Juan Martín Mena: “Hoy la justicia esta funcionado apartada del derecho”

Juan Martín Mena es abogado. Miembro de la Asociación Internacional de Derecho Penal. Fue Subsecretario de Política Criminal de la Nación, luego Jefe de Gabinete del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación.
Ocupó también la Subsecretaría de Inteligencia de la Nación. Coordinó los proyectos de reformas integrales del Código Penal de la Nación y del Código Procesal Penal de la Nación, y elaborado gran cantidad de dictámenes jurídicos, proyectos legislativos, decretos, y documentos internacionales.
Fue Secretario Letrado del Consejo de la Magistratura de la Nación.

Entrevistado en el programa Cómo Sigue Esto de la FM 96,7 de La Plata, dialogó con el periodista Rody Rodríguez sobre la situación de la justicia en la Argentina. Esta es la nota:

-Hay un protagonismo excluyente de la justicia en la vida política de la Argentina, se vive lo que algunos llaman un estado de “Juiciocracia”. ¿Coincidís con este término? 

-Si, totalmente. Es bastante particular la situación que estamos viviendo y por eso le caben tantos adjetivos y tantos títulos. La verdad que es lamentable la situación del Estado de Derecho en la Argentina y en la región también, porque esto que nos sucede a nosotros no está exento de lo que está sucediendo a nivel regional. Y lo más grave es que esto se destruye muy rápido pero cuesta mucho reconstruirlo. Cuesta muchísimos años revertir esta situación que estamos viviendo. Y esto ocurre ni más ni menos que cuando la política, los grupos concentrados utilizan al Poder Judicial para llevar adelante algunas cuestiones que deberían debatirse y sanarse en otros ámbitos.

 

-Y esta utilización del Poder Judicial es lo que termina con una justicia altamente desacreditada.

-Partamos de la base que la justicia es un servicio. Es un servicio público y cuando la justicia se corre de ese rol de dar un servicio a la ciudadanía es cuando se le confunden algunos papeles y asumen algunas competencias que no le son propias, particularmente lo que está pasando hoy en la justicia a nivel regional y particularmente en nuestro país es que está jugando un rol político.

 

-En una entrevista que le hicimos al ex diputado Mario Oporto, él decía que hubo un tiempo en el que todos conocíamos los nombres de los jefes militares, conocíamos quienes ascendían a general, quienes pasaban a retiro, y eran los tiempos cuando los militares tenían influencia real en el poder. Hoy conocemos los nombres de los jueces…

-Claro. Es así tal cual. Los jueces han buscado su protagonismo y para eso les han hecho cumplir un rol que es bastante lamentable ¿no? Porque hoy la realidad nacional, la cotidianeidad, el día a día pasa por el Poder Judicial y eso es anormal y no es sano.

 

-El protagonismo de muchos jueces se basan en causas que involucran a la senadora Cristina Kirchner, a su familia, a varios integrantes del anterior gobierno…

-Lo que se está viendo en los últimos años es la fabricación de causas con fuerte contenido político, con fines de persecución política y sin ninguna prueba o sea se rompieron las reglas de juego. Uno en el mundo del derecho juega con un manual de Procedimientos con la Constitución Nacional, la Carta Magna que es la que fija los derechos y garantías de los ciudadanos, el Código Penal que es el que te indica qué es delito, que no es delito y el Código Procesal que te indica cómo tienen que ser juzgados los diferentes hechos. Bueno, el problema que tenemos es que hay una falta total de respeto a esas reglas. Entonces estás jugando un partido en el que uno de los jugadores están con las reglas de fútbol y otros te juega con las reglas del vóley, entonces así es imposible. La justicia esta funcionado hoy apartada del derecho, y eso es preocupante. Todos los procesos que estamos viviendo, los de mayor conocimiento público se están cometiendo todos los días, en cada acto jurisdiccional, en cada acto de avance de esos procesos, una cantidad de delitos e ilegalidades, que los está cometiendo el propio poder judicial, los propios funcionarios encargados de velar por el cumplimiento de la ley. Frente a eso, el justiciable, tiene que defenderse no ya de una acusación, o de probar un hecho, sino de todas las ilegalidades que el propio poder judicial está cometiendo y eso es realmente muy complejo.

 

-Y a la gravedad de esta situación hay que sumarle la influencia de los medios de comunicación más poderosos.

-Estamos atravesando una emergencia en el servicio de justicia, sin ninguna duda. Violación absoluta de todos los derechos y las garantías de las personas que son sometidas a proceso, detención de personas ilegalmente, presos políticos, persecución judicial de todo tipo. Es bastante serio y creo que me quedo corto diciendo que esto es una emergencia judicial. Y la influencia de los medios como vos decís. Hoy se está viviendo un panorama que uno dice… a veces uno se cansa de adjetivar, estamos bastantes cansados de decir esto es impresentable, gravísimo, no pasó nunca, y uno siente que las palabras ya no te llenan. Está cansado uno de quejarse, pero hoy el servicio de Justicia pasa por la tapa de los diarios. Los diarios enuncian un hecho y los jueces hacen de escribano de lo que el diario dijo el día anterior.

Te ponen una noticia en un diario, aparece un testigo, un hecho, una prueba, y al otro día eso pareciera que simplemente se formaliza en los estrados de algún tribunal.

 

-Es como si los títulos de la tapa de los diarios se transforman en la carátula de una causa…

-Exactamente. Las pruebas aparecen de periodistas que, obviamente sin citar fuentes, enuncian hechos, enuncian pruebas pero eso se formaliza y Comodoro Py particularmente, porque si se quiere es el símbolo, porque allí se denuncian los delitos cometidos por los funcionarios públicos en el ámbito de la Capital Federal, pasa a ser una mera escribanía de los grupos concentrados de comunicación.

 

-¿Cómo sigue esto?

-Es un tema para discutir bastante, pero creo que esto merece una gran reforma. El Poder Judicial es uno de los pocos ámbitos que luego de la recuperación de la democracia no ha sido suficientemente democratizado y creo que esto merece que hagamos un serio análisis respecto de esta situación y se propongan algunas reformas más estructurales; no me refiero solo a personas, a cambiar algunos actores, sino una profunda reforma del sistema. En el año 2014 se reformó el Código Procesal Penal de la Nación, esto que te decía: el Manual de Procedimientos, las reglas con las que se va a jugar el juego, a la semana de asumir el presidente Macri suspendió la implementación de ese Código. Llevamos ya tres años y pico con un Código ultramoderno que había sido sancionado por el Congreso, suspendido por un DNU, por un decreto de necesidad y urgencia. Entonces creo que hay que hacer una profunda reforma del sistema, revisar actores, revisar instituciones, el rol del Consejo de la Magistratura que hoy tiene un funcionamiento realmente preocupante, deficiente y revisar algunas cuantas leyes que regulan el funcionamiento del sistema de Justicia .

 

 

DEJA UNA RESPUESTA