Opositores de si mismo

Por RODY RODRIGUEZ. Imposible no caer en la tentación de robar un muy buen título utilizado por la revista Noticias de hace unas semanas. La nota apenas fue ojeada, pero el título resultaba de por si, todo un concepto sobre el accionar de la oposición en los últimos tiempos. Por eso y ante todo, gracias a la editorial Perfil, por permitirnos el robo intelectual del título de este espacio, aunque son pocas las ideas de esa editorial que merecen ser robadas y las que son, en su mayoría ya fueron robadas a otros y ladrón que roba a un ladrón…

Pero volviendo al título inspirador, se puede hacer una suculenta lista de acontecimientos que transforma a la oposición en la principal fuerza opositora de la oposición.  Por ejemplo:

La lamentable perfomance electoral de Mario Das Neves en Chubut, no tanto por su resultado si no por el manoseo de las urnas.

La decisión de Julio Cobos de no ser candidato a presidente para seguir siendo Vicepresidente de la Nación en ejercicio de la oposición.

Las conferencias de prensa de Ernesto Sanz para decir que no se bajaba  de donde nunca se había subido y terminar su campaña sin pena ni gloria.

Los intentos de Leopoldo Moreau de lograr un acuerdo entre Ricardo Alfonsín y Francisco De Narvaez. «Que se rompa pero que no se doble», dijo Leandro Alem, «pero si dobla que doble a la derecha» dijo el inefable Leopoldo.

¿Qué más se puede decir de la pre interna mutada en papelón de Eduardo Duhalde y Alberto Rodriguez Saa con denuncias de patoterismo y de abandonos?.

De las predicciones de Lilita Carrió mejor ni hablar. Ya ni siquiera causan gracia.

En el medio el incomprensible documento llamado El deber de cuidar la Democracia, firmado hace unos días por candidatos presidenciales y legisladores nacionales opositores «en resguardo de la democracia».

Sobre este texto debemos analizar que la primera confesión que hacen quienes firman es que se imponen a sí mismos «como deber» cuidar la democracia. Vale preguntarse si acaso ¿no era un deber que ya tenían? Lo que parece decir esa frase es que si se lo imponen ahora es porque no se lo han impuesto antes. Bien vista, la confesión quizá tenga algo de autocrítica, o de remordimiento por no haberla cuidado en otros momentos de la historia, como cuando no había democracia y varios de estos dirigentes no estaban entonces tan atareados en restituirla como hoy lo están en protegerla.

Así las cosas, bienvenida sea la defensa democrática de este grupo de dirigentes que hasta ahora se empeñan en autoflagelarse. En ser como dice el título que hemos robado «opositores de si mismo», pese a los esfuerzos de algunos comunicadores, como Edgardo Alfano, responsable periodístico de TN que con una verdadera muestra de periodismo militante dijo «no nos hagamos ilusiones con la posibilidad de ver a la oposición unida».