Con críticas y discusiones los concejales aprobaron el presupuesto municipal 2011

Intendente Luís Acuña

Después de varias horas de discusión, el Concejo Deliberante aprobó el Presupuesto de 2011 en la sesión desarrollada el pasado 26 de noviembre. Con la ausencia de los concejales Rodrigo Álvarez y Patricia Miño, la iniciativa del Departamento Ejecutivo contó con las manos del bloque oficialista, más la de los opositores Adrián Eslaiman, Romina Fernández y José Palacios, que más allá de sus votos positivos, no ahorraron críticas a varios aspectos del proyecto. Por la negativa se manifestaron los concejales Jorge Tassara, Francisco Maurín y Mónica López.

El presupuesto aprobado estima ingresos y gastos por 179.361.000 pesos. Entre algunos de los desagregados del proyecto puede establecerse que se contempla para el 2011 un sueldo mínimo con jornada laboral de 40 horas semanales de 956 pesos para los empleados municipales, 10 millones de pesos para cloacas, 24 millones para el Hospital San Bernardino, 9 millones para el Plan Argentina Trabaja y 38 millones más para planes como: Plan Nacional de Seguridad, Más y Mejor Trabajo y para Torneos Bonaerenses.

CRUCES AL POR MAYOR

Pero antes de aprobarse el Presupuesto abundaron las discusiones entre ediles. Por ejemplo el sabbatellista Eslaiman dijo «detectar 57 errores» y agregó que: «firmar un presupuesto como lo hicieron los señores Capellini (Contador del municipio) y Carreras (Secretario de Hacienda y Producción), comunicados con la firma de la señora Leguizamón (Directora del área Técnica Administrativa) y el señor Branda (Secretario General) nos habla de la negligencia y de la consideración que tienen de este Cuerpo Deliberativo… si estuviera en el lugar del intendente Luís Acuña pediría la renuncia de los responsables». En cambio el oficialista Mario Petito consideró al proyecto de Presupuesto como «impecable».  El lilista Jorge Tassara retrucó diciendo que «impecable es el dibujo que se nos quiere mostrar» Mientras Mónica López, de Libres del Sur, dijo que «le hubiera parecido bien que el Ejecutivo se reuniera con los concejales para aclarar ciertos puntos que no estaban claros como el número de cargos de planta que son de 503, 59 menos que en el presupuesto anterior». Frente a este dato Miguel Quinteros del bloque oficialista con su habitual tono exacerbado respondió que: «¡la gente se jubila!», a lo que López respondió: «si se jubilan todos, no tenemos personal en el municipio… por favor concejal, piense lo que va a decir». Nito Bertinat,  trató de aclarar la situación justificando que hay más personal temporario que el año pasado. Con ánimo de dar por cerrado el debate y en medio de ánimos caldeados, María Oroná afirmó que «los números cierran en el Presupuesto, como en todos los anteriores», mientras Elena Cervino se acordó de lo dicho por Tassara y advirtió : «No voy a permitir que se diga que el Presupuesto no es acorde a la realidad o que fue dibujado. El Presupuesto es equilibrado y lo vamos a demostrar con los hechos, como hicimos siempre».

La oposición volvió a hacer escuchar su voz a través de Francisco Maurín, del GEN,  que rebatió ese supuesto equilibrio diciendo que «lo que refleja el equilibrio de un presupuesto es la rendición de cuentas y el de 2011 no contemplará el aumento de tasas que se llevaría a cabo el año que viene porque aún no se realizó la Asamblea de Mayores Contribuyentes».

Una vez que el presupuesto fue aprobado, Nito Bertinat solicitó que «se autorice al Ejecutivo a realizar gastos que no estén contemplados en el Presupuesto», el pedido fue votado por los mismos concejales que aprobaron el Presupuesto menos por Adrián Eslaiman.  En relación a la posibilidad que Acuña tenga facultades para aumentar hasta un 30 por ciento las tasas municipales, Mario Petito argumentó que «no es que el aumento se vaya a dar sino que es darle la posibilidad al intendente de que lo haga, si necesita hacerlo», a lo que  Eslaiman  respondió que la oposición no está en contra del aumento de tasas  si así lo demanda la necesidad de equilibrar el presupuesto,  en caso de  inflación,  pero sostuvo que lo que no hay que hacer es  dar facultades por si las moscas».