En La Plata voluntarios sanitaritas universitarios se llamarán “Ramona Medina”

Más de 450 estudiantes, docentes, no docentes y profesionales graduados en la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional platense integran estas brigadas que vacunan, elaboran alcohol y barbijos, entre otras acciones sanitarias.

En una iniciativa de la secretaría de extensión de la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de La Plata, una agrupación de estudiantes y docentes universitarios de esas ciudad que asiste a la comunidad en medio de la pandemia llevará el nombre de Ramona Medina, en homenaje a la militante y vocera insulinodependiente de La Garganta Poderosa fallecida por coronavirus tras denunciar la falta de agua en el Barrio 31 de Buenos Aires, donde vivía.

Guido Mastrantonio, secretario de Extensión de la Facultad mencionada, explicó a Télam que «a fines de marzo se hizo una convocatoria para la formación de las Brigadas Sanitarias a la que respondieron más de 450 estudiantes, docentes, no docentes y profesionales graduados en la Facultad».

«Los distintos equipos están trabajando en vacunación en territorio, elaboración de alcohol al 70% y otros sanitizantes, en asesoramiento para uso y confección de elementos de protección personal (barbijos y otros), en apoyo al laboratorio de diagnóstico de Covid-19, en atención telefónica en centros de salud y en elaboración de materiales de comunicación para la salud», detalló.

El prosecretario de Políticas Sociales de la Facultad de Ciencias Exactas platense contó a Télam que, «al regreso de la jornada brigadista de vacunación junto con personal de la Unidad de Pronta Atención Nº6 de Los Hornos (UPA), dedicamos nuestra acción a Ramona Medina».

«Lo hicimos en virtud de lo que su compromiso significó y el ejemplo que nos dejó, solidaria con su gente, víctima del virus, pero mucho más del gobierno de CABA ausente al que le reclamó hasta el último minuto por agua y mejoras para su barrio y su gente», precisó Franca.

«La propuesta es la de levantar el nombre de una luchadora social cuya muerte marca cómo la pandemia no golpea parejo, sino que exacerba las desigualdades sociales que ya estaban presentes», remarcó.

En su cuenta de Twitter, los extensionistas escribieron que «nunca tan presentes las palabras de Ramón Carrillo: «(…) los virus y las bacterias, son pobres causas de enfermedades al lado de la pobreza, la miseria y la exclusión social (…)» .

«La Universidad Pública está formando profesionales para su incorporación al sistema productivo, educativo, científico, técnico y de la salud, y pensamos que aprender en y con la comunidad debe ser uno de los aportes de la educación universitaria», remarcó Mastrantonio.También afirmó que «estamos asumiendo a la extensión como un aprendizaje fuera del aula y los laboratorios, apuntando a formar futuros profesionales dispuestos a trabajar en el territorio y comprometidos con su tiempo».

Ramona Medina, la vocera insulinodependiente de La Garganta Poderosa que había contraído coronavirus en el Barrio 31 después de 12 días sin agua, murió ayer en un hospital porteño a los 42 años, tras permanecer tres días internada y con toda su familia contagiada, entre ellos una hija con discapacidad múltiple, informó su organización.

DEJA UNA RESPUESTA