La importancia de la Feria del Libro para la escuela

    Por LEANDRO RODRÍGUEZ

    Por la trayectoria en su haber y por la impronta pedagógica que mostró en cada una de sus ediciones, la Feria del Libro se convirtió en uno de los eventos culturales más relevantes de América Latina en los últimos tiempos. No se trata sólo de una buena oportunidad para recorrer los stand de las distintas editoriales que ofrecen una nutrida colección de libros, sino también que esta mega muestra fue el escenario para que escuelas de la provincia de Buenos Aires expusieran frente al público algunos de los proyectos educativos que trabajaron en el aula.
    Bajo esta premisa, el hecho de asistir a La Feria, representa para un alumno –de primaria y/o secundaria- tomar conciencia de la gran dimensión del mundo de la literatura, y principalmente tener el contacto con la capacidad de gestión de nuestro país para organizar un evento de tal magnitud, además de relacionarse con la riqueza y diversidad intelectual que alberga dicho espacio. Conjuntamente con todos los beneficios que la Feria ofrece a la comunidad educativa, fundamentalmente toma relevancia la posibilidad de que un alumno pueda acceder a este evento de manera directa cuando quizás hasta el momento solo lo ha visto por los medios de comunicación o se lo ha contado alguien que la visitó. Frente a esta posibilidad, el alumno constata que la lectura es sin dudas un proceso enriquecedor.
    Pero además de promover un interés genuino por la lectura, la Feria del Libro también propone un lugar auspicioso para que estos alumnos le muestren al público algunos de sus trabajos curriculares que desarrollaron en sus escuelas.
    Las instituciones exponentes trabajaron sus proyectos teniendo en cuenta la importancia del aprendizaje significativo, la necesidad de innovación en la educación y con el horizonte puesto siempre en mejorar la calidad educativa.
    La sensación motivadora de lo hecho en la Feria dejó sus contrapuntos en alumnos y docentes, ya que una cosa es ver el producto terminado y otra muy distinta es mostrar cómo se hizo, cómo se logró y constatar que fueron capaces de hacerlo.
    Sobre el cierre de esta nueva edición, la Feria Internacional del Libro concluye con la idea de que no solo se trata de stands para la compra de libros. Mucho de lo que se percibe en cada uno de sus pabellones se relaciona de variadas formas con los contenidos pedagógicos que trabajan los docentes. En este sentido, se afianza la idea de que es importante tanto el producto que se ofrece como la manera en que se lo da a conocer y en tal sentido la relación “feria-contenidos” es directa. Por eso, cada año la Feria promueve dentro del aula el aprendizaje a partir de problemáticas reales y se relaciona con la forma de trabajo que nuestros alumnos conocen, un nuevo desafío que hay que sacar adelante con las herramientas que poseen y fue una nueva instancia de aprendizaje.

    DEJA UNA RESPUESTA