El Conurbano, una problemática para tomar muy seriamente

    Por GUSTAVO GRASSO.  Hace unos meses, el licenciado Daniel Arroyo, ex-vice ministro de Desarrollo Social de la Nación y ex Ministro de Desarrollo Social de la Provincia de Buenos Aires, publicó en Clarín, un artículo titulado «El conurbano bonaerense, de los cordones a los corredores».

    Allí se dice que la idea de cordones que es una forma de analizar el conurbano y que refiere fundamentalmente a la mayor/menor cercanía con la CABA, ha quedado obsoleta y que debe ser reemplazada por lo que llama «corredores», los que serían el del norte, el del sur y el del oeste.

    Al propio tiempo dice que, producto de las inversiones privadas, el «corredor norte» se ha despegado del resto y las condiciones de vida en ese corredor hoy se asemejan a las de la CABA.

    En general los problemas complejos, requieren análisis complejos y soluciones que también son complejas. Y si uno aborda el tema del conurbano la complejidad es aún mayor.

    Frente a la complejidad del asentamiento humano que es el conurbano y que se trata de uno de los 10 conglomerados urbanos más grandes del mundo, las distintas formas de analizarlo no se estorban mutuamente, sino que seguramente se complementan.

    Para pensar el conurbano es imprescindible tener la visión de una unidad conformada por la CABA y los 33 distritos de la Provincia de Buenos Aires definidos por la Ley provincial 13473 como Conurbano y que si sumamos CABA+CONURBANO, tenemos el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

    Esta determinación configura un área de 7.200 km2 con la más alta densidad de población del país,  que debe resolver un sinnúmero de problemas en las condiciones de vida de una población de alrededor de 14 millones de personas, desde la ocupación del territorio, la vivienda, el acceso al transporte, la producción, el acceso a los sistemas de salud, las condiciones de saneamiento, el acceso a la educación, etc.

    La posibilidad de resolución de los problemas que se dan en ese área, no dependen solamente de cada uno de los 34 unidades político-administrativas que se constituyen en gobiernos locales, sino también de una entidad supralocal que permita, en conjunto con los estados locales, la Provincia de Buenos Aires y el gobierno Nacional,  una planificación integrada y que desarrolle soluciones cooperativas e integrales.

    Las brechas en las condiciones de vida que se verifican en estos lugares no están explicadas solamente por su ubicación norte o sur.

    En los distritos del norte tenemos territorios en donde los indicadores de vulnerabilidad son tan altos como en el sur.

    Los datos socioeconómicos agregados a nivel de Distrito/Partido expresados en promedios no dan cuenta de las diferencias muy importantes que se dan al interior de esas unidades.

    En un trabajo de investigación territorial y educativa  realizado en la provincia de Buenos Aires encontramos con claridad estas diferencias que se dan en todos los distritos del Conurbano, y que consisten en la detección de las áreas con indicadores críticos al interior de cada distrito. Esas áreas que nos permiten acercarnos a la problemática real de la población que está viviendo en esos territorios son las fracciones censales.

    El trabajo está centrado en la necesidad de conocer con la mayor precisión posible la localización de las familias y los hogares pobres en la provincia de Buenos Aires, asumiendo que dicho conocimiento permite una acción eficaz por parte de los organismos encargados de brindar todo tipo de servicios y velar por el reconocimiento de derechos en el campo de la salud, la asistencia social y la educación.

    En la formulación de las bases para el desarrollo del trabajo, siempre estuvo presente la idea de que la información socioeconómica disponible agregada a nivel de Distrito/Partido ya no daba cuenta de la realidad que es observable en aquellos barrios, conocidos por todos, donde pareciera que el progreso no llega nunca.  A si mismo, se pensó que los indicadores educativos como estadísticos de tendencia central, expresados en medidas provinciales o distritales, tampoco ayudan a la toma de decisiones de esas situaciones que, coincidentes con esas localizaciones de mayor precariedad, resultan predictoras del fracaso escolar, y por ende, reproductoras de mayor pobreza.

    Poder acceder a un instrumento que permita actuar sobre áreas que están representando a barrios/localidades específicamente y allí desplegar la oferta educativa y los indicadores que caracterizan a los establecimientos educativos que integran el área, es importante, no sólo por el conocimiento pormenorizado que aporta, sino y fundamentalmente, porque pone a disposición de diferentes niveles de la gestión una herramienta que permita operar sobre esta realidad y ayudar a transformarla.

    Para citar algunos distritos que son mostrados como ejemplo en el citado artículo, tomemos el caso de Tigre, Pilar y Escobar.

    El distrito de Tigre tiene 16 fracciones censales y en 9 de ellas, vale decir en el 56% del territorio, tenemos altos índices de vulnerabilidad social.

    En Pilar ocurre algo parecido:  de las 13 fracciones censales de su territorio, en 8 (62%) se verifican altos índices de vulnerabilidad social y lo propio ocurre en Escobar ya que en 5 de sus 8 fracciones, (62%) ocurre lo mismo.

    Tigre no es solo Nordelta y la Estación Fluvial;  es también Bancalari y el Barrio San Pablo.

    Presidente Derqui es también parte del distrito de Pilar.

    Maquinista Savio y Garín también son parte del distrito de Escobar.

    Entonces, esta idea vertida por el ex-ministro de que estos distritos se han desarrollado, pareciera que no se verifica totalmente.  La verdad es que si el desarrollo no está en función del pueblo y miramos los indicadores de ese desarrollo por los cambios positivos que impactan en  las condiciones de vida de los habitantes, no estamos hablando de la misma cuestión.  Sería bueno ampliar la discusión no cerrarla, y sumar los aportes de los muchos centros académicos, expertos y estudiosos de la problemática del Conurbano ya que es uno de los temas importantes de la Argentina, pues concentra la mayor población de nuestro país.