Felicidad en doce cuotas fijas

Por GABRIELA CHAMORRO. Es tiempo de descuento y por lo tanto fue imposible no sucumbir ante tantas tentaciones como ese tapado de corte A, color...

Sensación térmica

Por GABRIELA CHAMORRO. No es que yo tenga una profunda vocación ecologista aunque debo decir que por supuesto me preocupa, y mucho, las agresiones que...

Libertad de expresión

Por GABRIELA CHAMORRO. La primera apareció poco después de cumplir los treinta. No me preocupé, porque era casi imperceptible. Fue después de que nació mi tercer...

Resistida adopción

Por GABRIELA CHAMORRO. Cachirula llegó a mi vida con los primeros indicios de la vejez (de la mía, no de la de ella) ya que...

Adolescentes en apuros

Por GABRIELA CHAMORRO. Mi panorama es de lo más variado: una obra de teatro de Alejandro Casona, varios cuentos de Edgar Allan Poe, Arlt, Gianni...

No solo libros

Dimos vueltas y vueltas diseñando el asunto, decidiendo el lugar y escogiendo qué pondríamos en ella. Lo que para algunos no tendría demasiadas vueltas...

La abuela de todos

A veces la vida nos premia con sucesos inesperados. A mi me pasó. Fue con una huella en el alma. Me la dejó una...

Madres de juegos

«En el puente de Avignón todos bailan, todos cantan, en el puente de Avignón todos cantan y yo también»… Es increíble como se...

Nuevos brotes

Lidia, una adorable viejita que vivía en Las Flores y que veía seguido cuando llevaba a mis nenas a visitar a su abuela...

Que vuelvan las muñecas

Muchas noches de mi infancia las pasé abrazada a sus patas largas. Me la había hecho mi tía Lillian. Era negra, tan alta como...

Tarde de plaza

El llegó con su mujer y sus dos hijos en su imponente camioneta importada. Le costó estacionar en la cuadra de la plaza pero justo...

Manicure

Nunca, nunca más me voy a pintar las uñas de rojo. Como se aproximaba la invitación al casamiento me dediqué a cuidarme por dos semanas...

…y comieron perdices

Dar el “sí” por tercera vez no es poca cosa. Es más,  en los tiempos que corren en los que tanto mujeres como hombres...

El pesado apelativo

Siempre lo murmuraban o lo charlaban muy en voz baja cuando ella se estaba yendo. Siempre con una mirada de recelo, a veces de...