Asesinato de Brisa: la madre quiere que su hermano se pudra en la cárcel

 

El tío de Brisa Méndez, quien está detenido como único sospechoso del femicidio, pedía por la aparición de su sobrina en las redes sociales e incluso organizaba el reparto de fotos en la localidad bonaerense de Derqui para poder dar con la menor.

Se trata de Matías Emanuel Méndez, quien inició sus publicaciones el miércoles en Facebook a las 20.49 del miércoles, es decir cinco horas después de que la adolescente fuera vista por última vez por sus familiares. El detenido es el hermano de Vanesa Méndez, la madre de la joven que tenía 13 años y cuyo cuerpo fue hallado enterrado en el patio de la casa principal del sospechoso.

“Si alguien la ve o algo por favor avisen… Salió a las 15 y no volvió, es mi sobrina… Está desaparecida, es de Pte Derqui, salió con esa remera de egresados…Y una calza gris”, escribió en su cuenta “Maty Piru”, el ahora detenido, junto a una foto de su sobrina.

Al día siguiente, a las 19.52, volvió a insistir con aparición de Brisa: “Compartan por favor, tiene que aparecer…ya pegamos fotos por todos lados… Salió en el diario… Y las cámaras no tienen novedad?? Tiene que aparecer”.

Finalmente, realizó su último posteo ayer a las 6.21 para realizar una convocatoria para repartir folletería y escribió: “A las 11 desde la guardería, al frente de la estación Meisner 922… Salimos a entregar copias con la foto de mi sobrina casa por casa… Y para ver quién aporta datos de si la vieron… Los que puedan colaborar muchas gracias”.

Tras conocerse el hallazgo del cadáver de la adolescente en la casa de Méndez, su muro de Facebook se llenó de insultos de personas que especialmente destacaron el “cinismo” con el que actuó estos últimos días y le desearon que “se pudra” en la cárcel.

La mamá de Brisa Méndez, la adolescente de 13 años que fue hallada enterrada este viernes en la casa de su tío, pidió que «haga justicia» y que su hermano «se pudra en la cárcel».

«No tengo palabras y pido justicia para mi hija. Ella había pedido salir para hacer compras y nunca regresó. Todo el barrio la buscaba y las cámaras de seguridad de la zona nunca la vieron salir de la zona. Pido justicia y que se pudra en la cárcel», contó hoy Vanesa Méndez, la madre de Brisa

«Es un hijo de puta. Se tiene que pudrir en la cárcel por lo que hizo con mi hija. Nos dejó totalmente destrozados a todos. El muy de mierda me mandaba mensajes al celular para que me tranquilice porque la nena iba a volver porque se fue por la culpa de su papá», agregó la mujer.

«Mi hija era hermosa. Mi Brisa era muy compañera y servicial con todos. Tenía tan solo 13 años. No entiendo por qué le arruinó la vida así. Mi hermano no tenía antecedentes de nada y no entendemos por qué hizo eso tan cruel», agregó.

La mujer contó que «mi hermano me había pedido prestada una pala para sacar las plantas de marihuana que tenía en su casa. Nunca pensé que fuera para enterrar a mi hija».

En tanto el fiscal Gonzalo Acosta, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) de Delitos Conexos a la trata de Personas del Departamento Judicial de San Isidro, espera para hoy el resultado de la autopsia al cuerpo de la adolescente para saber la data de muerte y si fue víctima de abuso sexual.

Brisa fue vista por última vez el pasado miércoles alrededor de las 15.30, cuando salió de su casa en dirección a las inmediaciones de la estación de trenes para realizar compras.

Ese mismo día, a las 12.08, la abuela de Brisa recibió un mensaje de la aplicación Messenger, en la que supuestamente la menor le escribió: «Estoy lejos, no voy a volver, papá no me quiere, me hace cosas».

De acuerdo a las fuentes, el teléfono de Brisa no tenía chip y solo podía usarlo conectado a una red WiFi, por lo que el fiscal Acosta solicitó de manera urgente, y a través del Ministerio de Seguridad, que Facebook informara la dirección IP desde donde había sido emitido ese mensaje.

Finalmente, la red social Facebook informó que el mensaje había sido transmitido desde un domicilio ubicado en la calle Iparaguirre al 700, a pocos metros de la casa de la menor buscada.

En ese lugar hay tres viviendas, de las cuales una era propiedad del tío de la adolescente y hermano de su madre, quien ya había declarado en la causa pero desviando la investigación, pero finalmente quedó detenido como autor del crimen.

Los agentes divisaron un montículo de tierra en el fondo de la vivienda, donde encontraron el cadáver enterrado a pocos centímetros de profundidad y envuelto en una sábana.

 

DEJA UNA RESPUESTA