Aníbal Fernández sobre el Plan Qunita: «Yo quiero declarar porque no tengo por qué ocultar nada»

BUENOS AIRES- Aníbal Fernández se defendió por la imputación realizada por el juez Bonadío. «No sé de qué me acusan, los trámites se hicieron cuando no era jefe de Gabinete», aseguró.

Aníbal Fernández fue imputado por el juez Claudio Bonadío por supuestas irregularidades en el Plan Qunita. El ex jefe de Gabinete hizo su descargo y aseguró que no sabe de que lo acusan porque “Los concursos se hicieron 15 días antes» de que asumiera en su cargo.

El ex funcionario dialogó con Radio Del Plata y enfatizó: «Yo quiero declarar porque no tengo por qué ocultar nada. No tengo ninguna duda de que la otra apelación me va a dar la razón». El juez mandó trabar embargo hasta cubrir la suma de 440 millones de pesos y Fernández no criticó esa medida, al asegurar que «si Bonadío cree que es necesario hacer el embargo está bien. El embargo no me preocupa, no me asusta».

El quilmeño basa su defensa en que el proceso de licitación se llevó a cabo antes de que el asuma en el cargo: «Todo lo que es el proceso y la licitación no me pertenece. Yo solo firmo al final, cuando los procesos ya se llevaron a la práctica y ya se habían discutido». Y defendió el plan Qunita al reafirmar que “es un programa muy bueno que le permitía satisfacer las necesidades básicas a las familias»

La imputación, que también recae sobre Juan Manzur y Daniel Gollán, es por los delitos de fraude en perjuicio de la administración pública, abuso de autoridad y violación de los deberes de funcionario público. El plan Qunita fue instrumentado por el Ministerio de Salud bajo la gestión de Cristina Fernández de Kirchner.

Por su parte el ex ministro de Salud fue procesado por el juex Claudio Bonadio y se defendió de las acusaciones. «El ministro no sale a averiguar el precio de cada producto, leí un dictamen que decía que los costos estaban bien», explicó.

Gollán explicó: «Hay cuestiones técnicas en la causa que uno no las maneja. El ministro no interviene en todo, actúan diferentes áreas que informan si todo está acorde. El ministro no sale a averiguar el precio de cada producto, yo soy médico”.

En diálogo con radio Vorterix, sostuvo: «Yo creo que estaba todo bien hecho, leí un dictamen que decía que los costos estaban bien: me lo dieron presupuesto, compras y legales”. Asimismo, insistió en que  está convencido de que se dieron “todos los pasos administrativos correctos».

«Si llegan a encontrar algún tipo de relación mía con las empresas, un llamado, algo, que no lo van a encontrar porque no existe, háganlo, pero traigan una prueba objetiva», sentenció.

No obstante, recalcó que el error nace de «comparar peras con manzanas, algo gravísimo hasta desde el punto de vista procesal», porque «no se puede comparar el kit del plan Qunita con lo que vale cada producto en el supermercado».

En ese sentido, aclaró: «Las características del kit son particulares y todos los materiales son de primerísima calidad”.

Por último, lamentó: “Lo que más me duele es que quede sin efecto un programa que estaba teniendo un resultado extraordinario”.

En defensa del kit Qunita se manifestó también el ex director del Hospital de Lencina, de la Ciudad de Mendoza, Pablo Ferrari.En una nota publicada en el sitio «Mendoza Online», Ferrari sostuvo respecto a las medidas de seguridad que el INTI «evaluó solamente la cuna (es necesario aclarar que ninguna disponible en el mercado es analizada por el INTI ya que no existen normas nacionales de certificación de cunas) aprobando las condiciones de resistencia de la estructura de las mismas, que respondieron bien cuando se probó la estabilidad, la carga vertical, la flexión sobre los barrotes y la carga sobre la base . Por lo tanto, de ese Informe no se puede afirmar que las cunas sean inseguras».

En el mismo sentido, Ferrari aseguró que «el único objetivo de esta medida es justificar la baja del programa, sin pagar el costo político que conlleva quitar derechos».

DEJA UNA RESPUESTA