Un día como hoy fue secuestrado el periodista Jacobo Timerman

 

El 15 de abril de 1977, el  director del diario La Opinión es secuestrado junto al subdirector Enrique Jara por un grupo de tareas a las órdenes del general Ramón Camps.

Torturado y mantenido desaparecido en dos centros clandestinos de detención, fue blanqueado y mucho después liberado en 1980 gracias a la presión internacional.

Para entender la importancia de este hombre en la historia argentina transcribimos la nota de Página 12 cuando murió a los 76 años de edad

Timerman, un hombre de las dos argentinas

Después de dejar su marca en el periodismo y la política de las últimas décadas un paro cardíaco, que lo alcanzó en su casa de Recoleta, detuvo el camino de Jacobo Timerman. Fundador de míticos medios de comunicación, protagonista de los años en que el golpismo se apoderó de la Argentina, fue detenido y torturado por la última dictadura militar. Liberado por la presión internacional, se dedicó desde entonces a la denuncia del régimen y la defensa de la democracia.

Por Luis Bruschtein

Ayer a la tarde murió por un paro cardíaco en su casa de la Recoleta, en esta capital, el periodista Jacobo Timerman, fundador de dos medios que revolucionaron el ejercicio de la información en la Argentina: la revista Primera Plana y el diario La Opinión. La crónica podría quedar en ese enunciado, pero mostraría tan sólo una pequeñísima parte de la poderosa personalidad, polémica, apasionada, y amada y odiada por igual desde izquierda y derecha, algo que provocaba y disfrutaba, al tiempo que protagonizaba una vida que quedará indisolublemente ligada a la historia del periodismo y la política argentinos de los últimos cincuenta años. Por las redacciones que dirigió pasaron y se formaron varias generaciones de los mejores periodistas del país como Horacio Verbitsky, los mellizos Julio y Juan Carlos Algañaraz, Luis Guagnini, Tomás Eloy Martínez, José María Pasquini Durán, Paco Urondo, Roberto García, Juan Gelman, Osvaldo Soriano, Enrique Alonso, Miguel Bonasso, Ernesto Schoó, Enrique Raab, Osiris Troiani, José Ignacio López, Homero Alsina Thevenet, Carlos Ulanovsky, Silvia Rudni, Mabel Itzcovich, Silvina Walger, Ramiro de Casasbellas, Pablo Giussani, el dibujante Hermenegildo Sábat y muchos otros. Y aunque todos reconocieron el talento, fueron pocos los que se alejaron en buenas relaciones. Timerman no era diplomático ni le hubiera gustado serlo. Encontraba hasta cierto placer en la polémica y la provocación. Seducía y aguijoneaba a sus redactores sin anestesia. En broma, destacaba la importancia del ocio porque era el momento para aprender. “Uno se pasa toda la vida adulta tratando de aprovechar y de hacer algo con lo que aprendió cuando era un vago”. Lo decía por su propia juventud bohemia y rebelde. Timerman había nacido el 6 de enero de 1923 en Bar, un pueblito cercano a Kiev, en Ucrania. Sus padres emigraron a la Argentina en 1928 huyendo de la hambruna y la inestabilidad política de la Rusia postrevolucionaria.“Tercer patio, habitación número 30” recordaba, ya en la vejez, la dirección de uno de los conventillos en Once donde su familia, de condición muy humilde, se había alojado al llegar a Buenos Aires. Su padre murió joven y su madre continuó con el trabajo de vendedora ambulante y luego encargada de una pensión. Timerman terminó la escuela secundaria y había comenzado a estudiar ingeniería cuando decidió lanzarse a recorrer el país en trenes de carga. Se hizo amigo de linyeras y trabajó en distintos oficios desde ordeñador en un tambo de Santa Fe, hasta minero en Neuquén. Y cuando se cansó de viajar se unió a un grupo de poetas bohemios y arltianos que vivían en un conventillo de La Paternal. Algunas de esas escapatorias por el interior coincidió con el escritor Pedro Orgambide y con el titiritero Ariel Bufano. Esa fue la época de “vago” que a veces recordaba. Antes de convertirse en un gigantón de voz tronante, de mucha presencia física y aspecto de empresario próspero, Timerman había sido un joven judío flaco, alto, desgarbado, de anteojos y orejas abiertas. Sus simpatías políticas estaban con el Mapam, el sionismo de izquierda de aquellos años y en una de las reuniones de esta agrupación conoció a la que sería la mujer de toda su vida: Risha Midlin, una cordobesa hermosa, inteligente y muy dulce que era como su contrapeso. Los mismos periodistas que terminaban enojados con Timerman por cuestiones políticas, laborales o personales, hablaban con admiración de Risha y no podían entender cómo semejante ogro se había casado con una mujer tan dulce con la que tuvo sus tres hijos, Daniel, Héctor y Javier.Al casarse tuvo que sentar cabeza. Empezó a trabajar como periodista. Fue secretario de redacción del periódico Nueva Sión y escribió en La Razón, Clarín, El Mundo y tuvo programas de radio y televisión. Pero la etapa más polémica de su vida se inició cuando decidió crear su propio medio: Primera Plana.