Horror en Pilar: bebé dado por muerto estaba vivo

PILAR- Un bebé prematuro que fue dado por muerto al nacer en el hospital «Juan Sanguinetti», del partido bonaerense de Pilar, y que sobrevivió gracias a que la abuela se dio cuenta de que presentaba signos vitales y alertó a la pediatra de guardia, se encuentra en grave estado, con pronóstico reservado.
Gisele Franco, mamá de Santino, el bebé de 25 semanas de gestación que nació con 660 gramos, manifestó hoy que tiene «esperanzas de que salga adelante» y confirmó que la ginecóloga que atendió el parto (durante la madrugada de 18 de noviembre) le dijo que «nació muerto y lo dejó en el piso».
La joven contó a la prensa que tuvo a Santino «en el consultorio de la ginecóloga de apellido Villegas, que me dijo que el bebé nació muerto; lo puso en una chata, lo tapó con un trapo verde y lo puso en el piso, debajo de una mesada».
«Yo estaba en shock», señaló la mujer, quien confirmó que fue su mamá, Isabel, «la que se dio cuenta de que el bebé estaba vivo porque se movía».
Franco relató que luego llegó la pediatra, «que enseguida calentó suero fisiológico, cubrió al bebé y pidió urgente una incubadora al hospital de Derqui» y agradeció su trabajo porque le «salvó la vida».
En tanto, el director del Hospital Materno Infantil Comodoro Hugo César Meisner, de la localidad bonaerense de Derqui, Néstor Quinioñes, a donde fue derivado el chiquito, informó hoy que el estado de Santino «es delicado y se encuentra estable».
El médico precisó que «llegó al hospital en estado delicado debido a su prematurez extrema y presenta un cuadro de enfermedad cardíaca y de hemorragia plexo cordial», similar a un derrame cerebral y se encuentra en la unidad de terapia intensiva.
Por su parte, el director del hospital «Juan Sanguinetti», Gustavo Niotti, consideró hoy «inadmisible» y «repudiable» que se haya dado por muerto al bebé.
La máxima autoridad del hospital sostuvo que a la «ginecóloga que asistió el parto se le inició un sumario», porque «debió seguir un protocolo» indicado para estos casos.
Niotti explicó que el bebé «se encuentra en grave estado con un pronóstico reservado», pero dijo que la maternidad municipal donde lo están atendiendo «está altamente calificada para llevar a buen término el desarrollo, seguimiento y crecimiento de la criatura».
Al ser consultado sobre el descargo que realizó la profesional dijo que «no hay nada que pueda rescatarse» del escrito, aunque señaló que ya fue analizado por él y ahora está siendo analizado por el Departamento Legal de la Municipalidad de Pilar.
Aseguró que en el caso «no se cumplieron los procedimientos que indican los manuales» y dijo que el bebé «debe recepcionarse con una pediatra al lado».
«Eran elementos que la profesional tenía a mano porque la guardia del hospital tiene un equipo compuesto por un especialista en ginecología, 2 cirujanos, 2 traumatólogos y 2 pediatras, una de ellas neonatóloga», indicó.
«Aquí lo que no privó es el sentido común y la utilización del protocolo», indicó.
En ese sentido, la responsable de la campaña en favor de los bebés prematuros de Unicef, la médica Zulma Ortiz, aseguró que los niños que nacen antes de término y pesan menos de 1.500 gramos integran un grupo de alto riesgo que «necesita condiciones obstétricas especiales».
«Es importante no poner toda la responsabilidad en el último eslabón de la cadena de atención, como es en este caso la ginecóloga que asistió el parto, sino entenderlo como una falla del sistema», afirmó Ortiz en diálogo con Télam.
La experta explicó que «existe un decálogo con los derechos más vulnerados en los prematuros y el derecho 2 dice que los recién nacidos tienen derecho a ser atendidos en lugares adecuados».
«Básicamente -agregó- el concepto de lugar adecuado es el lugar que cumple con las condiciones obstétricas y neonatales esenciales».
En este sentido, explicó que el Hospital Juan Sanguinetti de Pilar, donde nació el bebé, «es de agudos, y si bien tiene pediatras y ginecóloga, no es el adecuado para tratar a un prematuro de 660 gramos».
«Los lugares que están preparados para recibir prematuros se encuentran generalmente en sitios donde hay más de mil partos al año», dijo la especialista de UNICEF.
El profesor titular de la Cátedra de Pediatría de la Facultad de Medicina de la UBA, Néstor Vain, explicó a Télam que en el caso de bebés prematuros hay que realizar una observación y revisación detallada antes de emitir un diagnóstico. «Es necesario contar con un lugar con la infraestructura necesaria y especialistas entrenados en atención de prematuros de bajo peso», coincidió.
El caso de Santino recuerda al de Luz Milagros Verón Boutet, la beba chaqueña que tras permanecer 12 horas en la morgue del Hospital Perrando -de Resistencia- fue rescatada con vida.
La beba ya cumplió siete meses y, según Analía, su mamá, «Luz se aferró a la vida y los peores pronósticos médicos se han superado.