Pacientes terminales podrán decidir si recibir o no tratamiento

LA PLATA- El Senado provincial sancionó la ley para que los pacientes terminales puedan decidir no recibir tratamientos que les prolonguen la vida artificialmente.
La iniciativa, que había sido aprobada por la Cámara de Diputados el mes pasado, fue presentada por el diputado del bloque del FPV, Marcelo Feliú.
La ley permite esa posibilidad a quien padezca una enfermedad irreversible, incurable y se encuentre en estado terminal o de agonía, según diagnóstico científico indubitable.
También, a los que hayan sufrido un accidente que los coloque en igual situación.
La norma determina que luego de ser informada en forma fehaciente de su situación clínica, el paciente tiene el derecho a manifestar, y que sea respetada su voluntad, en cuanto al rechazo de procedimientos quirúrgicos o de reanimación artificial, cuando sean extraordinarios o desproporcionados a las perspectivas de mejoría y produzcan dolor o sufrimiento desmesurado.
“Con esta iniciativa, estamos respetando la autonomía y la voluntad de cada persona para decidir sobre su vida”, sostuvo Feliú, quien agregó que “si esta autonomía no puede expresarse a cargo del paciente terminal, los familiares más cercanos serán quienes puedan tomar esa determinación”.
El legislador aclaró que “esta norma no obliga a nadie sino que solo permite una libre elección” y destacó que “si alguien decide algo distinto a lo que esta ley habilita, está en todo su derecho”.
La declaración de voluntad decidida por el paciente deberá constar por escrito, ser suscripta por éste e incorporarse a su historia clínica.
Si no pudiere firmar, lo hará su representante legal o cónyuge, descendientes, ascendientes o parientes consanguíneos hasta el segundo grado, en este orden, quienes actuarán como testigos, dejando constancia de su identificación y del motivo que impide la firma del paciente.
El titular del bloque del Frente para la Victoria de la Cámara de Diputados, Juan de Jesús, remarcó que “con esta ley, la Provincia de Buenos Aires sigue sumándose al nuevo paradigma en materia de derechos que vive la Argentina”.