Llegó el tiempo de las mujeres

(Foto Eva Cabrera)

BUENOS AIRES- Llegó un nuevo 8 de marzo y con él, el Segundo Paro Internacional de  Mujeres, Lesbianas, Travestis y Trans. Este año se aclara que no sólo es mujer la biológica, aquella que nació con el sexo femenino sino las que se autoperciben mujeres

El Paro es para todas, independientemente de su clase social, de su piel, de la edad, del trabajo que realizan o incluso si están desempleadas, que en nuestro caso, en Argentina, lamentablemente sabemos las tremendas cifras de desempleo en general y particularmente en las mujeres.

Se está parando por las deudas que la democracia tiene con las mujeres con el descuido hacia la mujer y este año particular, en nuestro país, lo venimos hablando hace varias semanas,  haciendo eje especial en la ley de interrupción del embarazo que fue presentada con 71 firmas ( algo récord) por séptima vez en el Congreso de la Nación.

Esto Paro se viene gestando hace tiempo y en la cocina de este paro – actividad siempre tan ligada a las mujeres-  hubo muchos pasos, muchos ingredientes,  todos los Encuentros Nacionales de Mujeres, las multitudinarias marchas del NiUnaMenos y de #VivasNosQueremos, en el #Tetazo, en el Pañuelazo, y tantos encuentros para dialogar para reclamar, para preparar las demandas y los pasos a seguir.

Sin embargo es importante que esto no sea solo un día y que se encuentre la manera de reunirse y vincularse y articular algo permanente que haga que cada acción violenta tenga una respuesta masiva y multitudinaria.

Hay  que tener real dimensión de este hecho que es mundial, que  nos unifica con mujeres muy distintas,  con cualquier otra mujer que vive en Lituania, en Senegal, en Colombia o aquí.  Se da en 57 países esta segunda edición y nos hace sentir  cerca, diluye las fronteras, crea una solidaridad internacional inmediata.  Y pone una al lado de otra unida en un mismo abrazo, en una misma voz y en un mismo grito  a  mujeres de distintos partidos políticos, a las activistas barriales, a las gremialistas, a las sindicalistas, a las ama de casa, a las profesionales, a las analfabetas,  a la artista y la desocupada, a la docente y la científica.

La idea del paro mundial se remonta hace sólo un año y medio cuando miles de polacas convocaron a una huelga de mujeres contra un proyecto de ley que pretendía penalizar el aborto, incluso el aborto espontáneo o el que se le practicaba a una mujer que había sido violada. La huelga rápidamente produjo un efecto que hizo que el Parlamento rechazó el proyecto de ley. Las polacas empezaron a contactarse con movimientos de mujeres que estaban madurando en otros países y en cuestión de solo unos meses se transformó esa huelga local en un Paro Internacional de Mujeres esto fue el 8M del año pasado.

FORMAS DE PARTICIPACION

Planificado por distintas organizaciones pero sin nadie que lleve la voz cantante lo que busca este 8M es que no solo se movilicen, si es que pueden sino fundamentalmente que PAREN con el slogan más sólido «Si las mujeres paran, se para el mundo».

La concentración es a partir de las 16 en Avenida de Mayo 825, entre Piedras y Tacuarí. Desde las 17, se marcha hacia el Congreso, ya se está definiendo las voces de artistas y personalidades que van a leer un documento en el acto central. Antes a las 11 está pautado un ruidazo, como el año pasado desde el lugar de donde cada mujer esté.

Quienes no puedan dejar de trabajar pueden mostrar su adhesión en las redes sociales usando los hashtag #8M y #ParoDeMujeres.

El  papel de las redes es importantísimo, de hecho el “relanzamiento del Me too ( Yo también) multiplicó por miles los relatos de las mujeres que fueron abusadas y no habían hablado del tema antes, esto nació en Estados Unidos pero se viralizó en todo el mundo.

Si bien el relanzamiento se dio cuando la actriz Alyssa Milano, tras el escándalo con el productor Harvey Weinstein,  invitó a denunciar casos de abuso y acoso machista en Twitter, este movimiento era anterior del año 1996 y había sido fundado por una activista Tarana Burke que, en medio de un campamento escuchó el testimonio de una niña de muy corta edad que había sido abusada por un familiar y dio vida al Movimiento Yo también  empoderando a las mujeres a hablar sobre esas historias y mostrando la magnitud del problema en el mundo entero.

Las mujeres podrán participar entonces a partir  de una presencia activa en la marcha, pero también  en  una asamblea, portando un cartel o interviniendo a través de las redes sociales, en el barrio, en una plaza, en una organización cultural o en el lugar que cada una elija.

En los   57 países del mundo  que adhirieron se dan razones y motivos suficientes y  hay muchísimos temas que se repiten y son en común y en todos  con  rostros y voces que representan a las que ya no están a las víctimas de los femicidios.

En Argentina con la aprobación del divorcio vincular y el matrimonio igualitario como precedentes este año  las mujeres están empoderadas atrás del tema del momento que es  el aborto legal seguro y gratuito, por que se tome este tema como un tema de salud pública y se lo debata desde ese lugar.

Se busca que se despenalice, para que no vayan presas, y que se legalice, para que se convierta en un tema de Salud Pública.

Las causas, los reclamos  son muchos quizás algunos de los más importantes son

La violencia, los femicidios y la triste realidad de que  los asesinatos no disminuyeron

254 mujeres murieron el año pasado, en Argentina  una mujer es  asesinada cada 30 horas

Se pedirán políticas públicas efectivas para prevenir y sancionar la violencia contra las mujeres y también que protejan a los chicos huérfanos, que no solo sea para la ciudad esta ley que se dio este año y que les otorga una pensión hasta los 18 años.

La brecha de género es otro tema del tapete la mujer cobra un 27 por ciento menos que el hombre y es la más perjudicada ya sea cuando va a buscar trabajo o cuando hay reducción de personal en un lugar. Esto en el trabajo formal… en el informal la cifra aumenta.

Una histórica demanda, el trabajo doméstico no remunerado, que siempre cae en las mujeres, ya sea la crianza de los hijos, las tareas domésticas o el cuidado de los adultos mayores, lo que obviamente hace que la mujer tenga que buscar trabajos precarizados en las pocas horas que le quedan o no trabajar. El simple hecho de que cuando la mujer tiene familia al padre apenas le den unos días de licencia por paternidad avala este pensamiento que el rol con los hijos y con la casa es de la mujer.

Por esto es muy importante un día como hoy el rol de los hombres que deben quedarse en casa cuidando de los hijos para que las mujeres marchen

Las mujeres desaparecidas, las que nunca volvieron las que no se sabe dónde están, si fueron víctimas de un homicidio, si fueron víctimas de trata de personas. El 79%  de las víctimas de trata de personas identificadas en América Latina son mujeres y niñas.

Se para también para dejar de construir ese mundo machista e irreal donde la mujer está subrepresentada en muchas áreas no sólo en el trabajo, en el acceso a cargos de poder, sino también en la música, en el arte, en la ciencia, en la literatura. De hecho esta semana hay muchísimas muestras de arte, de cine, de teatro que pone en foco a la realización de las mujeres, pero bregamos que no sea solo esta semana.

Números telefónicos para tener siempre a mano

144

Línea telefónica gratuita 144. Información, orientación, asesoramiento y contención para las mujeres en situación de violencia en todo el país. Todos los dias, las 24 hs. Depende del Consejo Nacional de las Mujeres.

137

Línea telefónica gratuita 137. Funciona para las ciudades de Buenos Aires, Posadas y Eldorado (Misiones) y Resistencia (Chaco). Es para un programa de Victimas de violencia.  En caso de solicitarlo, cuentan con equipos que van a domicilio.

0800-66-MUJER (68537)

Atención las 24 hs. Brinda asistencia gratuita a víctimas de violencia de género en la Ciudad de Buenos Aires.

4123-4510

Oficina de violencia doméstica de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Ofrece información para la Ciudad de Buenos Aires y elabora en dos horas un informe de riesgo. La consulta personal es en Lavalle 1250.

La Canción oficial del encuentro tiene el ritmo de Gilda y la voz de Natalia Oreiro

Es la Marea feminista

«Marchando te conocí,

parando dije que sí

y desde el 8M,

loquita quedé por ti.

Fue tanto, tanto el clamor

que mareadita quedé,

sin una gota de alcohol

de ti yo me emborraché.

 

Cómo libera la marea feminista,

cómo libera la marea antimachista,

cómo libera la marea del deseo,

cómo libera la marea Ni una menos.

 

Y me libera, me libera la marea,

Y me empodera, me empodera la marea,

Y nos mareamos, nos mareamos, nos mareamos,

porque es muy lindo es estar revolucionadas.

 

Como marea si marchamos todas juntas,

como marea si paramos todas juntas

como marea si gritamos todas juntas

como marea si bailamos todas juntas

Y nos paramos, nos paramos

nos paramos todas juntas contra el patriarcado

Y nos paramos, nos paramos las mujeres

porque es muy lindo estar revolucionadas».

Agenda cultural

Semana de directoras argentinas. El Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) celebrará por primera vez la “Semana de Directoras Argentinas”, del 8 al 14 de marzo, con exhibiciones de películas dirigidas por mujeres en todos los espacios INCAA del país y las salas comerciales de los cines Hoyts, Village y Cinemark, que serán acompañadas por sus directoras y protagonistas. La programación en el Cine Gaumont -funciones a partir de las 20- incluye a “Hoy partido a las tres”, de Clarisa Navas (jueves 8); «La novia del desierto», de Cecilia Atán y Valeria Pivato (sábado 10); «Cuatreros», de Albertina Carri (domingo 11); «Nadie nos mira», de Julia Solomonoff (lunes 12); «Alanis», de Anahí Berneri (martes 13); “Sinfonía para Ana”, de Virna Molina y Ernesto Ardito (miércoles 14).

Arte y activismo. ARDA (Colectiva Artivista Feminista) convoca a mujeres, lesbianas, trans y travestis a ser parte de su acción este #8M. La invitación es a ser parte activa del Paro Internacional del 8 de Marzo con una acción artivista colectiva en la calle que reúna arte y activismo. Para recibir las consignas y la dirección, escribir a [email protected]

“La unidad es con nosotras 8M”, debate abierto entre referentes feministas. El miércoles 7 en el Centro Cultural Casa Brandon (Luis María Drago 236) se llevará a cabo un encuentro entre referentas feministas y dirigentes de organizaciones políticas, organizado por el Observatorio de Género y Políticas Públicas de Buenos Aires. Participarán: Vicki Freire junto a Vanesa Siley (Dip. Nac. Unidad Ciudadana y Sec. Gral Sitraju), Cecilia Checha Merchán (Dip. Parlasur y Referenta La Colectiva), Caren Tepp (Concejala de Rosario), Florencia Minici (Co-Directora de LatFem y referente de #NiUnaMenos) y Majo Gerez (de la agrupación Mala Junta y #NiUnaMenos Rosario).

La Usina del Arte conmemora el Día de la Mujer. Adriana Varela, Juliana Gattas, Ángela Torres, Rosario Ortega, Hilda Lizarazu y Sandra Mihanovich entre otras. La cita es el domingo 11 de marzo a partir de las 11hs. Más información: buenosaires.gob.ar/usinadelarte

8M y cine. La cinemateca del Centro Cultural Haroldo Conti invita a un ciclo de cuatro documentales que rescatan las obras y los contextos de cuatro mujeres con un papel preponderante en la literatura argentina: Alfonsina Storni, Salvadora Medina Onrubia, Alejandra Pizarnik y Diana Bellessi. El 3, 4, 10 y 11 de marzo a las 19hs en el Conti Cine, entrada gratuita.

En el Museo Nacional de Bellas Artes. Desde el 1° de marzo se puede ver, con entrada gratuita, la muestra A la conquista de la luna, que reúne una serie de obras que invitan a reflexionar sobre el lugar que ocupan las mujeres en el arte. Se exhiben piezas de Diana Dowek, Elba Bairon, Graciela Sacco, Liliana Porter, Mónica Millán, Noemí Gerstein y Raquel Forner, artistas que desafiaron y transgredieron algunos de los sobreentendidos que han regido el arte y su producción y la forma en que algunas prácticas están ligadas a la masculinidad, cuestionando así las jerarquías de género. Junto con esta exposición, el Bellas Artes adhiere a la iniciativa del colectivo Nosotras Proponemos (por una participación igualitaria en el ámbito del arte), con un apagón casi total en las salas del primer piso del Museo que, del 2 al 18 de marzo, entre las 18 y las 18.30, iluminará solo las obras de artistas mujeres.

Comunicado completo: “El 8M paramos, nos paramos”

El próximo 8 de marzo volvemos a mover la tierra de su eje. Desde las raíces profundas de nuestros territorios hasta los edificios de las corporaciones, vamos a quebrar las estructuras que nos atan. El 8M NOSOTRAS PARAMOS, NOS PARAMOS. Mujeres, lesbianas, travestis y trans estamos organizadas en un deseo común y ya no hay vuelta atrás. Ante la feminización de la pobreza, decimos: ¡feminización de las resistencias! y volvemos a tomar las calles el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Si nos paramos todas, la tierra se mueve.

Las trabajadoras, entre ellas las más pobres, las indígenas, las migrantes, las viejas, las más jóvenes, las adolescentes, las zapatistas, las mujeres de los pueblos indígenas, las kurdas, las guerrilleras feministas, las negras, las refugiadas, las estudiantes, las detenidas, las presas políticas, las criminalizadas, las víctimas de trata y explotación sexual, las madres y las que no queremos ser madres, las mujeres con diversidad funcional y capacidades diferentes, las amas de casa, las empleadas domésticas, las cuidadoras, las trabajadoras sexuales, las jubiladas, las pensionadas, las docentes, las pibas, las enfermeras, las médicas, las trabajadoras del Estado, las de la economía popular, las luchadoras populares, las sindicalistas, las desocupadas, las precarizadas, las artistas, las taxistas, las plomeras y un largo etcétera de mujeres diversas: #NosParamos desde Alaska hasta la Patagonia.

“Si nuestras vidas no valen, produzcan sin nosotras”, es otra vez el lema de la huelga que se extiende por todo el mundo pero que es traccionada, principalmente, desde América Latina y el Caribe donde el grito de Ni Una Menos, Vivas Nos Queremos resuena como una estampida en todos los rincones del territorio. Uno signado por ser la región más desigual del mundo, donde el 10% de la población es dueño del 71% de la riqueza.

Nos paramos para repudiar todas las formas de violencias machistas y por nuestro derecho a vivir libres de esas violencias.

Paramos por las que no están por la expresión más extrema de la violencia machista, el femicidio: sólo en 2016 se registraron 1.998 asesinatos en 17 países de la América Latina y el Caribe. Todos los días 12 mujeres son asesinadas por el hecho de ser mujeres en la región.

Nos paramos porque 14 de los 25 países del mundo con las tasas más elevadas de femicidio están en América Latina y el Caribe. Los Estados no elaboran estadísticas completas y confiables que nos permitan tener dimensión del problema pero tenemos la certeza de que el número de femicidios está en ascenso. Tampoco hay políticas públicas serias, creativas, novedosas de prevención e intervención que estén pensando cómo actuar en estos casos, como acompañar a las amigas y a la comunidad que se quiebra tras el femicidio de una piba. En Argentina hay una menos cada 30 horas y se han cuadruplicado los femicidios de pibas jóvenes entre 16 y 20 años, y triplicado los asesinatos de víctimas de entre 11 a 15.

Paramos por las lesbianas, travestis y trans asesinadas, a quienes el Estado ni siquiera registra en sus datos, contra el odio a las disidencias sexuales e identitarias.

Nos paramos porque en nuestra épica estamos dispuestas a resistir el dominio machista, porque no vamos a sostener relaciones de poder que sigan provocando dolor.

Paramos por las que están desaparecidas. Sólo en Argentina 3.228 niñas, adolescentes y mujeres adultas desaparecidas, según los últimos datos oficiales. Si separamos esa cantidad por edades, el grupo con más desapariciones es el que está formado por chicas de entre 12 y 18 años. ¿Cuántas de ellas faltan por colaboración de las policías o por la omisión de otras áreas del Estado? ¿El Estado las busca?

Nos paramos por las pibas que nunca volvieron.

Paramos porque las víctimas de violencia no tenemos acceso a la justicia y los Estados no asignan presupuestos acorde a una problemática que es estructural y que afecta a los derechos humanos en general.

Nos paramos porque Latinoamérica tiene las tasas de natalidad adolescentes más grandes del planeta después de África. En la Argentina, cada 5 minutos nace el bebé de una madre adolescente y cada 3 horas el de una menor de 15 años. La gran mayoría de las madres adolescentes dejan sus estudios y pierden sus proyectos. 7 de cada 10 de ellas vive en un hogar pobre. Nos paramos a reclamar educación sexual integral y aplicación de los protocolos de aborto no punible. La maternidad tiene que poder ser una decisión y las madres jóvenes tienen que tener oportunidades.

Nos paramos por las muertas y las presas por aborto. El 95% de los abortos en Latinoamérica y el Caribe son clandestinos e inseguros debido a las leyes restrictivas para interrumpir aquellos embarazos que no son deseados o son productos de violaciones. Nos paramos para reclamar el derecho al aborto libre y para que no se obligue a ninguna persona a una maternidad forzada.

Paramos por las presas políticas, las perseguidas, las asesinadas en nuestro territorio latinoamericano por defender la tierra y sus recursos de las empresas transnacionales y los Estados cómplices.

Nos paramos por que el 79%  de las víctimas de trata de personas identificadas en América Latina son mujeres y niñas.

Nos paramos porque exigimos espacios para ser oídas y tomar decisiones sobre lo que nos afecta. Porque nuestra participación dentro de las estructuras tradicionales de la política, del sindicalismo y en el Estado aún son una expresión de deseo. En la Argentina, en el sector sindical las mujeres ocupan el 18% de los cargos pero pocas veces están sentadas en las mesas en donde se discuten salarios o finanzas.

Paramos porque una de cada tres mujeres en la región no logra generar ingresos propios. El promedio de horas semanales dedicadas al trabajo no remunerado, obtenidas entre diez países de la región, es de 13,72 horas en hombres y de 39,13 horas en mujeres. En la Argentina las mujeres hacemos tres veces más trabajos domésticos y de cuidados no remunerados que los varones. Nos paramos para visibilizar esta doble jornada laboral que afecta más todavía a las mujeres más pobres. Paramos porque las travestis y trans no consiguen trabajos formales.

Paramos porque las mujeres, travestis y lesbianas somos las más perjudicadas por las políticas contra los derechos laborales, como la reforma previsional aprobada en Argentina, y la reforma laboral implementada en Brasil. Paramos porque los recortes en salud y educación los absorbemos nosotras que somos quienes cuidamos a niñas y niños, lxs enfermos y los mayores.

Paramos porque somos el plato de una fiesta a la que no estamos invitadas y en la que sirven nuestros salarios, nuestros derechos laborales y previsionales, porque la pobreza tiene nuestra cara, como la brecha salarial que en Argentina es del 27% pero que se ensancha al 35% en los trabajos más precarios. Paramos porque más de un tercio de las trabajadoras está precarizada: hoy no acceden a licencias por maternidad y mañana no tendrán una jubilación digna. La precarización laboral es la precarización de nuestras vidas.

Nos paramos para decirle basta a las violencias económicas.

Paramos porque las mujeres y las disidencias estamos subrepresentadas en los medios de comunicación, en el arte, en la música, en la ciencia, en la literatura y eso construye un mundo machista e irreal.

Paramos para recuperar nuestra memoria escrita en nuestras identidades, en nuestras existencias, con las formas de las luchas y los dolores que nos precedieron. Nuestras memorias íntimas y colectivas, nuestras lenguas y nuestras formas de estar juntas, para conquistar futuros de libertad.

Nos paramos porque podemos y sabemos cómo hacerlo, paramos por nuestras vidas. ¡Todas libres, todas juntas!

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA