Encuesta: Entre la esperanza y la esperada lluvia de inversiones más de la mitad de la gente está peor que hace un año

BUENOS AIRES- El 51% consideró que la situación económica del país es mala o muy mala; el 38% que él o alguien de su familia perdió el trabajo en el último año y el 70% señaló que compra menos alimentos que antes.

A través de una encuesta realizada por el Centro de Estudios Metropolitanos (CEM), que entrevistó a 1738 habitantes de la Capital y el Gran Buenos Aires, se conoció que en los últimos cuatro meses se dió un deterioro muy importante en la seguridad económica junto con la laboral, mientras que hay cierta estabilidad en lo alimentario. En este sentido la seguridad económica pasó de 46 a 40, la laboral de 57 a 50 y la alimentaria, un poco más estable, de 72 a 71.

El objetivo de la investigación fue comparar los resultados del primer Monitor de Clima Social (MCS), que se hizo en diciembre pasado, con los que se obtuvieron en este segundo MCS; el cual construye tres índices de seguridad social: el índice de seguridad económica, el de seguridad laboral y el de seguridad alimenticia.

En este marco se obtuvo que el 51% consideró que la situación económica del país es mala o muy mala; el 36% dice que es regular y solo el 13% dice que es buena. . Por su parte el 70% reveló que compra menos alimentos que antes; el 74% que cambió las marcas de los productos que consumo y el 35% dejó de comprar carne cotidianamente. A partir de estos datos es que el CEM confirmó que el índice de seguridad económica bajo.

Por su parte respecto a la seguridad laboral se relevó que el 38% de los entrevistados sostuvo que él o alguien de su familia perdió el trabajo en el último año, situación que empeora en el segundo cordón del Gran Buenos Aires alcanzando casi el 50%. Además el 57% afirma que un nuevo integrante de su familia tuvo que salir a buscar trabajo porque el ingreso ya no les alcanza y sostiene que con el sueldo no se llega a fin de mes. Sin embargo en la encuesta de diciembre pasado ese porcentaje llegaba al 45%.

En relación a la seguridad alimentaria, tercer índice en el que se basa el CEM en su Monitor de Clima Social, se registra mayor estabilidad aunque el 43% dijo haber reducido las raciones de comida por motivos económicos y hace cuatro meses era el 38%; el 22% dijo haber tenido hambre en algún momento del último año; el 35% dejó de comprar carne de forma frecuente y el 74 se cambió a segundas marcas.

Las entrevistas fueron telefónicas, respetándose las proporciones por edad, sexo y nivel económico social y la dirección estuvo a cargo de Matías Barroetaveña.

DEJA UNA RESPUESTA