La crisis se siente en la costa: pocas reservas y bajas expectativas

 

MAR DEL PLATA- La recesión económica llegó a la temporada de verano. Mar del Plata, Pinamar y Cariló compiten contra promociones para viajar a Chile o Brasil.

En medio de la caída de la actividad, el aumento inflacionario y su consiguiente baja del salario real, el 2016 cierra en la costa atlántica con la hotelería a medio ocupar y hasta el 40 por ciento de plazas libres en los balnearios.

En este marco según informó La Nación, un empresario del sector inmobiliario en Pinamar sostuvo que nunca había vivido una previa de temporada como la que transcurre por estos días. Además indicó que el teléfono casi no suena y que la mayoría de las consultas por alquiler se quedan en un solo llamado: “No llaman para contraofertas, aun cuando tenemos casas y departamentos con valores idénticos al año pasado”.

Por otro lado en Mar del Plata y Cariló se da una situación similar en donde se espera una verano con concurrencia pero solo porque las casas estarán ocupadas por sus propios dueños. «Va a ser una temporada muy difícil, como también nos había resultado la anterior», dijo al matutino Mauro Moyano, administrador de los complejos Avutarda, Bosque de Ciruelos y Piedras Blancas.  Sin embargo por los porcentajes de reservas de espacios de sombra esperan una mejora.

No pasa lo mismo con Punta del Este en donde las reservas crecen y hay expectativas de una temporada récord. En diciembre hubo más turistas que otros años.

DEJA UNA RESPUESTA