Fiscal pidió prisión preventiva para el padre acusado de meter a su beba en el lavarropas

QUILMES- Lo solicitó una fiscal de Quilmes, en el caso del hombre acusado de meter a su beba de un año y medio en un lavarropas en funcionamiento y causarle graves heridas, porque lloraba mucho, en una casa de ese partido bonaerense.

El pedido fue realizado ante el juzgado de Garantías 2 de Quilmes, por la titular de la Unidad Funcional de Instrucción 2 de ese distrito, Bárbara Velasco, quien agravó la situación del acusado al imputarle el delito de tentativa de homicidio y no de lesiones graves.

La causa estuvo inicialmente a cargo del fiscal de Delitos de Violencia de Género de Quilmes, Alejandro Ruggieri, quien la derivó a su colega Velasco al determinarse con el correr de la pesquisa que el hecho excedía su órbita y podía encuadrarse en un intento de homicidio.

En los próximos días será el juzgado de Garantías quien resuelva si el acusado, cuya identidad no se revela para preservar la de su hija menor de edad, seguirá o no preso mientras continúa el proceso.

El hecho sucedió el 17 de julio último en una casa ubicada en la calle 802 del partido de Quilmes, en el sur del conurbano bonaerense, donde vivía una pareja con una beba de un año y medio.

Allí, el dueño de casa y su esposa mantuvieron una fuerte discusión, aparentemente porque la hija de ambos no paraba de llorar.

De acuerdo a la declaración realizada a la policía por la madre de la beba, ante esa situación, su marido se enfureció, ingresó a la habitación de la niña y comenzó a golpearla.

Su madre salió en defensa de la beba y se interpuso en varias oportunidades a que le siguiera pegando, pero el hombre desnudó a su mujer y a la niña por la fuerza y las obligó a permanecer acostadas en el suelo frío.

Luego, siempre según el relato de la mujer, como su hija seguía llorando, el hombre la levantó del cuello y de los cabellos y la llevó hasta el lavadero.

Una vez allí, la agarró de los tobillos y metió la cabeza de la beba dentro del lavarropas, el cual estaba lleno de agua y de ropa, según la pesquisa.

En un momento de descuido del atacante, la mujer envolvió con una frazada a su hija y, aún en ropa interior, salió corriendo de la casa y le pidió ayuda a una vecina, que las trasladó al Hospital Presidente Perón, en el partido bonaerense de Avellaneda, donde ingresó con un edema pulmonar y hematomas en casi todo su cuerpo, especialmente en los miembros superiores e inferiores.

En ese centro asistencial, también fue asistida la madre de la niña, quien presentaba golpes en el rostro y un corte en el cuero cabelludo producto de los palazos que recibió en la cabeza.