Lo que dejó la entrevista de Morales Solá a Alberto Fernández

 

El ex jefe de Gabinete retrucó las chicanas del columnista del diario La Nación y realizó una dura crítica al gobierno de Mauricio Macri. Además, desarrolló como será la relación con CFK, la prensa, el FMI y los Estados Unidos, entre otros.

«¿Usted piensa que yo voy a poner el cepo? ¿seriamente, después de lo que lo critiqué?». En línea con la política de dar entrevistas a periodistas afines al macrismo, Alberto Fernández protagonizó anoche varios contrapuntos que dejaron sin respuesta a Joaquín Morales Solá. Durante una nota en la señal del Grupo Clarín, el precandidato del Frente de Todos sostuvo sus críticas a la gestión de Cristina Kirchner y, al mismo tiempo, celebró que sea su compañera de fórmula. También rescató a los integrantes de la Corte Suprema, desmintió los fantasmas sobre una eventual injerencia suya en el Poder Judicial y reiteró sus cuestionamientos a los jueces federales por las «detenciones arbitrarias». «¿Usted no ve nada? ¿Usted se dio cuenta lo que pasó?», le retrucó al columnista del diario La Nación luego de desmenuzar la política «desastrosa» que llevó adelante el Mauricio Macri.

En el marco de la campaña electoral, el ex jefe de Gabinete volvió a los estudios de Todo Noticias para someterse a un reportaje con el columnista de La Nación. «Cristina es una dirigente política de gran magnitud y la verdad es que es alguien que quiere colaborar a sacar a la argentina de este tema», aseguró Alberto Fernández ante las reiteradas preguntas de Morales Solá sobre quién gobernará en caso de un triunfo del Frente de Todos.

En cuanto a la situación económica, Fernández sostuvo que la gestión de Cristina Kirchner «dejó tres problemas: el cepo, la inflación y el déficit fiscal». En ese contexto, apuntó contra las políticas adoptadas por Macri para atacarlos. «¿El cepo como lo resolvió Macri? lo levantó irresponsablemente y el primer año terminamos con un 40 por ciento de inflación. ¿Cómo resolvió la demanda de dólares que el cepo evitaba? con la toma de deuda. ¿Cómo terminamos? con la soga al cuello, endeudados al 95 por ciento del PBI. Cristina le dejó 25 puntos de inflación. ¿En cuánto estamos? En 55, ¿qué tiene que ver Cristina?», completó y remató con el tercer problema: «Cristina dejó 1,8, en algunos casos, 3 puntos, según quien lo tome. Tenemos más de 6 puntos de déficit fiscal. ¿La culpa de Cristina, Joaquín? Por favor, seamos serios».

Desorientado, el columnista del diario La Nación sostuvo que sus fuentes le daban otras cifras: «Usted me confunde porque acá la mayoría de los economistas, en este programa, dicen que Cristina dejó un déficit de 7 puntos». «Eso no es lo que dijo el Indec de Macri, que además hizo correcciones sobre las cuentas públicas», le retrucó Alberto.

Al referirse a la llamada «grieta», el ex jefe de Gabinete señaló que «la argentina no soporta más la división que nació en la época de Cristina pero que nadie la explotó más que el macrismo». «Este conflicto no es solamente de un espacio. Es un conflicto generalizado. Estoy harto de soportar el juego de los trolls que viven haciendo cosas para ensuciarme», disparó y advirtió que con esta situación «lo que más se ha afectado es la convivencia democrática».

En otro tramo de la nota, Alberto Fernández desnudó la presión del Poder Ejecutivo sobre los medios críticos. «Han puestos presos a dueños de canales opositores». «¿Cuál dueño? ¿Cristóbal López? –interrumpió Morales Solá– él no está preso por ser dueño de un medio sino porque se quedó con 8 mil millones de pesos». La réplica no le dejó mucho margen al editorialista de La Nación: «No, está preso porque le aplicaron una doctrina vergonzosa para tenerlo detenido. Podría estar procesado, en libertad. Pero por algo lo apresaron. Yo quisiera que el sistema judicial argentino funcionara de otro modo».

Sobre los episodios de  los últimos días, en los que discutió con periodistas como el conductor cordobés Mario Pereyra, Fernández fue categórico: «el derecho de expresión lo tenemos todos pero un periodista no tiene derecho a llamarme mentiroso, como él me trató». «El periodista no tiene derecho a ponerse en rol de opositor mío, puede no pensar como yo pero declararse opositor y hacer un reportaje franco es una contradicción», insistió. De todas maneras, recordó que él fue crítico del Gobierno durante las épocas de confrontación con un sector del periodismo antikirchnerista. «Ningún periodista va a tener ningún problema en argentina. Porque el problema de la argentina no es el periodismo. El problema que tiene la argentina es la pobreza, la desocupación, es la marginación», señaló.

