Para Estela…

    Por  ALEJANDRA RABINOVICH *

    “Recuperamos a Guido el nieto de Estela de Carlotto” decía alguien en mi muro de Facebook, entreabrí la boca, me quedé un rato mirando la pantalla con los ojos grandes que empezaron a humedecerse, mi corazón comprendió antes que mi cabeza lo que estaba pasando. Cuando reaccioné corrí al teléfono a llamar a Abuelas de Plaza de Mayo, ocupado permanentemente. Prendo la tele, sí, los noticieros lo confirmaban, es el nieto de Estela, es el nieto de Estela. La llamo al celular a mi hija Aylen, le cuento la novedad, que alegría, que alegría, no podemos parar de decir, mientras lloramos. Comienzan a llover mensajes a mi celu, todos incluyen las palabras emoción, alegría y compartir.

    Una película empieza a rodar en mi cabeza. Recuerdo a mi hermana Alicia, hoy desaparecida, diciendo en aquel entonces que se llevaban a los compañeros y que a los hijos se los quedaban como botín de guerra, creíamos que Alicia era muy fantasiosa.(*)

    La película sigue lentamente y veo a las Madres y a las Abuelas en plena dictadura, tan jóvenes tan desesperadas buscando a sus hijos, buscando a sus nietos. Vuelvo la conciencia a mi casa y veo la foto en blanco y negro contrastando con la pared naranja, se ve la Plaza de Mayo en 1979 mi vieja Paquita con su pañuelo blanco, está junto a Chela Fontana la abuela de Pedro Sandoval Fontana, el nieto recuperado Nº 84, hijo de mi cuñado Pedro Sandoval y su segunda mujer Liliana Fontana. Parece que desde la foto mi vieja sonríe por la buena nueva.

    Siempre recordaré la alegría de Estela cuando recuperamos a Pedro, ese amor con cada nieto recuperado, 113 nietos y hoy le toca la felicidad del reencuentro a ella. El nieto recuperado 114 es Guido, hijo de Laura Carlotto, nacido en cautiverio el 28 de de junio de 1977 en el Centro Clandestino denominado la Cacha. Lo dejaron 5 horas a Guido con su madre.  A Laura la mataron a los dos meses y le entregaron el cuerpo a Estela, pero ella nunca bajó los brazos.

    Desde que se hizo publica la noticia de la restitución del nieto 114 pasaron unos días, Guido decidió dar una conferencia de prensa, Estela a su lado. Nunca le vi esa cara a Estela, está feliz, radiante. Guido es maravilloso, músico, pianista, sensible, auténtico.

    Uno de los motivos por los que Guido quiere dar esta Conferencia es para decirles a los jóvenes que tienen dudas sobre su identidad, que se animen a acercarse a Abuelas. No puedo menos que pensar en mi amiga Mirta Baravalle que busca a su nieta nacida en cautiverio, cada vez que nos vemos siempre le digo: “Vas a ver que este año la vas a encontrar”. Pienso en Chicha Mariani buscando a Anahí.  En cada una de las Abuelas que buscan y las que ya partieron sin conocerlos, pero hay hermanos, primos, tíos, esperando el reencuentro.

    Pienso en Pedro y sus hermanos recuperando la infancia que les robaron, 30 años cruzándose en Hurlingham sin conocerse, hoy se adoran.

    Pienso en Guile Amarilla Molfino otro nieto recuperado que se le había dado por tocar el acordeón.  Cuando recuperó su identidad supo que su mamá tocaba el acordeón.

    Guido habla con serenidad a los periodistas, Estela lo mira con amor, 37 años lo buscó, una vida entera luchando. Lo mira como a un hombre y también como a un bebé, le guardó todos los pines y camisetas de los Encuentros que las Abuelas tuvieron por todo el mundo, para que Guido sepa precisamente, que lo buscó por todo el mundo.

    Suena mi celular, es otro mensaje esta vez es de mi amiga Cristina, militante de los 70 dice textualmente “Guido se buscó a si mismo, Laura desde donde estés junto a todos los compañeros que se llevaron decimos: No nos han vencido”

    No nos han vencido repito como en un rezo, el amor triunfa por sobre el odio, los vamos a recuperar a todos. Guido y Estela se funden en un abrazo. El mundo llora de alegría, el cielo también.

    (*) Alicia Inés Rabinovich casada con Pedro Sandoval, tuvieron dos hijos, Fernando y Abel. En el 75 la pareja se separa y Pedro forma pareja con Liliana Fontana. En septiembre del 76 secuestran a Alicia de su casa de Hurlingham. El 1º de julio del 77 en su casa de Caseros secuestran a Pedro con su pareja Liliana Fontana embarazada. También a dos hermanos de Pedro, Juan Carlos y Gerardo Sandoval. Desde entonces se los buscó a todos. En el año 2006 Pedro Sandoval Fontana recuperó su identidad. Alicia, Liliana, Pedro, Juan Carlos y Gerardo permanecen, hasta el día, de hoy desaparecidos.