El asesino de la entrerriana Jésica Riquelme se ahorcó mientras estaba detenido

El acusado por el asesinato a golpes de la joven Jésica Riquelme, detenido ayer, fue hallado ahorcado en las duchas de la Alcaidía de la localidad entrerriana de Federal. Jesús Sánchez, de 38 años, iba a ser trasladado este lunes a la audiencia de imputación por la muerte de su pareja, quien estaba embarazada de siete meses y cuya hija pudo ser salvada.

Un guardia de seguridad encontró el cuerpo de Sánchez a la madrugada en una de las duchas, luego de que el imputado permaneciera dentro más tiempo de lo normal. Sánchez habría usado una venda que le habría facilitado otro detenido para poder quitarse la vida.

Jésica fue asesinada el sábado pasado en la localidad entrerriana de Federal y la víctima ingresó al hospital Justo José de Urquiza ya sin signos de vida, producto de un fuerte golpe en la cabeza producido por el acusado, sobre quien pesaba una orden de restricción por violencia de género.

Según la autopsia, la muerte de Jésica se produjo por un derrame cerebral causado por el golpe que recibió en la cabeza, aparentemente  con un martillo.”Ella agonizó en su casa con el marido al lado”, confirmó Ramón, primo de la víctima, quien agregó que “cuando Jésica dejó de respirar, recién ahí le avisó a los familiares”. Según explicó, la joven y el homicida “vivían juntos y tenían problemas”, aunque aclaró que la familia se había enterado de la denuncia hecha por Jésica el 24 de noviembre pasado contra su pareja recién ahora.

Por su parte, Grisela, hermana de Jésica, contó que Jesús Sánchez “la amenazaba, y por eso ella le tenía terror”.

DEJA UNA RESPUESTA