Hernán Lombardi y sus preferidos

 

A pesar del «plan de austeridad» de Hernán Lombardi y el déficit de 4 mil millones, el directorio de Contenidos Públicos Sociedad del Estado aprobó pagar 10.360.060,68 pesos por la segunda temporada de un programa que midió 0,6 puntos de rating.

El escritor y psicoanalista Federico Andahazi volverá a la pantalla de la TV Pública. Aunque no fue anunciado oficialmente, el intelectual que fue un ferviente defensor del gobierno nacional hasta el resultado de las recientes Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias, cuando devino en crítico acérrimo, regresará a la emisora estatal con la segunda temporada de Vas a viajar en mi sidecar. La serie documental en la que el escritor viaja montado en un sidecar a la caza de historias de vida tendrá un total de nueve capítulos, por los cuales Contenidos Públicos Sociedad del Estado (CPSE) desembolsará una cifra millonaria: 10.360.060,68 pesos. Se ve que el ajuste económico, definido como “plan de austeridad” por Hernán Lombardi, vicepresidente de CPSE, no es para todos. Tampoco fue obstáculo el déficit de 4 mil millones de pesos declarado la semana pasada en el boletín oficial. Ni siquiera para una serie que en 2017, en su primera temporada, promedió 0,6 puntos de rating, por debajo de la media de audiencia de la gélida emisora estatal.

Si bien la serie ya está grabada, el estreno de Vas a viajar en mi sidecar se fue demorando, al punto tal que ni las autoridades del CPSE ni la oficina de prensa de la TV Pública fueron capaces de confirmar su emisión al aire, ante las reiteradas consultas de Página/12. La incertidumbre alrededor de su programación generó molestias en la productora encargada del proyecto y el propio Andahazi, que esta semana culpó públicamente al jefe de gabinete, Marcos Peña, y al consultor Jaime Durán Barba, como los responsables de la derrota electoral del oficialismo. “Durán Barba fue el cerebro y Marcos Peña fue el corazón”, dijo en una emisión de La Cornisa. Desde la productora hacen fuerza para que se estrene antes de las elecciones del 27 de octubre.

La realización y el presupuesto de la segunda temporada de la “travesía narrativa” de Andahazi tuvieron aprobación en la reunión del 26 de marzo de este año del directorio de CPSE, a cuyo acta tuvo acceso Página/12. La misma fue encabezada por Gabriela Ricardes, en su carácter de presidente de CPSE, el vicepresidente Lombardi y los integrantes de la Comisión Fiscalizadora, quienes en el punto 2 de la orden del día aprobaron por “unanimidad” el presupuesto destinado a la serie. En realidad, lo que se autorizó fue “la contratación directa de Rodrigo Daniel Elizalde para la realización de la producción audiovisual de Vas a viajar en mi sidecar”. Según figura en el documento, el CPSE desembolsó 10.360.060,68 millones de pesos, por un total de 9 capítulos de 48 minutos, a razón de 1.151.117,85 millón de pesos por episodio. Una cifra muy superior a los 115 mil pesos más IVA que cuesta cada uno de los capítulo de Todo tiene un porqué, o los poco más de 120 mil pesos (más IVA) que sale cada envío de Los titulares, aunque en ambos casos se trata de producciones de estudio, sin exteriores.

Más allá del millonario desembolso económico, no dejan de resultar insólitos los “fundamentos de la propuesta” que figuran en el acta. “Durante el año 2016 se realizaron 8 episodios que fueron emitidos con gran repercusión por la TV Pública argentina. Los televidentes respondieron con entusiasmo frente a una propuesta que estimula la creación y revaloriza el oficio del narrador”, se lee, pese a que los datos de la realidad señalan lo opuesto: Vas a viajar en mi sidecar promedió escasos 0,6 puntos de rating, según Ibope. El acta se explaya: “Andahazi, además, se ha afianzado como intelectual de referencia de la escena nacional. Siendo su presencia radial y televisiva de gran caudal, cosechando un publico fiel. El objetivo de esta segunda temporada es capitalizar este público y volcarlo hacia un contenido cultural que estimule la creación como motor”, se argumenta.

En el acta también se especifica la forma de pago de los más de 10 millones de pesos que costaron la segunda temporada de la serie documental: un anticipo del 30 por ciento a la firma del contrato, otro tanto al inicio de la grabación, otra parte igual al inicio de la post producción y un 10 por ciento final contra la entrega de la totalidad de los capítulos terminados. “El costo total estimado contempla la realización integral de la serie que incluye gastos de producción tales como contratación de equipo técnico y conductor, servicios, el desarrollo de la investigación y los contenidos, elaboración de guiones, búsqueda, selección y adaptación de materiales de archivo, arte, vestuario y utilería, rodaje de entrevistas y post producción”, se enumera sobre una serie que, según hizo público el mismo Andahazi en su cuenta de Twitter -antes de que borrara todos sus tuits y luego le pusiera «candado»-, posee la extrañeza de haberse comenzado a rodar mucho antes de que fuera aprobada.

( Por Emanuel Respighi para Página 12)

DEJA UNA RESPUESTA