Crimen de Nerea en Monte Grande: la hermana reconoció a uno de los detenidos

La hermana de Zoe Nerea Cortez, la joven de 18 años que fue asesinada de un tiro en la localidad bonaerense de Monte Grande, reconoció hoy a uno de los detenidos como el autor material del crimen, informaron fuentes judiciales.

La rueda de reconocimiento fue realizada esta mañana en la fiscalía descentralizada de Esteben Echeverría que dirige el fiscal de la causa, Andrés Devoto, a través de la exhibición de fotografías, ya que por el aislamiento general obligatorio decretado por el coronavirus, está suspendido el traslado de detenidos.

Por las mismas restricciones, la hermana de la víctima, de 16 años y testigo clave del hecho, concurrió a diligencia con un certificado emitido por la fiscalía.

Según las fuentes consultadas, la adolescente de 16 años reconoció entre las fotos al detenido Cristian Maximiliano Cipolloni (18), alias “El Cabeza”, como el delincuente que efectuó el disparo que asesinó a su hermana desde un auto en movimiento.

“La chica pudo verle la cara porque el tirador venía en el asiento trasero del auto, del lado izquierdo, con la ventanilla baja”, explicó a Télam uno de los investigadores.

Por el caso, hay otros dos detenidos, Agustín Gelman (19), alias “El Chuleta”, y Nahuel Ezequiel Lescano (21), alias “El Tucumano”, un joven que estaba parado al lado del auto usado en el crimen, un Renault Symbol, patente LSW310, cuando a pocos minutos del homicidio, el vehículo fue hallado abandonado en las calles Los Tulipanes y Alfonso Amat de Monte Grande.

La causa además tiene prófugo a otro joven identificado como Walter Para, alias “El Aguja”.

La clave para esclarecer el caso fue el robo del Renault Symbol a un chofer de Uber el domingo 8 de marzo, un día antes del homicidio de Zoe.

Siempre según los voceros, en su investigación, el fiscal Devoto pudo determinar que “El Chuleta”, “El Cabeza” y el prófugo “El Aguja”, se subieron al Symbol como pasajeros, para luego robarle a mano armado el vehículo al chofer en Adrogué.

La banda tenía como modalidad hacerse pedir el Uber desde el teléfono celular de un inocente, y en este caso, fue una chica de 18 años que fue interrogada por el fiscal, colaboró, aportó datos y no quedó vinculada a la causa.

La principal hipótesis del fiscal Devoto es que con el auto robado 24 horas antes, esta misma banda quiso asaltar a Zoe, su hermana de 16 años y el amigo que las acompañaba, y cuando el delincuente armado quiso bajar del auto, se le escapó el tiro que le dio en la cabeza a la joven.

El hecho ocurrió alrededor de las 22.50 del 9 de marzo, en el cruce de las calles Cristóbal Colón y Tinogasta, de Monte Grande, cuando las dos hermanas, acompañadas por un amigo, salieron de un gimnasio de la zona rumbo a su casa, ubicada en Olavarría al 700, a unas siete cuadras de donde se registró el crimen.

Toda la secuencia quedó registrada por cámaras de seguridad y en los videos se observa que cuando los tres caminaban por la vereda de Colón al 2500, un automóvil Renault Symbol que venía circulando por la calle detuvo su marcha, se abrió la puerta trasera y, sin mediar palabra, una persona disparó un balazo que impactó en la cabeza de Cortez, quien murió en el lugar.

La autopsia confirmó que la chica murió de ese único disparo que entró por la región temporal derecha, quedó alojado en el cráneo y se corresponde con un plomo calibre 32 o 38.

DEJA UNA RESPUESTA