Cartelera Cinematográfica de la semana

Espías a escondidas

Con las voces de Will Smith y Tom Holland, el nuevo film de animación de los estudios Blue Sky combina excelencia técnica, acción y se anima a cuestionar la verdadera esencia de los que dicen hacer el bien.

Los directores Nick Bruno y Troy Quane junto a los estudios Blue Sky, creadores de éxitos como Rio y la Era del hielo, le dan vida a un verdadero film de acción al estilo Misión Imposible en versión animada. Tiene como protagonista a Lance Sterling, un intrépido y afamado espía, algo así como un James Bond afroamericano, en la voz de Will Smith. Y a Walter Beckett, interpretado por Tom Holland, un joven e idealista científico que trabaja en lo profundo de la organización sin el mínimo reconocimiento por sus armas que no dañan.

Con escenas de pura acción dignas de Kill Bill, el film que podria parecer un prolijo reciclado de grandes éxitos encuentra su originalidad en el planteo pacifista del más joven de sus personajes, Walter el genio de la tecnología graduado en IMD a los 15 años. En su rol de nerd, será el encargado de abrir el debate sobre el accionar de los «buenos», al cuestionar que tan buenos son, si para controlar a los malos usan las mismas formas y armas que ellos. Algo que fácilmente podría extrapolarse a la realidad del espionaje internacional.

La fotografía y una gran banda sonora capturan al espectador desde el primer minuto, una deslumbrante presentación en el campo de combate de su protagonista. A partir de allí el ritmo de mantendrá con escenas adrenalínicas en perfectos intervalos hasta la particular batalla final.

Espías a escondidas:  Animación y aventuras. 102 minutos. EEUU. Producida por Blue Sky y dirigida por Nick Bruno y Troy Quane.

Reparto

Will Smith y Tom Holland.

Trailer

 

Parasite

 

Llega a los cines argentinos el aclamado y multipremiado film de Bong Joon-ho que competirá en los Oscar como Mejor Película y Mejor Película Extranjera, entre otros rubros.

Con la obtención de la Palma de Oro en la última edición del Festival de Cannes, Parasite inició un vertiginoso derrotero que cualquier cineasta anhelaría para la suerte de su película. Repentinamente, el nuevo film del surcoreano Bong Joon-ho pasó a estar en boca de todos, en un espectro que podría ir desde el crítico más inclemente hasta el espectador más novato. El destino se define por sus caprichos y el cine no es ajeno a esta especie de máxima.

En este sentido, no está de más advertir que Parasite llega a los cines argentinos con sobrecarga verbal, una incidencia que -por más méritos artísticos que reúna- podría jugarle en contra y jaquear su futuro, porque para una obra de cualquier índole es más saludable perdurar en la memoria colectiva que conquistar un éxito fugaz. Sin embargo, uno sospecha que pasada la algarabía de los primeros tiempos del romance, la película encontrará su justo lugar. Tiene con qué, no hay dudas.

La historia de Parasite se centra en una familia de desocupados (un matrimonio con un hijo y una hija) que vive en un pequeño subsuelo, con una única ventana ubicada al ras de la vereda. Un buen día, uno de sus miembros consigue trabajo como profesor de inglés de una adolescente de familia adinerada. El joven asiste regularmente a la fastuosa casa de su alumna, gana su confianza, y pronto pone en marcha un plan que involucra a sus padres y su hermana y que tiene por finalidad apaciguar las penurias económicas del clan.

En sintonía con films anteriores de Bong Joon-ho (como The Host o la colosal Memorias de un asesino), Parasite es una película tan ambiciosa como equilibrada, dos rasgos que a primera vista pueden resultar incompatibles. El realizador coreano desbarata esa creencia al poner a convivir a dos familias materialmente antagónicas, una decisión que no siempre da buenos resultados en el cine y que en el film constituye el imán del relato. Todo pasa en la casa de los ricos; las órdenes y la prepotencia de unos, los acatamientos y la simulación de los otros. Y por más que la mansión sea inmensa, cuanto más interactúan las familias, más asfixiante se torna el espacio.

Apoyado en un guión que roza la perfección, Bong Joon-ho logra que la dinámica de esa convivencia esencialmente despareja tenga atenazado al espectador, quien sigue atento los pasos de cada personaje y a la vez espera sediento que la bomba explote en la fortaleza de los burgueses. Como sus mismos personajes, Bong Joon-ho no titubea; en Parasite las escenas se suceden vertiginosamente en busca de una resolución. Esta decisión, además de constituir un acto de fe narrativo, es una de las marcas registradas del cineasta de Corea del Sur.

Con respecto a la construcción de los personajes, si quisiéramos hilar un poco más fino deberíamos remarcar que los ricachones que retrata Bong Joon-ho exhiben una ingenuidad y un egoísmo desmedidos, condiciones que parecen responder exclusivamente a los requerimientos del guión. Pero más allá de esta observación, los personajes de Bong Joon-ho nunca pierden la credibilidad.