«Usted dijo que se van a revisar decisiones de la Justicia…», señaló el conductor del programa Desde el llano. Antes de que pudiera terminar, Fernández le salió al cruce «No dije eso. Eso malintencionadamente se interpretó así», remarcó y reveló que en un almuerzo le consultaron qué haría con la Corte Suprema en caso de llegar al poder. «Nada hay que hacer con la Corte. La Corte tiene cinco jueces dignos. Tres de la gestión nuestra y los dos nuevos. A mí me puede gustar más o menos lo que Rosenkrantz resuelve pero es un hombre con antecedentes académicos incontrastables. Así como digo que con la Corte Suprema no hay que hacer absolutamente nada, le digo también que hay casos de la justicia federal ha dicho cosas increíbles. Yo no sé si Cristóbal López es inocente o culpable. Lo que sí le puedo decir es que en un Estado de Derecho que funciona a pleno no tiene ningún motivo para llevar dos años preso. Las detenciones arbitrarias han sido una regla de la justicia federal».

«Usted quiere que todos los presos estén en su casa», lo chicaneó Morales Solá. El ex jefe de Gabinete le respondió con sus herramientas de profesor de derecho penal: «No. Yo quiero que se haga justicia. Yo no defiendo gente, defiendo el Estado de derecho. Defiendalo usted también. Porque lo hacen hoy con ellos lo pueden hacer con usted también», le advirtió. Además, volvió a repetir que con «revisar los fallos judiciales» no se refiere a una intervención del Poder Ejecutivo sino a que sea el Consejo de la Magistratura el que analice las decisiones de los magistrados de Comodoro Py. Además señaló que algunas decisiones de primera instancia fueron ratificadas sólo porque «el gobierno de Macri vació la Cámara Federal para llenarla de jueces amigos». «Yo cuando a usted lo perseguían opinaba y estuve del lado suyo. Cuando se hacían los juicios públicos en la plaza de mayo. Siempre estuve del lado de ustedes ¿por qué piensan que voy a estar en contra?», insistió.

El FMI y la deuda

JMS: «¿Cómo va a ser la relación con el Fondo?»

AF: «La misma que tuvimos en el 2004. ¿O nosotros no recuperamos la relación con el Fondo y le terminamos pagando? El que no le puede pagar es Macri. Y el fondo lo sabe».

JMS: «Ninguno va a poder pagar…»

AF: «La argentina no va a poder pagar por las condiciones que dejó Macri. No me eche la culpa a mí, lo hizo Macri. Eso es lo que hay que asumir, Joaquín. Vamos a tener un serio problema pero hay que resolverlo. Ya los resolvimos en 2003. Eran problemas muy parecidos.»

Consultado por una medida positiva de la actual gestión, Fernández rescató la recuperación de la confianza en las estadísticas públicas. Sin embargo, cuestionó la campaña que hace el oficialismo en torno al supuesto desarrollo de la obra pública. «Los gobernadores me cuentan que tuvieron que terminar un montón de obra pública dejó sin hacer porque se ocupó de hacerla en la provincia de Buenos Aires y dejó sin hacerla el resto del país», señaló.

«Vamos a poner al Estado a promover la cultura” | Alberto Fernández compartió un encuentro con referentes de las artes y el espectáculo

El precandidato del Frente de Todos aseguró que la primera reunión activa para avanzar en el acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea se realizó durante su gestión como jefe de Gabinete, en 2006. Sin embargo, advirtió que lo que inicialmente consensuó el presidente Macri «no ha tenido en cuenta un montón de zonas sensibles que se descuidaron en la lógica de apertura». «Yo no tengo un problema con la apertura, tengo un problema si la apertura se lleva puesta a la argentina», remarcó y remató: «esto que se firmó fue otra mentira de Macri. No fue un acuerdo con la Unión Europea, fue el comienzo de las negociaciones de 12 años».

La relación con EEUU

JMS: ¿Qué relación tendría usted con el gobierno de Trump que es un gobierno dificil?

AF: La que corresponde con un país como Estados Unidos. Con EEUU hay que convivir, simplemente. Hay que respetarse. ¿Si nosotros convivimos con Bush, como no vamos a poder convivir con Trump también? Esas son ficciones que ustedes crean. Miedos que crean los analistas. No es razonable.

Venezuela

JMS: «¿Qué piensa usted de lo que está pasando en Venezuela?»

AF: «Estoy muy preocupado. Hace mucho tiempo que vengo planteando que el gobierno de Venezuela tiene un sesgo autoritario. Que le ha dado un enorme problema institucional y un enorme problema autoritario. Tengo una enorme preocupación, que creció cuando vi el informe de Michelle Bachelet, que reveló una serie de datos que no conocía. Dicho esto, creo que la salida no es correr detrás de Trump y los marines. Eso es promover una guerra civil en Venezuela».

JMS: «No, pero tampoco ponerse del lado de Maduro».

AF: «No. La solución es hacer lo que propuso dignamente Uruguay y México. Generar un canal de diálogo que se abra y reponga institucionalidad y recupere la convivencia democrática y sale a Venezuela de la crisis humanitaria en la que está». Los datos fueron difundidos por la Procuración General bonaerense

DEJA UNA RESPUESTA