“Primera Plana la empecé en noviembre de 1962 –relató en una entrevista en 1971– cuando se inicia el proceso azul (por el sector azul del ejército), cuando hay una eclosión política y libertad de prensa, algo que no hubieran permitido los colorados. Confirmado la hago en 1965, cuando comienza dentro del Ejército la conspiración para derrocar a (Arturo) Illia. Hay libertad de prensa y al mismo tiempo una gran eclosión política. ¿Cuándo hago la tercera cosa, La Opinión? En un momento en que la eclosión política es bastante seria (gobierno de Alejandro Agustín Lanusse). Si lo hubiera hecho bajo (Juan Carlos) Onganía, las perspectivas informativas habrían sido muy pobres” Los antagonismos feroces y la inestabilidad política de la Argentina en aquellos años limitaban a los medios periodísticos a espacios muy restringidos. El poder político real eran los militares. Y Timerman hacía equilibrio en esa interna para encontrar márgenes para sus publicaciones. Así, Primera Plana y Confirmado participaron en el clima de desestabilización del gobierno de Illia, algo de lo que se autocriticaría algunos años más tarde. Al mismo tiempo sus publicaciones renovaban el medio periodístico. Buscó a los mejores de todas las redacciones, de izquierda o de derecha, y hasta les duplicó el sueldo. Buscaba calidad en la información. “Si el hombre del pasado era ignorante porque carecía de noticias –decía–, el actual corre el riesgo de serlo porque le sobran. Sobran las noticias pero falta información, análisis, significados…” La Opinión se convirtió en el símbolo de una época en la Argentina. Era criticada por izquierda y por derecha, y leída por los mismos que la criticaban. Pero el fenómeno que expresaba La Opinión la convertía en una espacio sensible a los procesos políticos que se desarrollaron a partir de 1973. Los conflictos entre la dirección y la redacción fueron cada vez más agudos hasta el golpe de 1976. Como en épocas de azules y colorados, Timerman creyó ver en las Fuerzas Armadas un sector más democrático (Jorge Videla y Roberto Viola) frente a otro autoritario (Luciano Benjamín Menéndez y Guillermo Suárez Mason) y trató de sobrevivir en esa brecha, pero esta vez casi le costó la vida.A principios de 1977 fue secuestrado. Durante cuatro años fue trasladado de un campo de concentración a otro y torturado por el general Ramón Camps. Nazi fanático, el jefe de la bonaerense veía en Timerman el símbolo de la conspiración sionista-comunista-norteamericana que lo desvelaba. La presión internacional logró que lo liberaran. Timerman se radicó primero en Israel, luego en Estados Unidos y finalmente regresó a la Argentina cuando cayó la dictadura militar. La dura experiencia del secuestro y la tortura lo habían convertido en otro hombre, igual de polémico, pero convencido antigolpista y partidario de Raúl Alfonsin. Dirigió el vespertino La Razón, pero no logró superar la crisis financiera de ese diario y finalmente se retiró, escribiendo cada tanto algunas colaboraciones en Página/12 y más tarde en Trespuntos. Desde que recuperara su libertad había puesto su inteligencia y habilidad periodística en la denuncia de la violación a los derechos humanos y fue uno de los más eficientes activistas en este campo a nivel internacional. Y con sus libros había encontrado un espacio para desarrollar su talento: “La guerra más larga”, en la que cuestionó la invasión de Israel al Líbano; “Chile, el galope muerto”, sobre la represión de la dictadura pinochetista, y “Preso sin nombre, celda sin número”, donde hizo un dramático relato de su cautiverio en Argentina. La muerte lo alcanzó seguramente trabajando en lo que más amó, el periodismo. Sus restos fueron velados a partir de las 23 en O’Higgins y Monroe y luego serán llevados al cementerio Jardín de Paz, en Pilar.