Parasite (Gisaengchung) Corea del Sur. 2019. 132’. Dirección: Bong Joon-ho. Guión: Kim Dae-hwan, Bong Joon-ho, Jin Won. Fotografía: Kyung-Pyo Hong. Música: Jaeil Jung.

Reparto: Song Kang-ho, Lee Seon-gyun, Jang Hye-jin, Cho Yeo-jeong, Choi Woo-sik, Park So-dam.

Trailer

Mujercitas

Resulta difícil pensar en un momento histórico más adecuado y al mismo tiempo más exigente para adaptar otra vez Mujercitas, la novela de 1868 de Louisa May Alcott, pionera porque casi como nunca antes pone el punto de vista del lado de las chicas y porque su idea de lo femenino rompe con los parámetros de la época.

“He tenido muchos problemas, por eso escribo cuentos alegres”. La cita que abre Mujercitas, la nueva adaptación del inoxidable clásico literario, pertenece –desde luego– a Louisa May Alcott (1832-1888) y forma parte de una entrada de sus diarios, publicados en forma parcial un año después de su muerte. La frase es una respuesta llena de ingenio, aunque respetuosa, a la escritora Rebecca Harding Davis, autora de la novela Life in the Iron Mills y, como ella, ciudadana de los Estados Unidos durante los años formativos de la Guerra de Secesión.

“Ella es una mujer bella, fresca y tranquila, que dice que nunca ha tenido problemas, a pesar de escribir sobre las aflicciones. Yo le dije que he tenido muchos problemas y que por eso escribo cuentos alegres, y nos preguntamos por qué cada una hizo lo que hizo”. No es casual que Greta Gerwig, realizadora de la reluciente versión cinematográfica de la novela –publicada originalmente en dos partes, en 1868 y 1869, bajo el título Little Women– haya elegido, de todas las frases posibles, precisamente esa. A contramano de las tres adaptaciones previas más importantes y recordadas, que abren sus respectivos relatos con planos de la nieve cayendo en un pequeño pueblo innombrado de Massachusetts –en pleno desarrollo de una guerra lejana geográficamente, pero muy presente en el día a día–, Gerwig elige un ámbito neoyorquino, puertas adentro, unos años después del comienzo de la novela, como trasfondo

,Gerwig explicó “Una de las cosas en las que pensaba mientras hacíamos la película era sobre el final de la historia. Ese algo que muchas de las mujeres luminosas que fueron inspiradas por Mujercitas no aman, precisamente, es el hecho de que termine casada con el Profesor Bhaer. Mi idea fue construir una película en la cual, cuando Jo toma su libro al final y lo abraza, logre transmitir la satisfacción de algo que no sabías que necesitabas ver. Para mí, ese es el deseo encarnado, el deseo cumplido. Me parece divertido que todas esas mujeres adoren el libro, porque obviamente hay divergencias: Louisa May Alcott nunca se casó ni tuvo hijos y Jo March sí lo hace, deja de escribir hacia el final de la novela porque siente que su escritura es mala. (…) Esa especie de deseo rudimentario, de deseo sin un objeto, es interesante, ya que creo que es muy amplio el concepto de qué es ser una mujer ambiciosa. En casi todos los momentos en la historia de la humanidad esa ambición no tenía ningún lugar hacia donde ir. Ahora tenemos la posibilidad de ubicarla en otros lugares, además del matrimonio. Pero incluso el matrimonio como meta –en el sentido de trama, a lo Jane Austen– es algo bastante moderno. Quiero decir, la idea de que las mujeres no son una propiedad es nueva”.

Para el conocedor de la obra original, muchas de esas expresiones sonarán novedosas a pesar de ser extremadamente familiares, pero hay una sentencia de Jo que le parecerá extraña, novedosa, anacrónica incluso. “La mujeres son dueñas de una mente, además de un corazón. Ambición y talento, como así también belleza. Y estoy cansada de escuchar a la gente decir que la mujer sólo es apta para el amor”, le dice Jo a su madre, al borde de las lágrimas, luego de rechazar al primer hombre que le propone matrimonio, su vecino y amigo del alma, Laurie. La frase está tomada de otra novela de Alcott, Rose in Bloom, cuya ambiciosa protagonista, Rose Campbell, tiene varios puntos de contacto con Jo. La declaración, que hoy podría definirse sin fisuras como feminista, es coronada por un “Pero estoy tan sola…”, que retroalimenta esa riqueza humana y emocional que aleja al film de cualquier atisbo de tesis intelectual revisionista. A la hora de los ensayos y la preparación del rodaje, Gerwig optó por dejar de lado las adaptaciones previas y concentrarse en películas aparentemente ajenas al mundo de Alcott que, sin embargo, servirían como inspiración para que reparto encontrara un timbre y un ritmo.

