Charla abierta con Alejandro Dolina sobre elecciones y desigualdades

(Portal Minutouno.com) Por Ignacio Cattoni y Mariano Martín Fernández A exactos ocho meses de las elecciones presidenciales, el “Negro” se para en una esquina a reflexionar sobre el peronismo y las urgencias que están por encima de lo importante. Como en aquel editorial de 2015 en TVR, vuelve a pronunciarse sobre los dos modelos de país antagónicos que, parece, volverán a enfrentarse en las urnas.

Aún muchos recuerdan una suerte de editorial en vivo del 7 de noviembre de 2015 de Alejandro Dolina en TVR. Faltaban pocos días para el balotaje entre el Frente para la Victoria y Cambiemos y se pronunció: “Es una de las elecciones más fáciles a las que hemos asistido. No hay manera de equivocarse”. Cuando faltan exactos ocho meses para las elecciones 2019 en la que, todo hace suponer, se elegirá entre dos modelos de país contrapuestos, el incomparable compañero de las medianoches de la radiofonía argentina vuelve a tomar clara posición. Esta vez para minutouno.com.

Una vez, Dolina definió que el peronismo “tiene de seductor la capacidad de detenerse a pensar en cada esquina las realidades y necesidades de nuestro país”. Como parado en el cruce de una calle de esta avenida que es el 2019 en el que se transita el cuarto año de la era Macri, el conductor de “La venganza será terrible” reflexiona como peronista confeso y reconocido:

“Las necesidades están en todas partes. Hay cosas que tal vez no son importantes, pero son urgentes. Si en un baño no hay agua, eso es más urgente que fundar una escuela. No es que el agua sea más importante que la educación sino que es más perentoria. Lo más urgente entonces es atender a la gente que mañana no sabe si va a poder comer”, definió.

¿Y cómo cumplir con las urgencias? “Para ello creo que no hay otro remedio que hacerse con el poder. De continuar con esta clase de políticas, las desigualdades van a ser cada vez más pronunciadas”.

Dolina a veces es escritor, por momentos es compositor, por ratos es poeta, de noche es animador radial, pero de muy joven -pese a su cuna radical- es peronista. “Cada vez que uno quiere definir al peronismo con conceptos o con ideas inconmovibles, fracasa. El peronismo necesita de un estado de consulta permanente. No una consulta de elecciones para ver qué pasa. Se pronuncia colectivamente y no de manera individual”, explica a la hora de definir al movimiento.

Para Dolina, “la búsqueda de la utopía del peronismo es algo que no tiene una persona. Es un camino en el que hay que detenerse a cada rato. Lo malo de las utopías es que toman una decisión y siguen aún cuando la circunstancias hayan cambiado tanto”.

“El peronismo se detiene, mira, e incluso las estrellas que nos guían dependen de la gente. No es que las estrellas nos orientan sino que la estrellas se orientan con la gente”, concluye a la hora de definir al movimiento.

DEJA UNA RESPUESTA