 “Un gran escritor”

Horacio Verbitsky *

“Timerman fue un importante renovador del periodismo argentino a lo largo de tres décadas, las del cincuenta, sesenta y setenta. Pero eso es un aporte menor en comparación a lo que significó su denuncia internacional de la dictadura militar. Aparte de un gran periodista, fue un gran escritor. Su libro Prisionero sin nombre, celda sin número, es una de las más profundas descripciones de ese régimen perverso. ”

* Periodista y escritor. Trabajó con Jacobo Timerman en el diario El Siglo, la revista Confirmado, El Diario de Mendoza y fue uno de los organizadores de la redacción de La Opinión, junto a Juan Carlos Algarañaz.

 

 “Un jefe muy especial”

Mariano Grondona*

 

“Fue un periodista convocante. Llamó a toda la gente joven que estábamos –en nuestros 30 años– iniciándonos en el periodismo. Era un jefe muy especial: tenía un carácter muy bravo, duro, pero le importaba. Cada vez que uno escribía, llamaba, observaba y eso estimulaba enormemente a toda esa generación joven porque ahí estaba el maestro que decía “estuviste bien, estuviste mal, me gustó, no me gustó”. Vivió una época que los periodistas jóvenes afortunadamente no conocerán. Una época tormentosa, de inestabilidad, de enormes pasiones, de grandes peligros. La cruzó con su talento y finalmente quedó sublimado cuando se lo detuvo y se lo torturó salvajemente durante el proceso militar. Tenía una mujer, Risha, que era de esas mujeres fuertes. Cuando ella murió, algo se quebró en él.Hacia 1963 yo había dejado La Nación porque había estado en el Ministerio del Interior, con Guido de presidente, azules y colorados, y andaba en banda. No había vuelto al diario, tampoco estaba en el ministerio. Saqué entonces una revistita que se llamaba Comentarios, y que se distribuía mediante suscripción. Un día había escrito un editorial y me llamó Jacobo y me dijo: “Quiero que hagas eso en la primera página de Primera Plana”. Desde entonces, por años, hice la columna política inicial de la revista. Después me llevó a La Opinión, y ahí hizo algo típico de él: en la contratapa puso la columna de un periodista de centroderecha junto a la columna de otro periodista de centroizquierda, que era Rodolfo Terragno. Nos peleábamos amistosamente a través del diario. Hace dos años recibí el Konex al periodismo. Dije que había una lista de periodistas que lo merecían. A la cabeza, como “el gran periodista” de nuestro tiempo, estaba Jacobo Timerman.

* Periodista

 

 “Hay que colocarlo en su contexto”

Joaquín Morales Solá*

“No compartí una redacción con él: fui su amigo en la vejez. Lo conocí de regreso del exilio, fue una relación muy personal con un ser humano excelente. Aprendí mucho de él, conversando. Jacobo Timerman tuvo una historia que puede tener aspectos criticables en lo político y en lo profesional, pero reclamo que se lo coloque en el contexto de su época. Si hablamos de lo que hizo hace treinta o cuarenta años, en épocas de divisiones feroces, difíciles, no debemos aplicar los parámetros de la política de hoy. Timerman sufrió la tortura y el secuestro, sufrimientos que lo hicieron comprender cabalmente principios fundamentales que no conocía y que se ocupó de divulgar a sus colegas, como es mi caso.El insistía en su convencimiento de que no hay sistema mejor que la democracia, y de que los periodistas debemos contribuir a la democracia y a los derechos humanos. El Jacobo de los años sesenta no lo tenía muy claro, el de estos años sí, y mucho. Y hay que considerar que Primera Plana y La Opinión, más allá de las líneas políticas y editoriales que, insisto, hay enmarcar en su época, fueron de un gran progreso para el periodismo, marcaron senderos muy claros. Ni las revistas ni los diarios fueron iguales después de él.En lo personal, era un gran contador de anécdotas. Jacobo había vivido la historia moderna de este país de un modo muy impregnado, sus historias eran las de un protagonista, hablaba de personas que conoció y hacía descripciones muy entretenidas y conmovedoras.”

