Manzur: «Tenemos al chagas arrinconado»

SANTIAGO DEL ESTERO- El ministro de Salud, Juan Manzur, subrayó, en Santiago del Estero, el trabajo de los científicos y la estrategia integral de lucha contra el Chagas aplicada en el país. Además, destacó el reconocimiento de la OMS al desarrollo argentino de sueros hiperinmunes para tratar a pacientes con ébola.

“Hoy tenemos al Chagas arrinconado, lo que nos hace tener la certeza de que la lucha vale la pena, y el hecho de reunir a todos los actores nacionales e internacionales en este encuentro nos asegura el éxito”, sostuvo el ministro de Salud de la Nación, Juan Manzur, al dejar oficialmente inauguradas en Santiago del Estero las IV Jornadas Internacionales sobre Enfermedades Transmitidas por Vectores y las V Jornadas sobre enfermedad de Chagas en el Gran Chaco.

El encuentro reúne a decisores de salud, gestores de programas vectoriales, académicos e investigadores de 25 países de la región de las Américas, con el objetivo de debatir los distintos abordajes de las enfermedades transmitidas por vectores.

“Todos los días queremos que nuestra gente esté mejor, que esté sana, que no tenga dengue, ni malaria o leishmaniasis y tenemos el apoyo político para lograrlo. Nuestro destino es tener un pueblo sano, que mire al futuro”, enfatizó Manzur.

El titular de la cartera sanitaria manifestó que “desde Santiago (del Estero) les digo que estas no son enfermedades olvidadas y de la pobreza –como suele llamárselas-, sino que son enfermedades a las que le estamos danto batalla y nos reconocen internacionalmente por ello”.

Manzur destacó el trabajo de las personas que durante muchos años rociaban las viviendas con insecticidas para controlar la vinchuca, “pero se tenían que eliminar los ranchos y eso es lo que hoy estamos haciendo, dándole una vivienda digna a la gente, cambiando el peri-domicilio”.

“Vemos que es posible cambiar la historia después de 40 años de trabajo y convertir en realidad la utopía de lograr que 6 departamentos del sur de Santiago del Estero tengan su certificación de interrupción y otros tantos estén en camino de derrotar a la vinchuca”, aseguró el funcionario.

Al referirse a la problemática del ébola, que está causando muertes fundamentalmente en países africanos, Manzur subrayó que “esta enfermedad aun no tiene cura, sólo tratamientos paliativos que sostienen al enfermo mientras la cursa”, pero en las últimas horas “la Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió un comunicado donde dice ´miren a Argentina, miren al Instituto Maiztegui´, una entidad pública que ha desarrollado capacidades fantásticas en lo que tiene que ver con la fiebre hemorrágica argentina (FHA), produciendo sueros hiperinmunes que estamos comprobando que sirven como terapéutica para pacientes con ébola”.

“Y esa mirada internacional sobre nuestro país tiene que ver con que  conformamos un proyecto político inclusivo que tiene que ver con apostar al desarrollo, al valor agregado y a repatriar científicos argentinos para que planteen sus investigaciones”, concluyó Manzur.

En tanto, Marcos Espinal, gerente de Vigilancia de la Salud y Prevención y Control de Enfermedades de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) indicó que “Argentina es el primer país continental en los últimos 50 años que solicitó la visita oficial de un equipo internacional para iniciar el proceso de verificación de eliminación de la malaria”. Esta acción fue valorada por el funcionario ya que, dijo, “marca el inicio de una nueva era de logros de salud pública en la región de las Américas”.

El especialista de la OPS explicó que nuestro país se encuentra en condiciones de lograr esta certificación dado que “cumple con los criterios requeridos de no ocurrencia de casos autóctonos en los últimos tres años”.

Espinal recordó que “aun con todos los esfuerzos, las enfermedades transmitidas por vectores como el dengue, el chikunguña y la malaria, siguen siendo una prioridad a tratar en nuestro continente debido a que afectan a las poblaciones más vulnerables”.

Puntualmente sobre el Chagas, explicó que la enfermedad es endémica en 21 países de la región con la ocurrencia de “30.000 casos nuevos cada año”, por lo que la eliminación de la vinchuca se convierte en una estrategia a mantener de manera sostenida en el tiempo.

Por su parte, el representante de OPS-OMS en Argentina, Pier Paolo Balladelli destacó que Argentina “es un país donde el derecho se hace realidad, y donde no se habla del combate a la pobreza, sino que esto se hace”. Señaló además que en Santiago del Estero “casi se ha eliminado la transmisión de Chagas a partir de un trabajo sostenido que ha permitido en diez años pasar de departamentos con 60 por ciento de infestación a cero, lo que representa un trabajo muy fuerte”.

En tanto, los anfitriones provinciales subrayaron el trabajo llevado a cabo por la dirección provincial de Vectores que son los que a diario se encargan de erradicar el Chagas. Además, el ministro de Salud provincial, Luis Martínez, informó que “el Instituto de Chagas de la provincia fue reconocido internacionalmente y se ha convertido en un centro de referencia de OMS sobre la temática”.

Ante el auditorio colmado del Centro de Convenciones Forum de la capital santiagueña, la apertura del encuentro también contó con la participación del vicegobernador de Santiago del Estero, José Emilio Neder; y el director general de Enfermedades Transmitidas por Vectores de la cartera sanitaria santiagueña, Oscar Ledesma Patiño.

Jornadas internacionales

Según detalló el Ministerio de Salud, las IV Jornadas Internacionales sobre Enfermedades Transmitidas por Vectores y las V Jornadas sobre enfermedad de Chagas en el Gran Chaco, que superaron todas las expectativas con una inscripción superior a los 2.500 participantes y la presencia de técnicos, académicos y especialistas de 25 países de la región, se extenderán hasta el viernes en la capital santiagueña.

Este foro de debate, puesta en común de experiencias y prácticas responde a la emergencia y reemergencia de las enfermedades transmitidas por vectores que ha modificado la agenda sanitaria de los países de América Latina.

Durante la última década, el incremento significativo de enfermedades como el dengue, el Chagas, la leishmaniasis, la fiebre amarilla, el virus Chikunguña o el virus del Nilo occidental  ha generado un escenario donde los gobiernos de la región se han visto obligados a adecuar sus programas de control de vectores a esta nueva realidad.

«Este proceso conlleva nuevas articulaciones, herramientas y conceptualizaciones que necesitan de foros de interacción en donde se discutan sus aplicaciones y se socialicen aprendizajes y buenas prácticas para afrontar esta problemática, con el foco puesto en las estrategias y gestión de los programas de prevención y control de vectores», finalizó el Ministerio.