Para la  OIT son muy elogiosas  las políticas laborales argentinas

BUENOS AIRES- El ministro de Trabajo, Carlos Tomada, aseguró que «la Argentina aparece en un lugar muy destacado» en los trabajos del organismo y de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico.

Carlos Tomada, aseguró que la Organización Internacional del Trabajo (OIT) difundió en reiteradas oportunidades «expresiones, comentarios y estudios de investigación muy elogiosos respecto de las políticas laborales» aplicadas por el gobierno argentino».

«Hay un trabajo de la OIT y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) sobre los países que integran el G-20 respecto de la situación del empleo, el salario, el trabajo no registrado y las instituciones laborales. Allí la Argentina aparece en un lugar muy destacado. También la OIT ya se expresó en relación con la negociación colectiva, la protección social, la Asignación Universal por Hijo (AUH) y la capacitación», aseveró Tomada.

Para el ministro, existieron «importantes coincidencias» entre el gobierno nacional y la OIT en relación con «las posturas y recomendaciones de la política laboral», y señaló que ello «se reflejó en lo que señaló y alertó en su momento el organismo tripartito mundial sobre la realidad salarial y del empleo».

«Un segundo factor que hizo y hace muy fluido ese tránsito entre las políticas laborales y la OIT es que junto con la viceministra Noemí Rial existe una extensa trayectoria con el organismo y un vínculo muy ágil por buenas y malas razones», explicó el ministro.

Tomada sostuvo que las buenas razones se asentaron en que con el anterior director general del organismo, el chileno Juan Somavia, «el trato era muy afectuoso y de profundo respeto mutuo» y, las malas, en que existe «el problema del modelo sindical, que obligó a intimar con la estructura de la OIT desde hace ya mucho tiempo».

Tomada, quien conoce la entrelínea o backstage de «ese verdadero monstruo que significa la OIT», viaja a las Conferencias y otros encuentros del organismo desde mucho antes de asumir como funcionario como parte de la entonces delegación de la CGT y, de forma específica, a partir del tratamiento del «modelo sindical».