 

Reparto

Saoirse Ronan, Emma Watson, Timothée Chalamet, Laura Dern, Meryl Streep, Florence Pugh, James Norton, Eliza Scanlen

!Nominada a 6 Oscars 2020 incluyendo Mejor Película, Mejor Actriz y Mejor Actriz de Reparto

Trailer

1917

En el apogeo de la Primera Guerra Mundial, dos jóvenes soldados británicos, Schofield y Blake, son encargados con una misión aparentemente imposible. En una carrera contra el tiempo, deberán cruzar territorio enemigo para entregar un mensaje que evitará un ataque mortífero sobre cientos de soldados, incluyendo al hermano de Blake entre ellos.

La cinta sobre dos soldados que tienen que cumplir una difícil misión en la Primera Guerra Mundial, una de las favoritas para ganarse el Óscar, se estrena este jueves en Colombia. Su director, Sam Mendes, la armó a partir de los relatos que le contaban cuando niño.

Los críticos dicen que, técnicamente, ‘1917’ es una obra maestra. Sam Mendes la construyó a punta de segmentos que duran entre 30 segundos y 5 minutos, pero la editaron tan diestramente que parece filmada en dos tomas continuas de una hora de duración cada una. Es decir, el espectador no ve los cortes y sigue la acción desde el inicio hasta el final sin interrupciones.

Por eso, la cinta  compite en las categorías más importantes de los premios Óscar, y según varios medios especializados es la favorita para ganarse el premio a mejor película, en un año en el que compiten grandes películas como El irlandés, de Martin Scorsese; Había una vez en Hollywood, de Quentin Tarantino, y la sorprendente Parásito, de Bong Joon-ho.

Pero más allá de los detalles técnicos, la cinta cuenta una historia ligada con los recuerdos de la infancia del cineasta, reconocido por películas como Belleza americana (1999) o Skyfall (2012).

El argumento es simple: en el momento más álgido de la Primera Guerra Mundial, dos soldados británicos tienen que atravesar a contrarreloj un terreno lleno de minas y de tropas alemanas para avisar a un batallón que el ataque que están a punto de ejecutar es una trampa y que van camino a una emboscada. Para mayor tensión, en el batallón en cuestión está el hermano de uno de ellos.

La historia nació de los relatos sobre la guerra que Alfred Hubert Mendes, el abuelo de Sam Mendes, le contaba cuando era niño. El hombre, con solo 18 años, hizo parte del Ejército Británico, combatió en el frente e incluso obtuvo una medalla por su valor. Cuando volvió a Inglaterra alcanzó a escribir una autobiografía sobre sus experiencias, y solía contarle a su nieto historias de otros soldados y de gente que había conocido.

“Hasta me hizo firmar un contrato por el que me comprometía a escribir una novela antes de los 18 años con las historias que me había contado”, le dijo el cineasta a la revista  Vanity Fair hace poco. Aunque no cumplió, esta película es una forma de saldar esa deuda pendiente.

Sin embargo, Mendes se toma ciertas licencias. Su abuelo enfocó su autobiografía y la mayor parte de los relatos que le contaba en el aspecto sexual de su experiencia. Decía que su tiempo en el frente fue algo así como “un curso sobre cómo hacer el amor”, y hacía siempre énfasis en las mujeres que conquistó a su paso por el occidente de Europa.

Él, en cambio, filtró sus recuerdos y eligió enfocarse en el lado bélico del asunto y en cómo la guerra marca a quienes la viven. Además, para sacar adelante la aventura y darle una mirada más fresca, contó con la ayuda de Krysty Wilson-Cairns, una de las guionistas más prometedoras de Hollywood.

Reparto

Benedict Cumberbatch, Colin Firth, Mark Strong, Richard Madden, Andrew Scott, George MacKay

Director

Sam Mendes

!10 nominaciones al Oscar 2020 incluyendo Mejor Pelicula, Mejor Director y Mejor Guión Original.

Trailer

Rumbo al mar

Emotiva película, protagonizada por Santiago y Federico Bal, que cuenta la historia de Julio y Marcos, un padre al que le queda poco tiempo de vida, y su hijo, con quién no tiene mucha relación, en un viaje que los cambiará para siempre.

Director

Nacho Garassino

Reparto

Santiago Bal, Federico Bal, Anita Martínez, Zulma Faiad, Laura Laprida, Daniel Valenzuela, Virginia Lagarrigue

Trailer

 

Dolittle

Después de perder a su esposa siete años antes, el excéntrico Dr. John Dolittle, famoso médico y veterinario de la Inglaterra de la Reina Victoria, se refugia detrás de los altos muros de Dolittle Manor con su colección de animales exóticos como única compañía. Pero cuando la joven reina enferma gravemente, un renuente Dolittle se ve obligado a embarcarse en una aventura épica a una isla mítica en busca de una cura, recuperando su ingenio y coraje mientras encuentra viejos adversarios y descubre criaturas maravillosas.

Director

Stephen Gaghan

Reparto

Robert Downey Jr., Antonio Banderas, Michael Sheen, Jim Broadbent, Jessie Buckley, Kasia Smutniak, Ralph Ineson

Trailer

DEJA UNA RESPUESTA