Hay un tercer detenido por el crimen de un comerciante en Hurlingham

HURLINGHAM- Un joven de 19 años fue detenido como acusado de integrar una banda que en octubre pasado asesinó a un comerciante de 34 años en la localidad bonaerense de Hurlingham para robarle la moto, informaron fuentes policiales.
La captura se logró en una casa de Charrúas al 900 del barrio Mitre del partido de Morón y fue llevada a cabo por efectivos de la comisaría primera y la DDI de ese distrito del oeste del conurbano.
El sospechoso, de 19 años, era el único que quedaba prófugo de la banda que mató al vendedor de autos Martín Ariel Canevari, ya que otros dos jóvenes de 20 y 22 años, fueron detenidos poco después del crimen.
Todos están acusados de «robo agravado por el uso de arma de fuego y homicidio criminis causa», que prevé una pena de prisión perpetua.
Canevari, un comerciante de Hurlingham dedicado a la venta de autos, fue asesinado de un balazo por la espalda en la esquina de Necochea y Juan de Garay, entre las 23 y la medianoche del 24 de octubre pasado.
El hecho fue descubierto cuando un automovilista pasó por esa esquina y vio a una persona tirada junto al cordón de la vereda, por lo que llamó al número de emergencias 911.
Cuando los efectivos de la comisaría primera arribaron al lugar constataron que se trataba del cadáver de un hombre que tenía un casco de moto colocado en la cabeza y presentaba un balazo a la altura de un omóplato.
Según las fuentes, en poder de la víctima se halló su billetera con sus documentos y la cédula verde de la moto con la que había salido de su casa, ubicada en las inmediaciones, y que faltaba de la escena del crimen.
También se encontró junto al cuerpo la mochila de Canevari en la que había una bebida y galletitas que acababa de comprar en un comercio de la zona.
Los pesquisas creen, en base a lo que pudieron reconstruir que Canevari salió de su casa solo, a bordo de su moto para ir a hacer unas compras y que en el trayecto fue abordado por delincuentes que lo balearon y huyeron con su rodado.
De acuerdo a los forenses, el balazo que recibió la víctima es de calibre .22 y le quedó alojado en un pulmón luego de haber perforado la arteria aorta.
El hecho es investigado por el fiscal Marcelo Tavolaro, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 6 del Departamento Judicial Morón.