La Coca Cola quedó picante con el gas pimienta que la policía tiró a los trabajadores despedidos

Efectivos de la Policía de la Ciudad reprimieron a trabajadores de Coca-Cola que reclamaban contra los despidos en la planta embotelladora de gaseosas con una manifestación en Callao y Corrientes. La policía impidió con gas pimienta y golpes el corte en las avenidas. Por la represión, al menos diez trabajadores resultaron heridos y fueron trasladados al Hospital de Clínicas.

«Me echaron a las 4 de la tarde por teléfono. Somos laburantes y nos están reprimiendo. Esto es una vergüenza», contaba a los gritos uno de los despedidos mientras intentaba sobreponerse a los golpes y empujones de los policías. «Paren un poco, por favor», se escuchaban los gritos de los trabajadores mientras los efectivos avanzaban sobre la protesta dando golpes.

Los trabajadores, acompañados por militantes de organizaciones de izquierda, denunciaron que este miércoles a la noche la firma Femsa, la planta de Coca Cola en Pompeya, comunicó los primeros 23 despidos. Las cesantías llegaron luego de que en la secretaría de Trabajo le negaran a la empresa el procedimiento preventivo de crisis. Según pudieron saber los despidos llegarían a 32 a lo largo de esta jornada.

«Tenemos medidas judiciales abiertas y la empresa avanza y comienza a despedir. Sabemos que esto es parte de un plan de flexibilización laboral porque no pudieron demostrar que están en crisis», explicó Cristian Durand uno de los trabajadores afectados.

Por tal motivo, este jueves se convocaron en Corrientes y Callao para realizar un corte y manifestarse en repudio de los despidos. En ese contexto, efectivos policiales reprimieron con palos y gas pimienta a los trabajadores para evitar el corte total de las avenidas.

 

DEJA UNA RESPUESTA