El mate también es un bien de lujo y ahora se cree que puede haber desabastecimiento por medida de fuerza de los productores

Reclamaban un mínimo de $13,50 por kilo de hoja verde y la industria ofreció apenas $10,10. Por la medida de fuerza podría faltar yerba en las góndolas.

Los productores de la hoja y los secaderos por un lado y los industriales no alcanzaron este jueves un acuerdo por el precio de la yerba (verde y canchada) y ahora será el gobierno de Mauricio Macri el que laude en la discusión y fije su valor.

Tras el fallido encuentro que tuvo lugar en el Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM) en Posadas, Misiones, los productores anunciaron medidas de fuerza desde la próxima semana lo que podría derivar en el desabastecimiento de yerba en las góndolas.

Ante la falta de acuerdo será el gobierno nacional el encargado de fijar el precio para el kilo de hoja verde y de la canchada.

Según adelantó Julio Petterson de la Asociación Civil de Productores Yerbateros del Norte de Misiones en diálogo con minutouno.com realizarán acampes en las distintas rutas para impedir el transporte de yerba mate, ya sea hoja verde, canchada (seca, sin moler) y elaborada. No cortarán rutas pero sí bloquearán la entrada y salida de camiones de los molinos.

De acuerdo con Petterson “el valor debería ser 16 pesos, pero estamos teniendo un gran gesto al pedir 13,5 porque las subas del combustible, de la energía y el aumento de todos los costos nos están matando, están matando a las economías regionales”.

En la actualidad, el kilo de hoja de yerba verde está $8,40 mientras que la canchada (estacionada) está $31,90. De obtener en el laudo del gobierno el valor por kilo de hoja verde que piden ($13,5) el kilo de la hoja canchada se iría a unos 54 pesos y a cerca de $95 a la salida del molino. Así, en la góndola llegaría en promedio a los 150 pesos.

De obtener la suba que buscan el kilo de yerba en la góndola se iría a 150 pesos en promedio.

“El kilo de hoja verde a 13,5 pesos es el mínimo necesario para poder seguir trabajando”, advirtió Petterson y cargó contra los intermediarios que son, según explicó, “unos pocos que se llevan la mayor parte del precio y quieren ajustarnos a nosotros para que el precio final no se dispare”.

En la cadena de valor de la yerba esto queda claro. Por “debajo” del precio de la hoja canchada viven unas 47 mil familias entre productores, tareferos, secaderos y transportistas. Por “encima” del precio de la canchada se encuentra la industria concentrada en unas 8 empresas y los supermercadistas.

“Para que se den cuenta, estas 47 mil familias se quedan con el 13% del precio que paga el consumidor y el secadero con el 18%. En tanto, el Estado se lleva el 24%, la molinería con otro 24% y el intermediario con el 21%”, es decir que casi el 70% del precio final de la yerba lo explican distintos segmentos de la cadena de valor que no están vinculados con la producción.

El referente de los productores yerbateros advirtió que en los últimos años los pequeños secaderos comenzaron a desaparecer ahogados por los bajos precios que reciben y en esta última etapa más aún por las altas tasas de interés que deben enfrentar para poder financiarse.

“El sector yerbatero se sigue concentrando en pocas manos desde hace tiempo. Cuando arrancamos en 2002 en Misiones y Corrientes había unos 230 secaderos, hoy con suerte no sé si llegamos a los 120. Pero el ritmo de esta concentración en los últimos tres años fue mucho más galopante” advirtió Petterson y denunció “esto es una crisis programada para matar a los pequeños y concentrar el mercado entre los grandes que son los que tienen la espalda para aguantar esta situación”.

DEJA UNA RESPUESTA