El gobernador, Daniel Scioli y el intendente de Morón, Lucas Ghi en el barrio Carlos Gardel

Daniel Scioli, el ministro de Seguridad, Ricardo Casal, el jefe de la Policía bonaerense, Juan Carlos Paggi, y el intendente de Morón, Lucas Ghi, participaron de un operativo policial en el cual se expusieron los resultados de los distintos allanamientos que se realizaron en toda la Provincia.

El resultado de los procedimientos, que fueron 64, se dio a conocer en el barrio Carlos Gardel de El Palomar. Allí se pudo confirmar el secuestro de armas de fuego, drogas, vehículos y motos robadas, entre otros elementos incautados en distintos barrios de zona norte y oeste.

Las tareas, que contaron con un despliegue de alrededor de 600 efectivos policiales, fueron realizadas en conjunto por personal de las Jefaturas Departamentales de Pilar, San Martín, Morón, Moreno, Merlo, La Matanza y San Isidro. Además, participaron de la operación dos helicópteros con visión nocturna.

El Municipio de Morón trabaja de manera articulada con los foros de participación ciudadana, las autoridades provinciales y Gendarmería Nacional para implementar medidas de prevención del delito. A su vez, la comuna ya instaló 102 cámaras de seguridad en la vía pública y está colocando otros 80 equipos.

«La política de seguridad debe ser política de Estado y por eso estamos acompañando al gobernador en esta exposición de los resultados obtenidos en los operativos de distintos puntos de la provincia”, expresó el intendente Lucas Ghi. Y agregó: “Para nosotros, las ciudades más seguras son las que garantizan la seguridad de los derechos; derecho a la vivienda, a la salud, a la educación. Construir ciudades más seguras es generar condiciones para mayor inclusión sin estigmatizar la pobreza”.

Desde noviembre de 2005, el Municipio encaró la urbanización de la villa Carlos Gardel, con dos aspectos que se priorizaron a la hora de comenzar la transformación: las calles existentes del entorno debían continuarse dentro de los barrios, como manera de lograr una real integración física con el resto de la ciudad, y por otro lado, se consideró necesario construir las viviendas sobre terrenos individuales de 140 metros cuadrados cada uno, todas con frente a una calle pública similar en su ancho al de las calles vecinas.

Hasta el momento se mejoró la calidad de vida de más de 450 familias que vivían en casillas precarias altamente hacinadas, desconectadas del resto de la ciudad, con los servicios sanitarios colapsados y ahora lo hacen en un barrio digno, más seguro e iluminado. Los nuevos propietarios ya comenzaron a pagar las cuotas por el valor de sus casas y por los servicios que utilizan.

En diciembre de 2006 se mudaron las primeras 70 familias. Inmediatamente después fueron demolidas las viejas casillas, para dar lugar a la construcción de nuevas casas. Entre 2007 y 2008 se mudaron 136 familias. Se realizaron obras de cloacas y de saneamiento de suelos y se puso en marcha la segunda etapa. En marzo del año 2009 se mudaron 42 familias, en septiembre y octubre se entregaron 70 viviendas más y en diciembre del mismo año se mudaron otras 48 familias. Este año, entre mayo y junio, ocuparon sus viviendas nuevas otras 72 y en noviembre se mudaron las últimas 4 familias. Las viviendas, de 1, 2, 3 y 4 dormitorios, fueron otorgadas de acuerdo al tamaño del grupo familiar.

Paralelamente a las obras de viviendas se realizó la readecuación de las redes de agua y cloacas del Barrio Pte. Sarmiento que impactó directamente sobre la mejora en la calidad de vida de más de 1400 familias de este barrio. Estas tareas, realizadas por la Municipalidad con financiamiento de la Subsecretaría de Desarrollo Urbano y Viviendas de la Nación, ha significado un enorme salto en las condiciones de vida y en la salud de los vecinos.

Entre los trabajos que aún restan finalizar se encuentran los de las escaleras de hierro del barrio Presidente Sarmiento. Ya están instaladas en los monoblocks Nº 8 y 9 y actualmente se avanza en el sector Nº 4, 5, 6 y 7. Estos importantes cambios ya se pueden notar en la circulación por las calles de los monoblocks, que se ven más despejadas y en mejores condiciones.