La dirección del Bellas Artes salió al cruce de un artículo sobre el cuidado del patrimonio del museo

CAPITAL FEDERAL- Las autoridades del Museo Nacional de Bellas Artes (MNBA) calificaron de “malintencionados” los contenidos de una nota del diario La Nación sobre el cuidado del patrimonio de la institución.

En un comunicado titulado “Las políticas de inclusión en el MNBA también molestan”, los directivos salieron al cruce del artículo publicado el domingo pasado, y advirtieron que “la concordancia” del mismo “a una semana de la inauguración por cadena nacional de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner de 18 flamantes salas que albergan lo más refinado de la colección del siglo XX del museo no puede pensarse en los límites de una mera y fortuita coincidencia”.

Al refutar los “supuestos ‘hechos’ señalados” en La Nación, plantearon en primer término que “las obras no se mudaron cuatro veces de las reservas a las salas, como se sostiene en la nota”.

Tras advertir que “las ‘fuentes’ citadas dejan bastante que desear”, añadieron que las obras “solo se mudaron cuando se colgaron y estuvieron guardadas en reserva del museo con las condiciones de humedad y temperatura que el departamento de conservación del museo nacional dispone en sus protocolos internos”.

“En resumen se mudaron en dos oportunidades: de las salas a la reservas (diciembre de 2013) y de las reservas a las salas (julio/agosto de 2015)”, explicaron.

Sobre la mención al ciclo Bellos Jueves, las autoridades indicaron que el mismo se lleva a cabo “desde abril de 2014” y aseveraron que “nunca jamás hubo ningún informe técnico ni interno ni externo que señalara deficiencias en el cuidado del patrimonio o riesgos para las obras ni tampoco incidentes”.

Asimismo, dijeron que “esa ausencia total y absoluta de episodios a lamentar no fue ‘por suerte’, sino “porque el museo cuenta con un equipo de museografía y gestión de colecciones altamente calificado para colgar las intervenciones de los artistas contemporáneos en diálogo con el patrimonio, amén de productores propios que tienen muchos años en el museo, y un staff de guardianes de sala y personal de seguridad calificado y con años de experiencia”.

En otro punto, subrayaron que “el ciclo de intervenciones a la colección tiene como objetivo explícito justamente resaltar la extraordinaria colección que posee el museo”.

Sobre los supuestos riesgos de amplificación de sonido, “el Museo ratifica una vez más que la amplificación es solo para las voces de los cantantes, y enfatiza que no programa nunca en las salas baterías, bajos o percusiones voluminosas”.

En ese sentido, las autoridades recordaron que “las salidas musicales de las bandas indies que programamos duran 20/25 minutos como máximo y que las salas suelen rotar de mes a mes”, y que “los decibeles de la música son además siempre controlados in situ por staff del museo nacional para evitar a toda costa cualquier tipo de vibración que pudiera haber”.

En cuanto a la rotación de obras de la colección y puesta en valor para exponer en el ciclo de los Bellos Jueves, indicaron que “es algo sobre lo que curadores y el personal de gestión de colecciones trabaja con ahínco y con meses de antelación”.

Sobre el final del comunicado y previo a detallar las adquisiciones de obras de los últimos meses, la dirección del MNBA sostuvo que “la gestión actual lejos de poner en riesgo el patrimonio ha puesto como una de sus preocupaciones centrales incorporar obras nuevas al acervo del museo”.