* Periodista

 

 “Un creador de hitos”

Magdalena Ruiz Guiñazú*

“No pude creer la noticia: el miércoles estuve grabando con él para el nuevo documental que estamos haciendo. Estaba tan bien, tan contento. Vino al estudio y le mostramos el video de su alegato en el juicio, que no había visto nunca. Se emocionó muchísimo. Más allá del afecto que le tengo, Jacobo es una persona que fue decisiva para el periodismo argentino contemporáneo, tanto en Primera Plana como en La Opinión. Fue un protagonista que creó dos hitos que fueron importantes para mi formación como profesional.Lo conocí hace ya muchos años por medio de Ramiro Casasbellas, cuando era subdirector de La Opinión. ¡Qué cosa! También acaba de fallecer. Nos hicimos más amigos en los últimos diez años, desde que se fue a vivir a Punta del Este. Allá tuve más ocasión de conocerlo, de hablar más con él. No éramos íntimos amigos, pero teníamos una de esas relaciones en las que se habla mucho. Siempre me impresionó su gran memoria e inteligencia.Lo que grabamos el miércoles es su último reportaje. Hay conceptos sobre la democracia, sobre la dificultad de llegar a la democracia, sobre la libertad y la dignidad del hombre, que son muy conmovedores, son como un testamento. Estuvo en el estudio más de tres horas y resultó un tape largo. Lo había estado apurando porque queríamos terminarlo antes de fin de año.”

* Periodista

 

 “Hizo el diario de mi generación”

Federico Polak *

“Mi primer recuerdo de Timerman es de 1958, cuando leí una nota suya. Yo era muy chico, pero me impactó como periodista cubriendo un hecho notorio: la noticia del posible pacto Perón-Frondizi. Por muchos años seguí su trabajo. Siempre pensé que unía el talento como periodista al talento como empresario periodístico, todo lo que hacía era vendible. Para mi generación, la de los cincuentones, La Opinión fue un diario que nos cambió la vida, el diario central.Lo conocí personalmente unos días antes del golpe de 1976, en su despacho en el diario La Opinión. Yo era un joven político. El me dijo, nunca me voy a olvidar de la frase, `se viene la noche de los cuchillos largos, no sé quiénes los van a empuñar, si los militares o los guerrilleros, pero sí sé que me los van a clavar a mí`.”“Lo volví a ver recién cuando volvió del exilio y lo perdía cuando se encerró en Punta del Este. A muchos nos apenó cómo quedó tras la muerte de su mujer, Risha. Y al enterarnos de la noticia, comentábamos que en cosa de días se fueron Timerman, Ramiro de Casasbellas y Paco Poblet, de la Clásica y Moderna. Tres personajes de una cultura argentina que desaparece.”

*Vocero de Raúl Alfonsín

 “Con vigor y con calor”

Mabel Itzcovich*

“Timerman era un hombre controvertido, polémico, complicado. En realidad, la historia de Timerman es la historia de un hombre que trabajó siempre para sí, un gran profesional, pero que funcionaba de acuerdo a sus intereses, que eran más importantes que su propia profesión. Fue un personaje importante en el periodismo, renovó al periodismo argentino, le dio un vigor y un calor que no tenía antes, descubrió nuevos talentos en el periodismo y puede decirse que en nuestro medio, Timerman marca un antes y un después. Pero creo que hay que separar la profesión del hombre, porque en este caso, el hombre fue un personaje cuya actitud durante la dictadura, a pesar de haber sido una víctima, de alguna forma siguió los intereses sinuosos de esa dictadura.”

* Periodista

DEJA UNA RESPUESTA