Pesar por el fallecimiento de Ricardo Passano

Ituzaingó El Intendente Alberto Descalzo expresó sus condolencias tras conocer la noticia del fallecimiento del destacado actor y vecino de Ituzaingó, Ricardo Passano.
Ayer, en una clínica del distrito, a los 90 años falleció el actor de cine y teatro que vivió desde los 7 años en Ituzaingó.
“Fue un actor de raza, un hombre que dejó su huella imborrable en la historia del cine nacional. Siempre estuvo presente en el ámbito cultural de Ituzaingó, nos acompañó en todo momento y tuvimos el honor de compartir sus experiencias y anécdotas las cuales narraba con gran placer y orgullo.
Fue y será un artista inolvidable en nuestra historia y nunca dejaremos de rendirle homenaje” expresó el Intendente Alberto Descalzo y agregó “acompañamos desde el Municipio a toda su familia saludando afectuosamente y sintiendo más presente que nunca todas sus enseñanzas”.
Vale recordar, que el actor fue convocado por el Gobierno Municipal para importantes eventos tales como el Primer Festival de Cine de Ituzaingó (FECI) en el que participó de su inauguración, así como en jornadas de homenajes al Cine Nacional, diversos acontecimientos y actividades culturales del distrito.
Además el Municipio decidió bautizar con su nombre uno de los espacios verdes de Ituzaingó Sur.
Ricardo Passano, compartió producciones con figuras importantes como Hugo del Carril, Elias Alippi, Pepe Arias, Narciso Ibáñez Menta, Angel Magaña, María Duval, Mirtha Legrand. De su labor en el cine se destacan los filmes que compartió con la entonces creciente Lolita Torres, como «Ritmo, sal y pimienta» (1951) y «La niña de fuego» (1952). De familia de artistas, su abuelo fue actor y dramaturgo en Montevideo, y su padre Ricardo Segundo Passano, fue cofundador, con Leónidas Barletta, del Teatro Independiente. Nació en el barrio de Caballito como Mario Ricardo Humberto Passano, sobrino además de la actriz Elsa O’Connor, y al cumplir 7 años se muda con su familia a Ituzaingó. Todavía adolescente, se incorporó a la compañía encabezada por Nora Cullen y Guillermo Battaglia, para debutar en un radioteatro, junto a sus hermanos Margot y Mario, en 1934.
En 1937 aparece por primera vez en el cine en «La muchacha del circo», carrera cinematográfica que sigue en 1941 con «El mejor papá del mundo». Un año más tarde lo hizo en «Adolescencia» y «Noche de bodas», filmografía que continuó, en 1943, con «Casi un sueño», la célebre «Juvenilia» y «La guerra la gano yo».
Trabajó en más de 40 largometrajes, entre ellos «Cuando en el cielo pasen lista» (1945), «Las tres ratas» (1946), «La senda oscura» (1947) y «Cumbres de hidalguía» (1947). En 1950 participó del elenco de «El último payador», junto a Hugo del Carril, dirigido por Homero Manzi y Ralph Pappier, la primer película nacional con escenografías con techo. Su popularidad creció notablemente al acompañar como galán a Lolita Torres en varios títulos, a los que siguieron «Mal de amor» (1955), de Luis Mottura, entre otros.
A partir de entonces se dedicó al teatro y a la docencia, y con sus alumnos ofreció más de medio millar de festivales de teatro gratis a beneficio de distintas instituciones. Tras ese largo paréntesis en el cine, al promediar la década del 60 volvió a la carga en la aventura protagonizada por Martín Karadagián «El hombre invisible ataca» (1967).
En su nueva etapa delante de cámaras participó en «La frontera olvidada» (1969), «Pimienta y Pimentón» (1970) y la histórica «Bajo el signo de la patria» (1971), de René Mugica. Luego siguió junto a Karadagián en «Titanes en el ring» (1973), «Intimidades de una cualquiera» (1974), de Armando Bó y «El faro» (1998).
En 2006 publicó, con su esposa, Martha Fidela Teresita Pisano, el libro de poesías «Como hojas», escrito por su hijo Ricardo Luis Passano, que murió en 2001. Un año más tarde falleció su esposa.
En la década del 50 Passano escribió junto a Laura Favio (madre de Leonardo) algunos radioteatros y en 2008, el cineasta lo convocó para participar en un proyecto que no llegó a concretarse. De su carrera teatral se destacan «Mi querida Ruth», junto a Susana Freire, dirigidos por Antonio Cunill Cabanellas, y en el Teatro Ateneo junto a Emma Grammatica, «La casa sin alma», también con Fanny Navarro.
Interpretó al hijo del personaje central, a cargo deNarciso Ibañez Menta, en «La muerte de un viajante», de Arthur Miller, así como comedias con Beatriz Taibo y Nelly Meden, y la exitosa «Buenos días, mamá», con Ana Arneodo, en el Teatro Marconi Passano, que por TV tuvo una destacada presencia a principios de la década del 60 en Canal 9, recibió entre otros premios el «Pablo Podestá», de la Asociación Argentina de Actores.