Escándalo internacional: la Reina de Holanda evade impuestos en Argentina

La amiga de Mauricio Macri tiene tierras en Río Negro a las que les hizo mejoras que nunca declaró. Aseguran que los hoteles ubicados en esos terrenos no tienen habilitación comercial y no pagan tributos.
Máxima Zorreguieta quedó en el centro de un escándalo internacional por el incumplimento de leyes de la República Argentina. Es que la Reina de Holanda posee terrenos en la Patagonia por los que evade impuestos.
Una investigación del portal El Cohete a la Luna reveló que Zorreguieta es propietaria de tres fracciones de tierra rural en Río Negro cuyas mejoras no declaró ante la provincia y, en consecuencia, no paga los correspondientes tributos.
Además, el Diario de Río Negro agregó que en esos terrenos hay una hostería a nombre de la Reina y la misma no tiene habilitación comercial.
“Ni esta construcción ni otras secundarias están declaradas y por lo tanto no pagan impuesto inmobiliario. Tampoco la empresa está inscripta como prestadora turística en la comuna de Pilcaniye”, explicaron en el portal del sur del país.
En el hotel de la polémica fue donde en 2009 la titular de la Corona holandesa recibió a su íntimo amigo, el hoy Presidente de la Nación, Mauricio Macri.
“Con domicilio en la sede oficial de la Corona de Holanda (ubicada entre las 15 mayores fortunas de la realeza mundial), desde 2009 Zorreguieta es titular de la propiedad de casi 3.000 hectáreas sobre el río Pichi Leufú, a 30 kilómetros al noreste del aeropuerto internacional de Bariloche y 7,5 al este del curso del río Limay. Marta Marcela Cerruti Carricart, tía y madrina de Máxima, es la responsable de la hostería de cinco habitaciones Estancia Pilpilcura de unos 780 metros cuadrados aproximadamente no declarados ante el Estado rionegrino, como consta en el registro público de Catastro”, detallaron.
Por su parte, la Embajada de los Países Bajos tuvo una tibia pronunciación en la que afirmó que la monarca “respeta todas las leyes impositivas de la República Argentina”.

DEJA UNA RESPUESTA