La violencia de género no merma: Una mujer atacada con un hacha y dos adolescentes asesinadas

En medio de  una discusión familiar en Coronel Pringles un hombre golpeó a su mujer con un hacha, le disparó a su hijastro y luego se quitó la vida.

El hecho ocurrió la noche de este miércoles en una vivienda ubicada en España al 200, donde se hizo presente la policía tras recibir un llamado por violencia familiar, según indicó La Nueva.

De acuerdo con lo informado, Raúl Álvarez discutió con su pareja Mónica López y la golpeó en la cabeza con un hacha. Luego, le disparó con un arma de fuego al hijo de la mujer, Mauro Adrián Tizzano, y lo hirió en la cabeza. Finalmente, Álvarez se quitó la vida con el arma de fuego.

López y su hijo fueron trasladados al hospital local y luego derivados de urgencia al Hospital Penna de Bahía Blanca.

Este nuevo caso de violencia de género se suma a dos adolescentes muertas en los últimos días en el interior del país.

Magalí Guadalupe Ojeda, la adolescente de 16 años que había sido vista por última vez el sábado pasado, fue encontrada asesinada el lunes por la noche en un descampado de la localidad santafecina de Coronda con signos de haber sido atacada sexualmente. Es el segundo femicidio de adolescentes en menos de cuatro días en el país. El mismo día en que desaparecía la joven en Santa Fe, en la provincia de Córdoba, en la estancia La Florida, ubicada en las afueras de Jesús María apareció el cadáver de Wanda Abigail Navarro, de 15 años, a quien habían visto por última vez el jueves cuando salió desde su casa para ir al colegio.

El cuerpo de Ojeda fue hallado el lunes alrededor de las 20 en las inmediaciones de Coronda, en un descampado de la calle Mitre, a unas 12 cuadras de la ruta nacional 11. Una persona que pasó por ese lugar, escuchó ladridos de un perro, se acercó a ver qué sucedía y encontró el cadáver. Estaba boca abajo y con los pantalones bajos. Minutos después llegó al lugar personal de la Unidad Regional XV San Jerónimo y el médico legista, quien examinó el cuerpo sin vida.

Por la noche, el fiscal a cargo, Marcelo Nessier, ordenó realizar las diligencias de rutina: autopsia, relevamiento de la escena del crimen, recolección de testimonios, entre otras medidas.

El informe preliminar de los médicos forenses precisaron que la adolescente murió por ahorcamiento y que el cadáver presentaba rasguños en el rostro, marcas alrededor del cuello y un fuerte golpe en la cabeza. Según fuentes de la investigación, la chica tenía un morral vacío y en el lugar había tirados unos 250 pesos, por lo que los investigadores suponen que el móvil del crimen no habría tenido que ver con un robo, sino con un ataque sexual. El cuerpo tenía entre 12 y 24 horas de fallecimiento, estimaron los forenses.

De acuerdo a las mismas fuentes, los forenses esperan encontrar material genético bajo las uñas de la adolescente ya que el cuerpo presentaba signos de que la joven intentó defenderse de su agresor. Los peritos apuestan a que esos datos junto con los resultados de los análisis complementarios realizados por los especialistas permitan determinar el perfil genético del asesino.

Según publica un portal de noticias provincial, la chica habría estado en la ciudad de Gálvez, donde se la habría visto el viernes por la noche con un acompañante ocasional. En tanto que la última vez que se la habría visto con vida habría sido al día siguiente en la ciudad de Coronda, con otra persona.

Por ese motivo, la investigación apunta en principio a un hombre que vive en las cercanías de la ciudad de Rosario, a quien habrían visto en compañía de la adolescente el sábado. Este es el segundo caso de femicidio adolescente en cuatro días. El lunes, la policía cordobesa detuvo a un hombre de 29 años acusado de ser el asesino de Abigail Navarro. El caso fue caratulado como “homicidio simple” y el arresto se hizo el domingo, un día después de que apareciera el cuerpo de la joven, en ropa interior y con signos de haber recibido golpes en la cabeza y marcas de un lazo en el cuello. El lunes, cientos de personas entre familiares, amigos y vecinos se concentraron en la Departamental Colón de Policía en Jesús y marcharon en silencio y con velas para exigir justicia por Wanda.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA