Género quedó bajo la órbita de Seguridad y de Desarrollo Social

 

En el Ministerio de Gobierno, Derechos Humanos, Trabajo y Justicia no figura ningún punto referido al abordaje de las temáticas vinculadas a las mujeres y disidencias. Repudio feminista.

La Ley de Ministerios para la gestión del gobernador electo Gustavo Sáenz ya tiene media sanción en la Cámara de Diputados. Las organizaciones y militantes feministas repudiaron que en el Ministerio de Gobierno, Derechos Humanos, Trabajo y Justicia no figure ningún punto referido al abordaje de las problemáticas de género, y en cambio se haya incluído artículos relacionados a la temática entre las competencias del Ministerio de Seguridad y de Desarrollo Social.

Del mismo modo, rechazaron la posible designación del militar Juan Manuel Pulleiro en el Ministerio de Seguridad y que pueda estar a cargo de las políticas destinadas a la prevención de violencia contra las mujeres y disidencias sexuales.

La ley prevé que será competencia del Ministerio de Seguridad brindar orientación y asesoramiento a mujeres víctimas de violencia, información, orientación, contención y asesoramiento en temáticas relacionadas con delitos contra la integridad sexual de la mujer, violencia doméstica, maltrato y abuso infanto-juvenil.

Esta cartera estará a cargo de diseñar planes y programas de atención multidisciplinaria para la debida asistencia de mujeres víctimas de violencia de género, coordinando con los organismos públicos que correspondan las acciones tendientes a la prevención, abordaje y eventuales alternativas de solución.

Por otro lado, quedará como competencia del Ministerio de Desarrollo Social, «entender en la adopción de políticas tendientes al cuidado integral de la mujer embarazada, extendiendo el modelo de maternidad segura» y «en la formulación e implementación de políticas referidas a cuestiones de género”.

Consultado por Salta/12, Matías Posadas, quien trabaja en la transición gubernamental, anunció que en estos días el gobernador electo Gustavo Sáenz dará a conocer su gabinete. Respecto a la ley nueva y las políticas de género, dijo que «hay un avance importante no solo desde una mirada de los derechos humanos y la contención social, sino incorporar la visión de prevención de la violencia doméstica y políticas de género en el área de seguridad».

Y ratificó que las competencias en materia de género serán abordadas por un lado en el Ministerio de Desarrollo Social y que «la novedad de la ley es la incorporación en la competencia del Ministerio de Seguridad de un abordaje para la prevención de la violencia doméstica y de género». «No es taxativo, no es que no se pueda ampliar o (que los ministerios) van a abordar solo lo enunciado», añadió.

Sobre el Polo Integral de la Mujer, Posadas afirmó: «un reclamo tenía que ver con la falta de integración de las fuerzas de seguridad o de una vinculación del trabajo del Polo y las comisarías, eran dos estamentos diferentes, ahora con esta visión, se va a potenciar el trabajo (…). Se busca coordinar y centralizar competencias desde distintos lugares», aseguró.

Repudio feminista

La referenta del área de géneros y disidencias de Nuevo Encuentro, Abigail Velásquez, dijo que no están de acuerdo con que las políticas públicas destinadas a la eliminación de la violencia contra las mujeres y las disidencias sexuales estén bajo dependencia del Ministerio de Seguridad.

Después de leer el proyecto de la nueva Ley de Ministerios, la joven sostuvoque “en las competencias queda claro que no hay coincidencias ni coherencia sobre cuáles van a ser las actividades y las acciones, sumado a que estas políticas públicas no coinciden con la lógica de la estructura del Ministerio de Seguridad”.

En los artículos “hablan de equipos multidisciplinarios pero ¿cuáles van a ser las lógicas con que los van a conformar, para recepcionar las denuncias y dar información sobre violencia, sobre educación sexual?”. Para la militante,  “son temas que nada tienen que ver con un Ministerio de Seguridad, sí con Desarrollo Social y Salud Pública”.

Velásquez dijo que esto muestra lo que el tema “significa” para el nuevo gobierno. “¿Qué lugar ocupamos nosotras en ese espacio?, no es el mejor”, opinó. Interpretó que el gobierno solo ha colocado el tema en algunos artículos y les está diciendo con ello “confórmense’”.

“Me parece que va a generar disconformidad en el movimiento de mujeres”, adelantó y dijo que las políticas del gobierno provincial no van en consonancia con el gobierno nacional electo que ya anunció la creación de un Ministerio de la Mujer y de las Disidencias Sexuales o Géneros.

Por su parte, la abogada especializada en género Patricia Aguirre afirmó que “esperaba medidas retrógradas pero no tanto descaro y ninguneo a los derechos humanos y a los derechos de las mujeres en particular”.

Aguirre opinó que el perfil de la nueva ley es de un “irrespeto a los derechos humanos”, criticó que no se contemple dar el trato especializado según recomiendan las Reglas de Brasilia para brindar la tutela necesaria a sectores en condiciones de vulnerabilidad donde se contempla a las mujeres, niños, niñas y adolescentes, personas de las tercera edad y pueblos originarios.

Sobre la incorporación bajo el Ministerio de Desarrollo Social dijo: «¿Cómo puede ser que se refiera solo en el inciso 10 de manera genérica a que van a entender en la formulación e implementación de políticas, ni siquiera dice políticas públicas, referidas a cuestiones de género?. Es como si de pronto dijeran ‘me olvidé, pongamos algo de género’”, sostuvo Aguirre.

Añadió que las menciones de las competencias del Ministerio de Seguridad le otorgan una facultad laxa de “brindar orientación y asesoramiento», pero que las víctimas necesitan asesoramiento jurídico por parte de abogados y abogadas porque las dos defensoras de Capital no dan abasto con todos los casos. Reprochó que ningún gobierno pretenda «destinar mayores recursos a las políticas en materia de violencia de género”.

La referenta de la Fundación Volviendo a Casa y del Instituto Nacional de las Mujeres (INAM) en Salta, Isabel Soria, indicó que ya hizo pública su disconformidad con respecto a que Pulleiro pueda resultar designado ministro, “me parece desubicado y desafortunada la decisión si es esa la del próximo gobernador. Que el Ministerio de Seguridad se haga cargo (de las cuestiones de género) me parece violento porque las fuerzas de seguridad no están capacitadas, no tienen ninguna orientación sobre perspectiva de género”.

Señaló que a las propias mujeres policías que son víctimas de violencia de género por sus compañeros de trabajo, cuando denuncian les dan “días de arresto y la baja, las persiguen, las hostigan, las trasladan… No pueden pedir ayuda porque nadie las protege ni cuida”. En base a ello, cuestionó “¿qué capacidad puede tener el Ministerio de Seguridad de llevar todas las oficinas para el cuidado, la protección y asesoramiento a víctimas de violencia de género. Es como poner al lobo a cuidar las ovejas”.

Para la dirigenta de la Unión Cívica Radical Vanesa López, «Pulleiro es el mejor ejemplar de un gobierno que muestra la hilacha de ser antiderechos, representa al estado opresor”. “El gobierno de Sáenz no tenía un plan claro de políticas de género. Pasamos de hablar de derechos de las mujeres en el ámbito de los derechos humanos para hablarlos en el ámbito de la represión y en el espacio donde temen hacer una denuncia por violencia”. Dijo que es probable que reduzcan el presupuesto destinado a esta problemática. “

La referenta de La Fuerza de las Mujeres y de la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito, Sofía Fernández, dijo que es un desastre que Pulleiro, quien reivindica el terrorismo de Estado pueda estar al frente de Seguridad, y sobre todo a cargo de programas de violencia de género. Sostuvo que la Policía vulnera, desconoce, y viola los derechos de las mujeres y la diversidad. Añadió que Salta es una de las provincias que encabeza las problemáticas en violencia perpetradas y encubiertas por la misma Policía.

(Fuente Página 12)

DEJA UNA RESPUESTA